Bob Bea­mon: ‘Aquel día pasó to­do a mi fa­vor’

El au­tor del sal­to más fa­mo­so de la his­to­ria re­gre­sa a Mé­xi­co

La Opinión - - DEPORTES MISCELÁNEA - EFE CIU­DAD DE MÉ­XI­CO

El es­ta­dou­ni­den­se Bob Bea­mon re­co­no­ció que el ré­cord mun­dial de 8.90 me­tros con el que ga­nó el sal­to de lon­gi­tud en los Jue­gos Olím­pi­cos de Mé­xi­co 1968 su­ce­dió gra­cias a un mo­men­to en el que to­do se ali­neó a su fa­vor y eso es im­po­si­ble de ol­vi­dar.

“Aquel día pasó to­do a mi fa­vor y eso es im­po­si­ble de ol­vi­dar. To­do su­ce­dió en aquel es­ta­dio, to­do per­fec­to en ese mo­men­to. Es el ré­cord olím­pi­co más vie­jo de la his­to­ria (el ré­cord mun­dial lo tie­ne el es­ta­dou­ni­den­se Mi­ke Powell con 8.95 des­de 1991), ya lle­va 50 años y es­toy or­gu­llo­so por eso”, di­jo Bea­mon en en­tre­vis­ta con Efe.

El 18 de oc­tu­bre de 1968, a las 15:45 ho­ras, Bea­mon to­mó la ca­rre­ra de im­pul­so en el Es­ta­dio Olím­pi­co Uni­ver­si­ta­rio de Mé­xi­co. Ves­ti­do con ca­mi­se­ta azul y short blan­co y mar­ca­do con el nú­me­ro 254 mi­ró al ho­ri­zon­te, ini­ció la apro­xi­ma­ción y apro­ve­chó la ve­lo­ci­dad del vien­to, dos me­tros por se­gun­do (jus­to al lí­mi­te pa­ra la ho­mo­lo­ga­ción), pa­ra me­jo­rar la plus­mar­ca mun­dial de sal­to de lon­gi­tud por 55 cen­tí­me­tros.

Los jue­ces no es­ta­ban pre­pa­ra­dos pa­ra me­dir un sal­to tan lar­go y tu­vie­ron que bus­car una cin­ta, lo cual de­mo- ró la ra­ti­fi­ca­ción del re­gis­tro, que du­ró co­mo ré­cord mun­dial has­ta el 30 de agos­to de 1991 cuan­do el es­ta­dou­ni­den­se Po­wel hi­zo 8.95 en los Mun­dia­les de Atle­tis­mo de To­kio.

“Son dos co­sas di­fe­ren­tes. Powell fue un gran atle­ta, pe­ro una co­sa es rom­per un ré­cord mun­dial y otra di­fe­ren­te ha­cer­lo pa­ra ga­nar me­da­lla de oro en unos Jue­gos Olím­pi­cos”, di­jo Bea­mon.

Ves­ti­do de ma­ne­ra ele­gan­te con un sa­co os­cu­ro, Bea­mon re­gre­só al Es­ta­dio Olím­pi­co pa­ra es­tar en la ce­le­bra­ción del ini­cio de los Jue­gos Olím­pi­cos que reunió a más de una de­ce­na de los hé­roes de­por­ti­vos de la jus­ta de ha­ce 50 años.

“Mé­xi­co es mi ca­sa, amo a Mé­xi­co, es un her­mo­so sen­ti­mien­to re­gre­sar”, re­pi­tió Bea­mon de ma­ne­ra ama­ble.

“Fue una sor­pre­sa has­ta pa­ra mí, yo ve­nía por la me­da­lla de oro. No se me ocu­rrió que iba a ha­cer un ré­cord así. Es al­go que na­die pue­de ex­pli­car, ni es ne­ce­sa­rio ha­cer­lo. Su­ce­dió y pun­to”, di­jo.

Aun­que de buen áni­mo, Bea­mon elu­dió re­fe­rir­se a las ho­ras pre­vias a la ac­tua­ción de su vi­da. Se­gún con­fe­só años des­pués, la no­che an­tes hi­zo el amor en la vi­lla olímpica. Al es­cu­char una in­te­rro­gan­te so­bre el te­ma di­bu­jó una son­ri­sa: “To­do fue lo me­jor pa­ra de­jar­me lis­to pa­ra el gran día, el de la fi­nal”.

Ade­más de Bea­mon, de 72 años, es­tán en Mé­xi­co pa­ra las ce­le­bra­cio­nes de los Jue­gos otras fi­gu­ras de ha­ce 50 años co­mo su com­pa­trio­ta Dick Fosbury, cam­peón olím­pi­co

me­tros.. de sal­to de al­tu­ra, y el ke­niano Keino Kip­cho­gue, oro en 1,500

/GETTY IMA­GES

Ha­ce me­dio si­glo Bea­mon sal­tó 8.90 m. en el Es­ta­dio Olím­pi­co Uni­ver­si­ta­rio.

/EFE

El es­ta­dou­ni­den­se se en­cuen­tra en la ca­pi­tal az­te­ca ce­le­bran­do 50 años de Mé­xi­co 1968.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.