La lle­ga­da de un be­bé lo cam­bia to­do

Psi­co­te­ra­peu­ta ha­bla so­bre ellos y ofre­ce con­se­jos pa­ra su­pe­rar­los

La Prensa - Orlando - - PORTADA - Pa­tri­cia Prie­to pa­tri­cia.prie­to@lao­pi­nion.com

Cuan­do la pa­re­ja no tie­ne hi­jos, el uno vi­ve pa­ra el otro. Pe­ro cuan­do lle­ga el pri­mer be­bé to­do cam­bia. Por lo ge­ne­ral­men­te, en to­da unión con­yu­gal o coha­bi­ta­cio­nal, se crea una ten­sión fí­si­ca y emo­cio­nal que pue­de lle­gar a ge­ne­rar pro­ble­mas en la re­la­ción.

“To­dos sa­be­mos que te­ner un nue­vo be­bé pre­sen­ta desafíos úni­cos que son inevi­ta­bles, y la in­ves­ti­ga­cio­nes mues­tran que las parejas son más pro­pen­sas a sen­tir­se in­sa­tis­fe­chas con su re­la­ción des­pués del na­ci­mien­to de un ni­ño”, di­ce April El­de­mi­re, psi­co­te­ra­peu­ta ma­tri­mo­nial y fa­mi­liar ba­sa­da en Fort Lau­der­da­le, Flo­ri­da, en una de sus co­lum­nas edu­ca­ti­vas pa­ra The Gott­man Ins­ti­tu­te (TGI), el cual se de­di­ca a rea­li­zar in­ves­ti­ga­cio­nes pa­ra en­con­trar he­rra­mien­tas que ayu­dan a las parejas a edi­fi­car re­la­cio­nes y ho­ga­res sa­lu­da­bles.

“Es na­tu­ral no es­tar de acuer­do con as­pec­tos re­la­cio­na­dos con la crian­za, las fi­nan­zas, las ta­reas do­més­ti­cas y las ex­pec­ta­ti­vas ma­ri­ta­les. Pe­ro, por más abru­ma­do­res que pa­rez­can los desacuer­dos y cam­bios que se dan en la vi­da de pa­re­ja an­te la lle­ga­da de un nue­vo hi­jo, es po­si­ble lle­gar a so­lu­cio­nes con las que am­bos po­drán sen­tir­se fe­li­ces”, ahon­da la ex­per­ta.

Di­fe­ren­cias, cam­bios y so­lu­cio­nes

De acuer­do con El­de­mi­re, es­tos son los cam­bios más fre­cuen­tes que se dan en la vi­da de los pa­dres pri­me­ri­zos mien­tras apren­den y se ajus­tan a tra­ba­jar uni­dos en la crian­za de los hi­jos.

1. Es­ti­los de crian­za

Las di­fe­ren­cias en los es­ti­los de crian­za son una cau­sa cre­cien­te de preo­cu­pa­ción y ten­sión en el ma­tri­mo­nio, y pue­den crear pro­ble­mas en­tre las parejas in­clu­so an­tes de traer al mun­do a un hi­jo sino exis­te “un sen­ti­do es­ta­ble­ci­do de uni­dad y co­ne­xión”.

“Tal vez uno de los in­te­gran­tes es­té a fa­vor de se­guir una es­tric­ta ru­ti­na de crian­za, mien­tras que la otra pre­fie­re ser más fle­xi­ble. O qui­zás uno no es­té de acuer­do so­bre man­te­ner el be­bé en bra­zos o có­mo car­gar­lo o cam­biar­lo”, ex­pli­ca la ex­per­ta. “Cual­quie­ra que sea el pro­ble­ma, pue­de con­ver­tir­se en una fuen­te de ten­sión en la re­la­ción”.

Pa­ra ca­na­li­zar di­cha ten­sión de for­ma po­si­ti­va, la psi­co­te­ra­peu­ta di­ce que es esen­cial apren­der a ma­ne­jar el es­trés y el con­flic­to de ma­ne­ra efec­ti­va pa­ra en­ten­der­se me­jor y lle­gar a un com­pro­mi­so.

“Por ejem­plo, a tra­vés de la téc­ni­ca de es­cu­char con em­pa­tía, los cón­yu­ges pue­den dar­se cuen­ta que su pa­re­ja desea desa­rro­llar una ru­ti­na pa­ra que to­dos duer­man me­jor”, re­sal­ta. “Una vez que [él o ella] com­pren­da sus pun­tos de vis­ta y ne­ce­si­da­des, po­drá com­pro­me­ter­se a res­pe­tar o es­ta­ble­cer un ho­ra­rio que fun­cio­ne pa­ra am­bos”.

Tam­bién es cla­ve prac­ti­car la co­mu­ni­ca­ción efec­ti­va cuan­do se tra­ta de ha­blar so­bre to­do lo que con­cier­ne a la crian­za. Igual­men­te es im­por­tan­te es­ta­ble­cer unos cuan­tos mi­nu­tos dia­rios pa­ra com­par­tir co­mo pa­re­ja.

“Es in­creí­ble que tan so­lo unos 10 mi­nu­tos por día de pre­sen­cia de ca­li­dad con la pa­re­ja pue­den pa­ra re­du­cir el es­trés y au­men­tar drás­ti­ca­men­te la amis­tad y la in­ti­mi­dad”, re­sal­ta El­de­mi­re.

2. Cam­bios en la in­ti­mi­dad

Los es­tu­dios mues­tran que me­nos del 20% de las parejas re­to­man la ac­ti­vi­dad se­xual en el pri­mer mes des­pués del par­to, y mu­chas pue­den en­fren­tar pro­ble­mas de ago­ta­mien­to fí­si­co an­te las exi­gen­cias com­pe­ti­ti­vas de su nue­vo be­bé y ba­jo de­seo se­xual cuan­do de­ci­den co­men­zar a te­ner nue­va­men­te re­la­cio­nes se­xua­les.

“Las nue­vas ma­más lu­chan con los cam­bios hor­mo­na­les y cor­po­ra­les, la re­cu­pe­ra­ción del par­to y [tal vez] con pro­ble­mas co­mo la de­pre­sión pos­par­to que pue­den re­du­cir sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te su de­seo de te­ner re­la­cio­nes se­xua­les des­pués del na­ci­mien­to”, ex­pli­ca El­de­mi­re. “Y si bien la in­ti­mi­dad es una par­te im­por­tan­te en el man­te­ni­mien­to de una re­la­ción ma­tri­mo­nial sa­lu­da­ble, tam­bién es im­por­tan­te crear si­tua­cio­nes con la que am­bos se sien­tan có­mo­dos”.

Pa­ra ello, la ex­per­ta re­co­mien­da que la pa­re­ja dis­cu­ta con ho­nes­ti­dad y com­pren­sión sus ex­pec­ta­ti­vas so­bre el con­tac­to fí­si­co, afec­ti­vo y se­xual pa­ra tra­tar de en­con­trar so­lu­cio­nes pa­ra que nin­guno va­ya a sen­tir re­cha­zo se­xual­men­te a ni­vel per­so­nal.

“La pe­ne­tra­ción no es ne­ce­sa­ria [mien­tras la mu­jer cum­ple la re­que­ri­da cua­ren­te­na]. Los jue­gos eró­ti­cos, las ca­ri­cias, los be­sos, la co­mu­ni­ca­ción y el buen diá­lo­go ha­cen par­te de los acer­ca­mien­tos crea­ti­vos [que to­da pa­re­ja de­be te­ner mien­tras el cuer­po de la mu­jer se re­cu­pe­ra de un par­to]”, apun­ta la ex­per­ta.

3. Re­dis­tri­bu­ción de los queha­ce­res del ho­gar

Pa­ra pre­ve­nir el ago­ta­mien­to fí­si­co y men­tal de la ma­dre, así co­mo las pe­leas en­tre am­bos so­bre quién hi­zo o no aque­llo o lo otro, El­de­mi­re re­co­mien­da te­ner una char­la pre­via al na­ci­mien­to del be­bé so­bre có­mo se van a or­ga­ni­zar­se pa­ra com­par­tir las obli­ga­cio­nes de la crian­za, los queha­ce­res de la ca­sa e ir de com­pras al su­per­mer­ca­do.

Es vi­tal que am­bos se com­pro­me­tan a cum­plir con las ta­reas acor­da­das des­de el pri­mer mo­men­to que lle­gan a la ca­sa con el be­bé en bra­zos, pa­ra evi­tar pe­leas y fa­ci­li­tar un ajus­te pro­gre­si­vo en su nue­va vi­da co­mo nue­vos pa­dres. Igual­men­te es im­por­tan­te que pro­gra­men ca­da se­ma­na una char­la pa­ra so­lu­cio­nar lo que no es­tá fun­cio­na­do.

“Dis­cu­tir so­bre las ta­reas del ho­gar y cui­da­do del be­bé pue­de pa­re­cer po­co im­por­tan­te, pe­ro los desacuer­dos pue­den es­ca­lar rá­pi­da­men­te y con­ver­tir­se en pro­ble­mas gran­des [que pue­den lle­gar a afec­tar la re­la­ción], por lo que es me­jor aten­der­los se­ma­nal­men­te. Ex­pre­sar des­de el prin­ci­pio con res­pe­to to­da in­quie­tud o que­ja, per­mi­ti­rá re­sol­ver los pro­ble­mas de una for­ma efec­ti­va y po­si­ti­va [que se­rá muy be­ne­fi­cio­sa en el ajus­te de la vi­da de los nue­vos pa­dres]”, re­sal­ta la ex­per­ta.

Cuan­do el be­bé duer­me, los pa­dres de­be apro­ve­char pa­ra te­ner unos cuan­tos mi­nu­tos pa­ra ellos co­mo pa­re­ja, pe­ro ca­da uno de­be ha­cer­lo con una pre­sen­cia de ca­li­dad.

/FO­TOS: SHUT­TERS­TOCK

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.