Ta­ba­quis­mo en ni­ve­les “his­tó­ri­ca­men­te ba­jos” en EEUU

El ín­di­ce de fu­ma­do­res se re­du­jo pe­ro si­gue sien­do la prin­ci­pal cau­sa de muer­te por en­fer­me­da­des pre­ve­ni­bles

La Prensa - Orlando - - #PARATI | #SALUD -

El ín­di­ce de ta­ba­quis­mo se ha re­du­ci­do a ni­ve­les “his­tó­ri­ca­men­te ba­jos” en EEUU, aun­que su con­su­mo se man­tie­ne co­mo la prin­ci­pal cau­sa de muer­te y en­fer­me­dad pre­ve­ni­ble en el país, de acuer­do al re­por­te anual de la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na del Pul­món (ALA).

El re­por­te des­ta­ca la ne­ce­si­dad de en­fo­car los es­fuer­zos en los es­ta­dos y las po­bla­cio­nes con un ma­yor ín­di­ce de ta­ba­quis­mo en un país en el que ca­da año mue­ren a cau­sa de en­fer­me­da­des re­la­cio­na­das con es­ta adic­ción 480,000 fu­ma­do­res y 41,000 fu­ma­do­res pa­si­vos.

“To­dos los es­ta­dou­ni­den­ses me­re­cen la opor­tu­ni­dad de vi­vir una vi­da sa­lu­da­ble, li­bre de los efec­tos de­vas­ta­do­res del ta­ba­co”, de­cla­ró el pre­si­den­te de ALA, Ha­rold P. Wim­mer, en un co­mu­ni­ca­do.

El in­for­me en­fa­ti­za que aún exis­ten po­bla­cio­nes “vul­ne­ra­bles” a las que las au­to­ri­da­des de­ben di­ri­gir ma­yo­res es­fuer­zos pa­ra re­du­cir el im­pac­to que tie­ne el ta­ba­quis­mo en ellas.

“Nues­tros lí­de­res de­ben im­ple­men­tar es­tra­te­gias de con­trol de ta­ba­co con re­sul­ta­dos com­pro­ba­dos en to­das las co­mu­ni­da­des, es­pe­cial­men­te pa­ra los jó­ve­nes y quie­nes usan al­tos ni­ve­les de ta­ba­co”, in­di­có el re­pre­sen­tan­te de la or­ga­ni­za­ción.

El 16.4% de los adul­tos (cer­ca de 39 mi­llo­nes) y el 8% de los es­tu­dian­tes de se­cun­da­ria fu­ma­ron ci­ga­rri­llos en 2016 (úl­ti­mos da­tos dis­po­ni­bles), aun­que per­sis­ten dis­pa­ri­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas en­tre los dis­tin­tos es­ta­dos de­bi­do a las di­fe­ren­cias en­tre las políticas im­ple­men­ta­das, in­di­ca el re­por­te.

Los in­ves­ti­ga­do­res de­ter­mi­na­ron que en­tre las po­bla­cio­nes en ma­yor ries­go de ta­ba­quis­mo y de las com­pli­ca­cio­nes aso­cia­das a es­te, se en­cuen­tran las per­so­nas ba­jos re­cur­sos, aque­llas con pro­ble­mas de adic­ción o con fal­ta de co­ber­tu­ra mé­di­ca, así co­mo los in­dí­ge­nas y los na­ti­vos de Alas­ka.

“Sa­be­mos qué es lo que fun­cio­na, solo ne­ce­si­ta­mos la vo­lun­tad po­lí­ti­ca pa­ra ha­cer­lo reali­dad. No ha­cer­lo po­ne los pul­mo­nes y las vidas de la gen­te en ries­go, lo cual es sim­ple­men­te inacep­ta­ble”, se­ña­ló Wim­mer.

De acuer­do con el in­for­me, el Go­bierno fe­de­ral ob- tu­vo una pun­tua­ción de “A” en cuan­to a cam­pa­ñas con­tra ta­ba­quis­mo en me­dios ma­si­vos por la la­bor de los Cen­tros de Con­trol y Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des (CDC) so­bre es­te te­ma.

No obs­tan­te, una me­di­da de la Ad­mi­nis­tra­ción Fe­de­ral de Ali­men­tos y Me­di­ca­men­tos (FDA) que re­tra­sa­ría por cua­tro años la im­ple­men­ta­ción de nue­vas re­gu­la­cio­nes a los pro­duc­tos de ta­ba­co, le ha va­li­do una ca­li­fi­ca­ción de “F”.

La or­ga­ni­za­ción se mos­tró op­ti­mis­ta an­te una nue­va me­di­da que se im­ple­men­ta­rá en 2018 en los com­ple­jos fe­de­ra­les de vi­vien­da de asis­ten­cia so­cial, que exi­gi­rá que sean zo­nas li­bres de ta­ba­co, lo cual ase­gu­ran be­ne­fi­cia­ría a ce­ra de 716,000 ni­ños y más de 320,000 adul­tos ma­yo­res.

Con res­pec­to a los es­ta­dos, Ken­tucky y Ca­ro­li­na del Sur fue­ron los que pro­ve­ye­ron ma­yo­res op­cio­nes de asis­ten­cia pa­ra de­jar de fu­mar a po­bla­cio­nes de es­ca­sos re­cur­sos, de acuer­do con el re­por­te.

Asi­mis­mo, en los es­ta­dos de Lui­sia­na (Ba­ton Rou­ge) y Te­xas (Fort Worth) se lle­va­ron a ca­bo cier­tos avan­ces a ni­vel lo­cal al apro­bar me­di­das a fa­vor de zo­nas li­bres de ta­ba­co, aun­que a ni­vel es­ta­tal no fue apro­ba­da nin­gu­na ley en 2017.

Los es­ta­dos de Nue­va Jer­sey, Ore­gón y Mai­ne apro­ba­ron me­di­das pa­ra au­men­tar la edad mí­ni­ma pa­ra com­prar pro­duc­tos de ta­ba­co a 21 años, mien­tras que va­rias ciu­da­des co­mo San Fran­cis­co, Oa­kland, Min­nea­po­lis y St. Paul pa­sa­ron or­de­nan­zas lo­ca­les que prohí­ben la ven­ta de pro­duc­tos con sa­bor a me­no­res de edad.

“A pe­sar los pro­gre­sos, el con­su­mo de ta­ba­co si­gue sien­do la prin­ci­pal cau­sa de muer­te y en­fer­me­dad pre­ve­ni­ble en el país. No es nin­gún mis­te­rio có­mo aca­bar con la epi­de­mia de ta­ba­quis­mo: pro­mul­gar políticas efi­ca­ces com­pro­ba­das”, di­jo Wim­mer.

Tho­mas Carr, director na­cio­nal de políticas de ALA, se­ña­ló que la am­plia ofer­ta de pro­duc­tos de ta­ba­co con sa­bo­res es uno de los ma­yo­res re­tos que en­fren­tan pa­ra re­du­cir el con­su­mo en­tre los más jó­ve­nes. “Uno de los prin­ci­pa­les fac­to­res que ha atraí­do a los jó­ve­nes a los pro­duc­tos de ta­ba­co, es el sa­bor, y es por ello que ALA cree que la FDA de­be to­mar me­di­das res­pec­to a es­to”, di­jo.

La or­ga­ni­za­ción apun­ta al au­men­to de los im­pues­tos al ta­ba­co co­mo una de las vías más efec­ti­vas de re­du­cir el con­su­mo de ta­ba­co en­tre los jó­ve­nes, pe­ro se­ña­lan que hu­bo po­cos avan­ces a ni­vel es­ta­tal en esa di­rec­ción en 2017

“En la Aso­cia­ción Ame­ri­ca­na del Pul­món te­ne­mos cla­ro los asun­tos por los que te­ne­mos que lu­char en 2018 y va­mos a en­fo­car to­dos nues­tros

Carr.. es­fuer­zos por im­pul­sar­los a ni­vel es­ta­tal y fe­de­ral”, in­di­có

Dr. Ha­rold Wim­mer Pd­te. de la ALA «A pe­sar los pro­gre­sos, el con­su­mo de ta­ba­co si­gue sien­do la prin­ci­pal cau­sa de muer­te y en­fer­me­dad pre­ve­ni­ble en el país».

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.