Re­nue­van crí­ti­cas por la inope­ran­cia de la in­te­gra­ción cen­troa­me­ri­ca­na

El nar­co­trá­fi­co y las pan­di­llas ge­ne­ran gran par­te de la vio­len­cia del ´Trián­gu­lo del Nor­te’

La Opinión - - LATINOAMÉRICA CARAVANAS - EFE PA­NA­MÁ

En 2015, en ple­na cri­sis de mi­gran­tes cu­ba­nos, Cos­ta Ri­ca sus­pen­dió su par­ti­ci­pa­ción po­lí­ti­ca en el Sis­te­ma de la In­te­gra­ción Cen­troa­me­ri­ca­na (SI­CA) da­da la au­sen­cia de una res­pues­ta re­gio­nal. Hoy, una ca­ra­va­na de cen­troa­me­ri­ca­nos que avan­za ha­cia EEUU re­nue­va las crí­ti­cas por la inope­ran­cia de es­te me­ca­nis­mo.

“Nos sen­ti­mos de­frau­da­dos por la res­pues­ta del sis­te­ma”, di­jo en di­ciem­bre de 2015 el en­ton­ces can­ci­ller cos­ta­rri­cen­se, Ma­nuel Gon­zá­lez, cuan­do lle­ga­ban a su país y a Pa­na­má mi­les de cu­ba­nos que bus­ca­ban via­jar a EEUU por el te­mor del fin de be­ne­fi­cios mi­gra­to­rios de­bi­do al des­hie­lo bi­la­te­ral.

Cos­ta Ri­ca se re­in­cor­po­ró al SI­CA seis me­ses des­pués cla­man­do por el “for­ta­le­ci­mien­to de un sis­te­ma de in­te­gra­ción se­rio y con una al­ta ca­pa­ci­dad de li­de­raz­go”.

Una nue­va mo­da­li­dad

Las crí­ti­cas por la inope­ran­cia del sis­te­ma, crea­do en 1991, han re­apa­re­ci­do aho­ra con la sa­li­da en ca­ra­va­na de mi­les de na­cio­na­les del Trián­gu­lo Nor­te (Hon­du­ras, El Sal­va­dor y Gua­te­ma­la), hu­yen­do de la po­bre­za y la vio­len­cia.

Aun­que el se­cre­ta­rio ge­ne­ral de SI­CA, Vi­ni­cio Ce­re­zo, afir­mó es­ta se­ma­na que las ca­ra­va­nas evi­den­cian que es más ne­ce­sa­ria que nun­ca la in­te­gra­ción, ana­lis­tas di­je­ron a Efe que el sis­te­ma nun­ca ha abor­da­do con se­rie­dad el te­ma mi­gra­to­rio, por lo que aho­ra es­tá ata­do de pies y ma­nos fren­te a la cri­sis de las ca­ra­va­nas.

An­te es­ta “nue­va mo­da­li­dad” de una migración ma­si­va vi­si­ble, dis­tin­ta a la an­te­rior, que se mo­vía in­di­vi­dual­men­te en la som­bra, el in­ves­ti­ga­dor de la Fa­cul­tad La­ti­noa­me­ri­ca­na de Cien­cias So­cia­les (Flac­so) en Cos­ta Ri­ca Abe­lar­do Morales co­men­tó a Efe que no se ob­ser­va que se ha­yan abier­to me­sas de diá­lo­go so­bre el te­ma ni en los paí­ses de ori­gen ni mu­cho me­nos a ni­vel del SI­CA.

“Que­da de ma­ni­fies­to que la in­te­gra­ción cen­troa­me­ri­ca­na su­fre una des­nu­tri­ción cró­ni­ca, se han de­bi­li­ta­do los me­ca­nis­mos de dis­cu­sión e in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca, y se ha ani­qui­la­do el avan­ce en in­te­gra­ción so­cial”, afir­mó.

Sis­te­ma po­lí­ti­co

Pa­ra Mar­co Gan­dá­se­gui, in­ves­ti­ga­dor aso­cia­do del Cen­tro de Es­tu­dios La­ti­noa­me­ri­ca­nos (Ce­la), “hay que te­ner cla­ro que el SI­CA es un cuer­po po­lí­ti­co, que res­pon­de a po­lí­ti­cas de los paí­ses miem­bros y, so­bre to­do, a los in­tere­ses po­lí­ti­cos de EEUU”.

Así, di­jo el so­ció­lo­go, “no ex­tra­ña en­ton­ces que el SI­CA sea to­tal­men­te inope­ran­te. Ve­mos có­mo no se ha ac­tua­do pa­ra aten­der es­te pro­ble­ma, que no so­lo es mi­gra­to­rio sino hu­ma­ni­ta­rio”.

El in­ves­ti­ga­dor pa­na­me­ño re­cor­dó que ha­ce más de 30 años que Cen­troa­mé­ri­ca es aba­ti­da por el nar­co­trá­fi­co y las pan­di­llas, los prin­ci­pa­les ge­ne­ra­do­res de la ex­tre­ma vio­len­cia en el Trián­gu­lo Nor­te que de­ja ci­fras de muer­tos pa­re­ci­das a las de una gue­rra.

“Co­no­ce­mos las cau­sas de la migración y las agu­di­zan las soluciones que bus­ca­mos”, co­mo uti­li­zar la coope­ra­ción eco­nó­mi­ca de EEUU pa­ra com­prar­le ar­mas a ese país que ter­mi­nan re­pri­mien­do a los po­bres que sa­len hu­yen­do, des­ta­có Gan­dá­se­gui.

Re­me­sas co­mo sos­tén de la eco­no­mía

El exem­ba­ja­dor de Pa­na­má en Mé­xi­co e in­ter­na­cio­na­lis­ta Nils Cas­tro di­jo a que el SI­CA ha eva­di­do sis­te­má­ti­ca­men­te el te­ma de la migración, un fe­nó­meno que ocu­rre des­de ha­ce años tan­to den­tro de la pro­pia re­gión co­mo ha­cia Es­ta­dos Uni­dos prin­ci­pal­men­te.

Una de las ra­zo­nes, a jui­cio de Cas­tro, es que el te­ma “se ha es­ta­do mez­cla­do con el de las re­me­sas” fa­mi­lia­res, que sos­tie­nen bue­na par­te de la eco­no­mía de los paí­ses del Trián­gu­lo Nor­te, y por tan­to los go­bier­nos “han si­do muy cui­da­dos pa­ra no pri­var­se” de esos re­cur­sos.

“El SI­CA es in­com­pe­ten­te pa­ra re­sol­ver es­tos pro­ble­mas lue­go de ha­ber per­ma­ne­ci­do mu­chos años eva­dién­do­los. Se ne­ce­si­ta un ti­po de ac­ción mu­cho más drás­ti­co, a ni­vel de pre­si­den­tes y or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, y es­to in­vo­lu­cra a EEUU no co­mo des­tino desea­do pa­ra la gen­te, sino co­mo fuen­te de me­ca­nis­mos de desa­rro­llo” pa­ra Cen­troa­mé­ri­ca, di­jo el ex­di­plo­má­ti­co pa­na­me­ño.

Apo­yar el desa­rro­llo de los paí­ses cen­troa­me­ri­ca­nos pa­ra que sus ha­bi­tan­tes ten­gan tra­ba­jo y se­gu­ri­dad y no se quie­ran ir le sal­dría a EEUU más ba­ra­to que le­van­tar

Cas­tro.. el mu­ro y pa­gar la mo­vi­li­za­ción mi­li­tar a la fron­te­ra sur, agre­gó

/EFE

Las mi­gra­cio­nes ma­si­vas po­nen de re­lie­ve la fal­ta de in­te­gra­ción cen­troa­me­ri­ca­na.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.