YO PE­RIO­DIS­TA, TÚ PRE­SI­DEN­TE

La Opinión - - OPINIÓN - Luis Sil­va-Vi­llar PRO­FE­SOR DE LEN­GUA Y LIN­GÜÍS­TI­CA

En me­dio de la sel­va pa­re­ce di­fí­cil en­ta­blar una re­la­ción ci­vi­li­za­da. El “tan-tan” le­jano re­par­te las no­ti­cias y na­die se preo­cu­pa de su ver­dad has­ta que te in­vi­tan a la fies­ta del Tar­zán equi­vo­ca­do. Re­co­rrer me­dia sel­va, con el des­gas­te de lia­nas que con­lle­va, pue­de cau­sar desa­so­sie­go. Al fi­nal, el emi­sor del “tan-tan” pier­de se­gui­do­res, y “li­kes” .

Hoy te­ne­mos la im­pre­sión de vi­vir en otro am­bien­te. No hay men­sa­jes de los de zu­rrar­le al tron­co hue­co, o de los de for­ma­tear el hu­mo a man­ta­zos so­bre la ho­gue­ra. Te­ne­mos tuits. Es­cri­bir un men­sa­je de tuit re­quie­re sa­ber es­cri­bir al­go. Los pe­rio­dis­tas se es­fuer­zan siem­pre por con­tar co­sas. Hay mu­cha pre­sión pa­ra no es­cri­bir ba­na­li­da­des.

Johnny Weiss­mu­ller se hi­zo fa­mo­so co­mo na­da­dor ga­nan­do cua­tro me­da­llas de oro olím­pi­cas, lo que le sir­vió, tras su re­ti­ro, pa­ra ha­cer­se con el pa­pel del Hom­bre Mono de Ri­ce Bu­rroughs. Ja­ne, la com­pa­ñe­ra de Tar­zán, tu­vo que apren­der a en­ten­der las no­ti­cias del tam­bor pa­ra po­der in­cor­po­rar­se a las ac­ti­vi­da­des ex­tra-ar­bo­rí­co­las. Las mu­je­res no te­nían gran pro­ta­go­nis­mo en la épo­ca. Tar­zán te­nía que sal­var­la ca­da tres pan­ta­llas. Chi­ta es la com­pa­ñe­ra in­con­di­cio­nal, un hí­bri­do en­tre chim­pan­cé y ami­ga.

Tar­zán se in­ter­po­ne en­tre el pe­rio­dis­ta y el pre­si­den­te. Los sal­va­jes, mien­tras, nun­ca tie­nen nom­bre. En nues­tra so­cie­dad son los que no pin­tan na­da. Bueno, vo­tan, y eso les da va­lor. La ca­za del vo­to es co­mo la del león. El pe­rio­dis­ta so­lo pro­cu­ra que la

ca­za sea le­gal, que si se quie­re la pie­za; es­to es, el vo­to, no ha­ya en­ga­ños ni jue­go sucio.

La mu­jer, hoy, es el cin­cuen­ta por cien­to de la po­bla­ción pen­san­te, o más. Y ya no es­pe­ra a Tar­zán. Ha apren­di­do a su­bir­se so­la al ár­bol. Por fin apren­dió de tan­to ver.

En las pe­lí­cu­las de Tar­zán pa­re­ce que no hay emi­gran­tes. No es ver­dad. Tar­zán y Ja­ne eran per­so­na­jes emi­gran­tes; el pri­me­ro cir­cuns­tan­cial: la vi­da te lle­va a ve­ces a los lu­ga­res más in­sos­pe­cha­dos aun sin pre­ten­der­lo. Así de im­pre­de­ci­ble es. Ja­ne vino des­pués, tam­po­co era del lu­gar. Al fi­nal de las pe­lí­cu­las se les ve fe­li­ces en una tie­rra que no es la su­ya: se ga­na­ron que­dar­se.

Chi­ta ha­ce las gra­cias que le per­mi­te su guion. Johnny tam­bién ha­ce las su­yas. Ja­ne se adap­ta a él, y él a ella. Y son fe­li­ces. No sa­be­mos por qué las pe­lí­cu­las no se pue­den con­ver­tir en reali­dad. To­dos po­de­mos te­ner nues­tro ár­bol, ser Tar­zán, Ja­ne, o Chi­ta.

Aquí ter­mi­na mi re­la­to, se­ñor pre­si­den­te. So­lo que­da por de­cir, y no es una no­ti­cia fal­sa, que Johnny Weiss­mu­ller era un emi­gran­te na­ci­do en Frei­dorf, hoy Ru­ma­nía, y le dio mu­cho a es­te país. No se fíe de las apa­rien­cias sel­vá­ti­cas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.