La lis­ta del pe­ca­do

Re­ve­lan 54 nom­bres adi­cio­na­les de cu­ras pe­de­ras­tas

La Opinión - - LOS ÁNGELES RELIGIÓN - Ara­ce­li Mar­tí­nez Or­te­ga

La Ar­qui­dió­ce­sis de Los Án­ge­les re­ve­ló 54 nom­bre adi­cio­na­les de cu­ras acu­sa­dos de abu­so de me­no­res des­de 2008, en­tre los que se en­cuen­tran los pá­rro­cos Juan Cano y Jo­sé Cue­vas, quie­nes fue­ron re­por­ta­dos a la Po­li­cía, y al en­con­trar­se cul­pa­bles, fue­ron re­mo­vi­dos per­ma­nen­te­men­te de sus mi­nis­te­rios.

“Los sa­cer­do­tes y otros clé­ri­gos que se en­cuen­tren que han abu­sa­do, de­ben res­pon­der a Dios por sus pe­ca­dos, y a la ley por sus crí­me­nes, tie­nen que ser re­mo­vi­dos del sa­cer­do­cio y nun­ca más ser acep­ta­dos co­mo mi­nis­tros de la Igle­sia”, di­jo el ar­zo­bis­po de Los Án­ge­les, Jo­sé H. Gó­mez, du­ran­te una con­fe­ren­cia de pren­sa en la Ca­te­dral de Nues­tra Se­ño­ra de Los Án­ge­les.

“Nues­tro com­pro­mi­so con las víc­ti­mas es ser trans­pa­ren­tes con la lis­ta de nom­bres de aque­llos que han per­pe­tua­do es­te abu­so”, di­jo el ar­zo­bis­po Gó­mez. Y ani­mó a otros que pu­die­ran ha­ber si­do las­ti­ma­dos a de­nun­ciar.

En ge­ne­ral, la lis­ta ac­tua­li­za­da aña­de los nom­bres de 54 sa­cer­do­tes, 17 de los cua­les ya es­tán muer­tos.

Es­ta lis­ta co­no­ci­da co­mo el Re­por­te de la Gen­te del Pue­blo, fue ori­gi­nal­men­te pu­bli­ca­da en 2004 por el car­de­nal Ro­ger Mahony, y ac­tua­li­za­da en 2005 y 2008.

Los ca­sos

El cu­ra Juan Cano de ori­gen me­xi­cano fue or­de­na­do en 2015 y re­mo­vi­do del mi­nis­te­rio en enero de 2018, cuan­do una ado­les­cen­te lo re­por­tó en re­la­ción con el tiem­po que sir­vió co­mo sa­cer­do­te o se­mi­na­ris­ta en la Igle­sia Nues­tra Se­ño­ra de Gra­cias en En­cino.

Cano, de 35 años, es in­ves­ti­ga­do por la fis­ca­lía de Los Án­ge­les.

Cue­vas, de 74 años, asig­na­do a la Ar­qui­dió­ce­sis de Los Án­ge­les en 2006, fue re­mo­vi­do del mi­nis­te­rio en 2012 des­pués de ser acu­sa­do de ma­la con­duc­ta por dos mu­je­res en la Igle­sia San Anas­ta­sio de Long Beach don­de sir­vió de 2006 a 2012. Los in­ci­den­tes ocu­rrie­ron en 2010.

Cuan­do el anun­cio se hi­zo pú­bli­co en las pa­rro­quias don­de an­tes ha­bía tra­ba­ja­do, una ado­les­cen­te pre­sen­tó una acu­sa­ción adi­cio­nal de ma­la con­duc­ta se­xual.

Cue­vas es­tu­vo en la cár­cel, y even­tual­men­te fue asig­na­do a cin­co años de li­ber­tad con­di­cio­nal des­pués de de­cla­rar­se no cul­pa­ble en 2013. Su nom­bre es­tá re­gis­tra­do en la lis­ta de ofen­so­res se­xua­les en Ca­li­for­nia.

Otro sa­cer­do­te san­cio­na­do es Ro­ber­to Bar­co, de la Dió­ce­sis de Chas­co­mús, Ar­gen­ti­na, quien en 2016 fue acu­sa­do de ma­la con­duc­ta se­xual con­tra una ado­les­cen­te en­tre 2009 y 2010 cuan­do es­ta­ba en la Dió­ce­sis de San Ber­nar­dino.

Bar­co ser­vía en Igle­sia San­ta Ma­ría en Palm­da­le cuan­do las acu­sa­cio­nes fue­ron re­por­ta­das en Los Án­ge­les por la dió­ce­sis de San Ber­nar­dino. Él fue en­via­do a su ca­sa de in­me­dia­to.

La ma­yo­ría de los nom­bres per­te­ne­cen a sa­cer­do­tes acu­sa­dos en los úl­ti­mos 10 años, en he­chos ocu­rri­dos an­tes de 2008.

De­nun­cias a la Po­li­cía

El ar­zo­bis­po Gó­mez acla­ró que la po­lí­ti­ca de la Ar­qui­dió­ce­sis in­di­ca que cuan­do se re­ci­be una acu­sa­ción de ma­la con­duc­ta, se re­por­ta de in­me­dia­to a la po­li­cía, y el acu­sa­do es re­mo­vi­do de su mi­nis­te­rio pen­dien­te del re­sul­ta­do de las in­ves­ti­ga­cio­nes po­li­cia­cas y la Jun­ta de Vi­gi­lan­cia de la Ar­qui­dió­ce­sis.

La doc­to­ra Heat­her Ba­nis, coor­di­na­do­ra de asis­ten­cia a las víc­ti­mas de la Ar­qui­dió­ce­sis, di­jo que dar la ca­ra y re­por­tar el abu­so o la ma­la con­duc­ta es una de las co­sas más di­fí­ci­les de ha­cer des­pués de su­frir un trau­ma co­mo ni­ño. “Aun­que pue­de que las acu­sa­cio­nes no se pue­dan co­rro­bo­rar de­bi­do a que el tiem­po ha pa­sa­do, la muer­te del acu­sa­do o la ca­pa­ci­dad pa­ra in­ves­ti­gar, la Ar­qui­dió­ce­sis es­tá en­vian­do una men­sa­je a las víc­ti­mas so­bre­vi­vien­tes de que han si­do es­cu­cha­das y to­das sus acu­sa­cio­nes se­rán res­pe­ta­das”, ex­pu­so.

El ar­zo­bis­po de Los Án­ge­les pre­ci­so que la Ar­qui­dió­ce­sis se man­tie­ne fir­me en su com­pro­mi­so de de­nun­ciar las acu­sa­cio­nes a las au­to­ri­da­des y coope­rar con ellas en el pro­ce­so de in­ves­ti­ga­ción, re­mo­ver a los acu­sa­dos mien­tras se les in­ves­ti­ga y ha­cer anun­cios en pa­rro­quias y es­cue­las don­de la per­so­na acu­sa­da ha ser­vi­do.

AR­QUI­DIÓ­CE­SIS DE LOS ÁN­GE­LES

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.