¿POR QUÉ SE PIER­DE EL DE­SEO EN LA RE­LA­CIÓN DE PA­RE­JA?

La Opinión - - PARA TI FAMILIA - Dra. Nancy Al­va­rez

Siem­pre re­cuer­do a una pa­cien­te que me de­cía: "Yo quiero mis or­gas­mos de los pri­me­ros años de re­la­ción. Me nie­go a per­der­los y ya no es igual”. Ca­da día más mu­je­res me di­cen lo mis­mo. Sin em­bar­go, ca­si nun­ca es­ta­mos fren­te a un pro­ble­ma se­xual, sino a un pro­ble­ma de co­mu­ni­ca­ción.

El se­xo es co­mu­ni­ca­ción. Si no co­mu­ni­ca­mos las co­sas que no nos gus­tan, di­fí­cil­men­te va­mos a po­der co­mu­ni­car los sen­ti­mien­tos her­mo­sos co­mo la pa­sión, el de­seo y la ter­nu­ra. ¿Y qué es el se­xo sin es­tos sen­ti­mien­tos? Al­go su­ma­men­te abu­rri­do y po­co gra­ti­fi­can­te.

Lo que es­toy tra­tan­do de ex­pli­car es que no es bueno, ni sano emo­cio­nal­men­te ha­blan­do, el no de­cir lo que sen­ti­mos a nues­tra pa­re­ja . No im­por­ta si eso que sen­ti­mos es ra­bia, do­lor, an­gus­tia y frus­tra­ción o muy por el con­tra­rio, ter­nu­ra, afec­to y amor.

Si que­re­mos con­ser­var los sen­ti­mien­tos po­si­ti­vos, esos mis­mos que sen­tía­mos cuan­do em­pe­zó la re­la­ción, si que­re­mos con­ser­var la ma­gia, la lo­cu­ra y la pa­sión, te­ne­mos que ex­pre­sar tan­to los sen­ti­mien­tos ne­ga­ti­vos co­mo los po­si­ti­vos.

Exis­ten dos gran­des pro­ble­mas con re­la­ción a es­to:

1. Nos edu­can pa­ra no ex­pre­sar los sen­ti­mien­tos. So­bre to­do a los hom­bres les en­se­ñan que "los hom­bres no llo­ran". Co­mo re­sul­ta­do de es­to, apren­de­mos a blo­quear lo que sen­ti­mos y lle­ga­mos has­ta a aver­gon­zar­nos de nues­tras emo­cio­nes.

2. Nor­mal­men­te, cuan­do que­re­mos ha­blar de sen­ti­mien­tos di­fí­ci­les, ter­mi­na­mos que­ján­do­nos, pe­lean­do y cul­pan­do al otro o a los de­más de los pro­ble­mas. La crí­ti­ca es un ve­neno que im­pi­de lo­grar una bue­na co­mu­ni­ca­ción. Si va a cri­ti­car a su pa­re­ja , me­jor cá­lle­se y vá­ya­se a ca­mi­nar por un buen ra­to.

El pun­to más im­por­tan­te es que te­ne­mos que de­cir lo que sen­ti­mos pe­ro te­ne­mos que apren­der a de­cir­lo. No es só­lo lo que se di­ce, sino có­mo se di­ce. Y es­to es vá­li­do pa­ra to­do el mun­do; pa­dres, hi­jos, ami­gos, fa­mi­lia­res, etc.

Es su­ma­men­te di­fí­cil con­tro­lar­nos cuan­do es­ta­mos mo­les­tos. Si no lo pue­de ha­cer, es­cri­ba una car­ta a su pa­re­ja don­de le ex­pli­que lo que sien­te. No se la en­tre­gue has­ta que no es­te más tran­qui­lo y vuel­va a eva­luar­la. Es­to le ser­vi­rá pa­ra desaho­gar­se y po­ner sus ideas en or­den. Cuan­do se sien­ta en con­trol de sus emo­cio­nes ne­ga­ti­vas ex­pré­se­las pe­ro sin he­rir, ni in­sul­tar.

Co­mo re­gla de oro: Nun­ca pe­lee con la per­so­na con quien tie­ne re­la­cio­nes se­xua­les. Con esa per­so­na tan es­pe­cial pa­ra us­ted, se ne­go­cia, se ex­pre­sa el do­lor, se lle­ga a acuer­dos y se bus­ca so­lu­ción al con­flic­to, sin he­rir­se mu­tua­men­te. De no ser así, no

pi­da or­gas­mos "co­mo al prin­ci­pio de la re­la­ción", no pi­da ma­gia. De­be­rá con­for­mar­se con

ma­tri­mo­nio!.. ru­ti­na y mo­no­to­nía. ¡Y por fa­vor, no cul­pe de ello al se­xo , ni al

www.nanc­yal­va­rez.com Tien­da: https://tien­da. nanc­yal­va­rez.com FB: DraNanc­yAl­va­rez Ins­ta­gram: drananc­yal­va­rez Youtu­be: nanc­yal­va­rez51

Doctora en psi­co­lo­gía clí­ni­ca, con es­pe­cia­li­dad en te­ra­pia fa­mi­liar, de pa­re­ja y se­xual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.