Em­ba­ra­za­das, ade­lan­te en la ca­ra­va­na has­ta EEUU

Tes­ti­mo­nios de las mu­je­res en­cin­tas y su di­fi­cil jor­na­da en bus­ca de una vi­da me­jor

La Opinión - - LATINOAMÉRICA CARAVANA DE MIGRANTES - Gar­de­nia Men­do­za MÉ­XI­CO

A la­do de los be­bés, ni­ños, an­cia­nos y li­sia­dos, caminan las mu­je­res cen­troa­me­ri­ca­nas en la ca­ra­va­na que aún tie­ne a un nu­tri­do con­tin­gen­te en la Ciu­dad de Mé­xi­co. Ellas sa­ben que aho­ra son la re­ta­guar­dia, las que se re­za­gan a pa­so len­to por­que no es fá­cil su­bir a los ca­mio­nes con la des­tre­za de un mu­cha­cho.

Pe­ro sa­ben que al lle­gar a la fron­te­ra con Es­ta­dos Uni­dos, la si­tua­ción se in­ver­ti­rá y en­ton­ces ellas se­rán las del fren­te, las pri­me­ras en pe­dir re­fu­gio.“Ese se­ñor Trump nos tie­ne que re­ci­bir”, ob­ser­va Evelyn Mar­tí­nez, hon­du­re­ña, 25 años y sie­te me­ses de em­ba­ra­zo.

Evelyn es una de las mu­je­res en­cin­tas que, se­gún la Co­mi­sión Na­cio­nal de De­re­chos Hu­ma­nos, su­man sie­te en la ca­ra­va­na; de acuer­do con las pre­ña­das, que se iden­ti­fi­can en­tre los 7,000 mi­gran­tes, po­drían ser unas 30.

Evelyn Mar­tí­nez

Es­ta mu­jer, oriun­da de la pro­vin­cia de San­ta Bár­ba­ra, sa­be que pue­de te­ner un hi­jo me­xi­cano y se ale­gra. No en vano se unió al con­tin­gen­te y cru­zó con el to­rren­te hu­mano por la fuer­za el pa­sa­do 19 de oc­tu­bre. Aquel día es­tu­vo a un pa­so de abor­tar.

Ella dor­mía en el pi­so, es­pe­ran­do en el puen­te fron­te­ri­zo cuan­do es­cu­chó en­tre sue­ños los gri­tos de al­gu­nos de sus pai­sa­nos. “Ahí vie­nen los nar­cos, re­co­jan a sus ni­ños”. Aho­ra cree que fue una es­tra­te­gia de in­ti­mi­da­ción pe­ro, en aquel mo­men­to, se asus­tó tan­to que em­pe­za­ron las con­trac­cio­nes y los san­gra­dos. Se desmayó.

“Cuan­do des­per­té ya es­ta­ba en la Cruz Ro­ja y mi fa­mi­lia, mi pa­dre, mi her­mano y mi hi­jo, muer­tos de mie­do”.

Otro mal mo­men­to ocu­rrió en la zo­na co­n­ur­ba­da de la Ciu­dad de Mé­xi­co cuan­do en un po­bla­do cu­yo nom­bre no re­cuer­da la fa­mi­lia se que­dó sin te­cho pa­ra dor­mir y, en me­dio de la no­che, en uno de los días más fríos de oc­tu­bre, co­men­zó a llo­ver. Era tan fuer­te la tor­men­ta que ella sin­tió que se aho­ga­ba.

“El be­bé me pa­tea­ba y yo no me ha­bía sen­ti­do tan in­fe­liz des­de el día que de­jé mi ca­sa a me­dio cons­truir, sin te­cho: era el aho­rro de to­da la vi­da por­que siem­pre ha­bía­mos ren­ta­do, pe­ro allá no se pue­de vi­vir: te quie­ren co­brar de­re­cho de pi­so por to­do”.

Or­ga­ni­za­cio­nes de de­re­chos hu­ma­nos en Mé­xi­co so­li­ci­ta­ron en las úl­ti­mas ho­ras el acom­pa­ña­mien­to en el tra­yec­to de la ca­pi­tal me­xi­ca­na ha­cia el Nor­te, a tra­vés de una car­ta di­ri­gi­da a la ONU, a las Bri­ga­das por la Paz, Mé­di­cos y Abo­ga­dos sin Fronteras, Ox­fam y la Co­mi­sion Na­cio­nal de los De­re­chos Hu­mano.

“La vul­ne­ra­bi­li­dad de la ma­yo­ría de los in­te­gran­tes de la ca­ra­va­na (re­fu­gia­dos, ni­ños, y mu­je­res) exi­ge aten­ción prio­ri­ta­ria en los lu­ga­res de mas ries­go por las zo­nas que tran­si­tan: las ca­rre­te­ras”, pun­tua­li­zó el do­cu­men­to.

Abi­gail

Abi­gail, una hon­du­re­ña em­ba­ra­za­da, es­tá ex­haus­ta tras ca­mi­na­tas de has­ta 12 ho­ras.

Abi­gail, oriun­da de San Pe­dro Su­la, se aca­ba de en­te­rar que tie­ne cua­tro me­ses de em­ba­ra­zo. El ca­so es que se sien­te muy mal: tie­ne fie­bre y ago­ta­mien­to des­pués de las lar­gas ca­mi­na­tas que hi­zo sin sa­ber de su ges­ta­ción. To­mó pas­ti­llas con­tra la gri­pe, el ma­reo, la dia­rrea.

“Me preo­cu­pa si es­to pu­do per­ju­di­car al be­bé pe­ro no le quie­ro de­cir a mi es­po­so por­que se va a que­rer que­dar en Mé­xi­co pa­ra no po­ner­nos en ries­go y yo quie­ro lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos: te­ne­mos fa­mi­lia que ha pe­di­do aquí y no aca­ban de re­sol­ver­les allá y tam­po­co: el ries­go es el mis­mo”. Abi­gail se re­cues­ta en me­dio del cam­pa­men­to Magdalena Mi­xu­ca. Quie­re dor­mir y pen­sar que to­do va a es­tar bien.

“Oja­lá mi hi­jo naz­ca en Es­ta­dos Uni­dos”, sus­pi­ra.

/GAR­DE­NIA MEN­DO­ZA

Evelyn Mar­tí­nez, hon­du­re­ña, tie­ne sie­te me­ses de em­ba­ra­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.