De­co­rar de Na­vi­dad con an­te­la­ción es bueno

La Opinión - - PARA TI BIENESTAR -

Es muy co­mún que ter­mi­na­do Ha­llo­ween, los al­ma­ce­nes y las ca­sas co­mien­cen a lle­nar­se de de­ta­lles y de­co­ra­cio­nes de la Na­vi­dad, lo cual a al­gu­nos les cau­sa cier­to “es­co­zor”, ya que no com­pren­den có­mo hay quie­nes sa­can su ár­bol des­de el 1 de no­viem­bre, fal­tan­do más de un mes pa­ra la ce­le­bra­ción.

Si eres de esas per­so­nas a las que les gus­ta sen­tir el es­pí­ri­tu na­vi­de­ño des­de mu­chas se­ma­nas an­tes a las fies­tas de­cem­bri­nas, te te­ne­mos bue­nas no­ti­cias, ya que se­gún la psi­co­lo­gía, la gen­te que lo ha­ce so­bre­sa­le en­tre los de­más por es­ta ra­zón.

Se­gún es­pe­cia­lis­tas en psi­co­lo­gía, quie­nes de­co­ran de Na­vi­dad con an­te­la­ción sue­len ser más fe­li­ces.

“En un mun­do lleno de es­trés y an­sie­dad, a la gen­te le gus­ta aso­ciar­se a co­sas que los ha­cen fe­li­ces, y las de­co­ra­cio­nes na­vi­de­ñas evo­can esos fuer­tes sen­ti­mien­tos de la in­fan­cia”, di­jo el psi­coa­na­lis­ta Ste­ve McKeown a Uni­lad. “Las de­co­ra­cio­nes son sim­ple­men­te un an­cla o un ca­mino ha­cia esas emo­cio­nes má­gi­cas de la vie­ja in­fan­cia. ¡Así que co­lo­car esas de­co­ra­cio­nes na­vi­de­ñas an­ti­ci­pa­da­men­te pro­lon­ga la emo­ción!”, agre­gó.

Por su par­te, la psi­co­te­ra­peu­ta Amy Mo­lin ase­gu­ra que “la nos­tal­gia ayu­da a vin­cu­lar a las per­so­nas con su pa­sa­do per­so­nal, y ayu­da a las per­so­nas a en­ten­der su iden­ti­dad. Pa­ra mu­chos, co­lo­car las de­co­ra­cio­nes an­tes de tiem­po es una ma­ne­ra de que se vuel­van a co­nec­tar con su in­fan­cia”./Re­dac­ción

Las per­so­nas que lo ha­cen son más fe­li­ces./SHUT­TERS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.