Trump im­po­ne ve­da pa­ra cier­tos in­mi­gran­tes

La Unión de Li­ber­ta­des Ci­vi­les de in­me­dia­to pre­sen­tó una de­man­da pa­ra fre­nar la prohi­bi­ción del Pre­si­den­te

La Opinión - - EL PAÍS INMIGRACIÓN - Ma­ría Pe­ña WA­SHING­TON

El pre­si­den­te Do­nald Trump fir­mó ayer vier­nes una me­di­da que, a par­tir de hoy sá­ba­do, im­po­ne una ve­da de ac­ce­so al asi­lo pa­ra in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos que no en­tren por pun­tos ofi­cia­les en la fron­te­ra sur, pe­ro és­ta fue im­pug­na­da de in­me­dia­to en los tri­bu­na­les.

Trump fir­mó la pro­cla­ma­ción, que com­ple­men­ta un re­gla­men­to in­te­ri­no di­vul­ga­do el jue­ves por los de­par­ta­men­tos de Jus­ti­cia y Se­gu­ri­dad Na­cio­nal y exi­ge que los in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos se pre­sen­ten por pues­tos de en­tra­da es­ta­ble­ci­dos en la fron­te­ra sur.

“Aca­bo de fir­mar la pro­cla­ma­ción so­bre asi­lo, muy im­por­tan­te. La gen­te pue­de en­trar, pe­ro de­be ha­cer­lo a tra­vés de los puer­tos de en­tra­da. Eso es al­go im­por­tan­te pa­ra mí”, pre­ci­só Trump, an­tes de em­pren­der un via­je a Fran­cia pa­ra con­me­mo­rar el cen­te­na­rio del fin de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.

La me­di­da de in­me­dia­ta fue im­pug­na­da me­dian­te una de­man­da pre­sen­ta­da en cor­te por la Unión de Li­ber­ta­des Ci­vi­les de EEUU (ACLU).

La pro­cla­ma­ción se­ña­la que mu­chos in­mi­gran­tes en­tra­ron ile­gal­men­te en Mé­xi­co, “al­gu­nos con vio­len­cia”, y “han re­cha­za­do opor­tu­ni­da­des de so­li­ci­tar asi­lo y be­ne­fi­cios” en ese país, y per­mi­tir su en­tra­da en EEUU “con­tri­bui­rá a una so­bre­car­ga de nues­tro sis­te­ma de in­mi­gra­ción y asi­lo y la en­tra­da de mi­les de ex­tran­je­ros al in­te­rior” de es­te país.

En el do­cu­men­to, Trump ex­pli­có que el pro­pó­si­to de la sus­pen­sión es “ca­na­li­zar a es­tos ex­tran­je­ros a puer­tos de en­tra­da pa­ra que, si en­tran a EEUU, lo ha­gan de for­ma or­de­na­da y con­tro­la­da”.

Pe­ro la ma­yo­ría de los miem­bros de una an­te­rior ca­ra­va­na de in­mi­gran­tes en abril pa­sa­do en­tró por pun­tos es­ta­ble­ci­dos en la fron­te­ra, y afron­ta­ron gran­des de­mo­ras an­tes de ser pro­ce­sa­dos. Mu­chos si­guen es­pe­ran­do la re­so­lu­ción de sus ca­sos.

De­re­cho a la ciu­da­da­nía

En de­cla­ra­cio­nes a la pren­sa, el man­da­ta­rio re­pi­tió su que­ja de que los de­mó­cra­tas en el Con­gre­so no le dan los vo­tos pa­ra apro­bar le­yes que de­ten­gan la “inun­da­ción” de in­mi­gran­tes en la fron­te­ra, y que in­clu­yan la rá­pi­da cons­truc­ción de su pro­me­ti­do mu­ro fron­te­ri­zo.

Trump de­fen­dió la mi­li­ta­ri­za­ción de la fron­te­ra, e in­sis­tió en que los ex­tran­je­ros tie­nen que en­trar por la vía le­gal en EEUU, a tra­vés de un sis­te­ma ba­sa­do en “mé­ri­tos” que les per­mi­ta tra­ba­jar en “gran­des com­pa­ñías”.

Asi­mis­mo, re­pi­tió que fir­ma­rá “pron­to” una me­di­da pa­ra eli­mi­nar el de­re­cho cons­ti­tu­cio­nal a la ciu­da­da­nía au­to­má­ti­ca por na­ci­mien­to pa­ra hi­jos na­ci­dos en EEUU de pa­dres in­do­cu­men­ta­dos, aun­que re­co­no­ció que tan­to ese asun­to co­mo el fu­tu­ro de DACA lle­ga­rán al Tri­bu­nal Su­pre­mo.

De he­cho, la má­xi­ma cor­te ya re­afir­mó el de­re­cho a la ciu­da­da­nía por na­ci­mien­to con­sa­gra­do en la En­mien­da 14 de la Cons­ti­tu­ción en un dic­ta­men de 1898, y es po­co pro­ba­ble que ha­ya vo­tos pa­ra re­for­mar la mag­na car­ta.

Con es­ta pro­cla­ma­ción, Trump cum­plió una pro­me­sa que hi­zo, de ca­ra a los co­mi­cios del pa­sa­do 6 de no­viem­bre, pa­ra im­pe­dir el pa­so a la “in­va­sión” de in­mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos, la ma­yo­ría de los cua­les hu­ye de la vio­len­cia y bus­ca asi­lo en EEUU.

A par­tir de hoy

Du­ran­te una con­fe­ren­cia te­le­fó­ni­ca con pe­rio­dis­tas, au­to­ri­da­des de los de­par­ta­men­tos de Jus­ti­cia y Se­gu­ri­dad Na­cio­nal, que pi­die­ron el ano­ni­ma­to, di­je­ron ayer que la me­di­da de Trump en­tra­rá en vi­gor hoy.

La me­di­da al­te­ra una ley fe­de­ral de 1965 que per­mi­te a to­da per­so­na so­li­ci­tar asi­lo, sin im­por­tar su es­ta­tus mi­gra­to­rio o por dón­de en­tra­ba en la fron­te­ra sur. De hoy en ade­lan­te, to­da per­so­na que en­tre por pun­tos no ofi­cia­les en la fron­te­ra no se­rá ele­gi­ble pa­ra so­li­ci­tar asi­lo por un pe­río­do de 90 días.

Quie­nes vio­len las nue­vas res­tric­cio­nes “no se­rán ele­gi­bles pa­ra asi­lo”, di­jo uno de los fun­cio­na­rios.

Pe­ro las res­tric­cio­nes no apli­ca­rán pa­ra quie­nes ha­yan en­tra­do an­tes de la pro­cla­ma­ción; pa­ra re­si­den­tes le­ga­les; pa­ra quie­nes en­tren por los pun­tos de en­tra­da; pa­ra in­di­vi­duos que pre­sen­ten “mie­do ra­zo­na­ble” ba­jo las nor­mas de la Con­ven­ción con­tra la Tor­tu­ra, o pa­ra ni­ños no acom­pa­ña­dos in­do­cu­men­ta­dos.

Al ca­bo de 90 días, DHS y DOJ de­ben so­me­ter re­co­men­da­cio­nes so­bre si ex­ten­der o no la sus­pen­sión.

La Ad­mi­nis­tra­ción se ha que­ja­do de un atas­co de 700,000 ca­sos en los tri­bu­na­les de In­mi­gra­ción, pe­ro no ha di­cho si au­men­ta­rá el per­so­nal y los de­más re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra pro­ce­sar a los so­li­ci­tan­tes de asi­lo.

La se­ma­na pa­sa­da, Trump ha­bía di­cho que su ac­ción eje­cu­ti­va in­clui­ría la ins­ta­la­ción de “ciu­da­des car­pa” pa­ra de­te­ner a los in­mi­gran­tes mien­tras se re­suel­ven sus ca­sos, pe­ro eso tam­po­co fue in­clui­do en la me­di­da.

De­man­da con­tra me­di­da

La Ad­mi­nis­tra­ción in­sis­tió en que Trump tie­ne la au­to­ri­dad eje­cu­ti­va, den­tro de la Ley de In­mi­gra­ción y Na­tu­ra­li­za­ción (INA) de 1965, pa­ra im­po­ner res­tric­cio­nes de asi­lo en cier­tos ca­sos pa­ra pro­te­ger los in­tere­ses de EEUU.

Una cláu­su­la de esa ley dic­ta que EEUU pue­de ex­cluir a ex­tran­je­ros que han co­me­ti­do gra­ves vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos, o que re­pre­sen­ten una ame­na­za pa­ra la se­gu­ri­dad na­cio­nal.

Ese ar­gu­men­to fue uti­li­za­do pa­ra im­po­ner la lla­ma­da ve­da mu­sul­ma­na, y es el mis­mo al que aho­ra re­cu­rre la Ad­mi­nis­tra­ción pa­ra cas­ti­gar a so­li­ci­tan­tes de asi­lo que no en­tren por pun­tos ofi­cia­les en la fron­te­ra.

Sin em­bar­go, la me­di­da de Trump de in­me­dia­to pro­vo­có una de­man­da en un tri­bu­nal del nor­te de Ca­li­for­nia por par- te de la Unión de Li­ber­ta­des Ci­vi­les de EEUU (ACLU), que la ca­li­fi­có co­mo ile­gal.

“La nue­va ve­da al asi­lo es lla­na­men­te ile­gal y pue­de con­du­cir a que mu­chas per­so­nas sean de­vuel­tas al pe­li­gro”, ad­vir­tió Lee Ge­lernt, sub­di­rec­tor del Pro­yec­to pa­ra De­re­chos de In­mi­gran­tes de ACLU.

“Ni el Pre­si­den­te ni el fis­cal ge­ne­ral pue­den in­va­li­dar las le­yes de in­mi­gra­ción adop­ta­das por el Con­gre­so”, ex­pli­có.

La me­di­da tam­bién ge­ne­ró fuer­tes crí­ti­cas de lí­de­res de­mó­cra­tas del Con­gre­so, in­clu­yen­do al gru­po de le­gis­la­do­res his­pa­nos, y de nu­me­ro­sos gru­pos de­fen­so­res de la co­mu­ni­dad in­mi­gran­te, en­tre otros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.