Vo­to bo­ri­cua y cas­ti­go a Trump

La­ti­nos y puer­to­rri­que­ños en la Flo­ri­da Cen­tral po­drían vol­car­se ha­cia los de­mó­cra­tas en res­pues­ta al tra­to da­do a Puer­to Rico

La Prensa - Orlando - - PORTADA - Ro­xa­na de la Ri­va

Lu­ciam Báez, de 38 años, di­ce que se re­gis­tró sin afi­lia­ción par­ti­dis­ta. Lle­va dos años vi­vien­do en Ha­nes City, una pe­que­ña ciu­dad al no­roes­te de Or­lan­do. Ella es puer­to­rri­que­ña y las elec­cio­nes en su tie­rra na­tal son muy dis­tin­tas. Vo­tó el 28 de agos­to pe­ro no por al­gún can­di­da­to pues es­ta­ba re­gis­tra­da co­mo no par­ti­dis­ta. No sa­be muy bien có­mo fun­cio­nan los par­ti­dos. Ella es de los 3.5 mi­llo­nes de vo­tan­tes en Flo­ri­da sin afi­lia­ción de par­ti­do, el elec­to­ra­do de más rá­pi­do cre­ci­mien­to en el Es­ta­do del Sol.

En Puer­to Rico, Báez so­lía ser del Par­ti­do Nue­vo Pro- gre­sis­ta, en­ti­dad po­lí­ti­ca que mu­chos re­la­cio­nan con el Par­ti­do Re­pu­bli­cano. Pe­ro aho­ra se cambiaría a de­mó­cra­ta por­que “me voy a re­gis­trar al par­ti­do con­tra­rio de Do­nald Trump”, afir­mó ca­te­gó­ri­ca la ma­dre puer­to­rri­que­ña, que es­tá mo­les­ta y do­li­da con la res­pues­ta que la ad­mi­nis­tra­ción del pre­si­den­te brin­dó des­pués del desas­tre que el hu­ra­cán Ma­ría de­jó en la Is­la del Encanto.

Así co­mo Báez, mi­les de bo­ri­cuas es­tán mo­les­tos por el tra­to que el pre­si­den­te Trump le dio a Puer­to Rico des­pués del em­ba­te ci­cló­ni­co. Cien­tos de mi­les se ve­rán mo­ti­va­dos pa­ra sa­lir a las ur­nas y mos­trar ese enojo por me­dio de un vo­to de cas­ti­go, no so­lo a Trump pe­ro tam­bién a los re­pu­bli­ca­nos. Y esas ci­fras se mues­tras en el re­gis­tro de elec­to­res. De­ce­nas de mi­les de vo­tan­tes en Flo­ri­da se han ins­cri­to en los úl­ti­mos me­ses. El efec­to que pro­vo­quen es­tos nue­vos elec­to­res puer­to­rri­que­ños de­pen­de­rá en gran me­di­da de su par­ti­ci­pa­ción el 6 de no­viem­bre y ser­vi­rá pa­ra en­viar un men­sa­je cla­ro de su mo­les­tia e in­dig­na­ción.

“No­so­tros de­be­mos en­ten­der que Do­nald Trump es un mo­vi­li­za­dor y crea mu­cho enojo en la gen­te, pa­ra mar­chas y ese ti­po de co­sas, pe­ro lo que te­ne­mos que ase­gu­rar­nos es que el 6 de no­viem­bre ese co­ra­je de la gen­te se con­vier­ta en vo­tos. Des­afor­tu­na­da­men­te a la gen­te le afec­ta más lo que le to­ca de cer­ca, la gen­te es­ta­ba muy mo­les­ta en cons­truir una pa­red en la fron­te­ra, pe­ro los puer­to­rri­que­ños no sa­lie­ron a vo­tar por eso. Pe­ro cuan­do tú ha­blas de tu ma­má, tu tía, tu her­ma­na, tu pri­mo que mu­rió es­pe­ran­do ser­vi­cios de sa­lud, y que el res­pon­sa­ble de eso se atre­va a de­cir que FE­MA tie­ne ‘A’, ya eso nos po­ne en un ata­que per­so­nal”, di­jo Jimmy Torres Vé­lez de Bo­ri­cua Vo­ta, or­ga­ni­za­ción que tra­ba­ja fuer­te­men­te pa­ra sa­car a los puer­to­rri­que­ños a vo­tar.

Flo­ri­da tie­ne 13 mi­llo­nes de vo­tan­tes, usual­men­te es un es­ta­do cam­bian­te, sin una ten­den­cia fi­ja y con una lar­ga his­to­ria de elec­cio­nes apre­ta­das. El

go­ber­na­dor Rick Scott ganó la re­elec­ción en 2014 por un mar­gen de me­nos de 65,000 vo­tos.

En el Con­da­do de Os­ceo­la, ve­cino de Dis­ney World, y don­de una gran ma­yo­ría de puer­to­rri­que­ños han sen­ta­do su ho­gar, las ten­den­cias elec­to­ra­les mues­tran que las ci­fras fa­vo­re­cen a los de­mó­cra­tas. Se­gún un in­for­me de sep­tiem­bre, es­te con­da­do te­nía 3,181 in­de­pen­dien­tes que se con­vir­tie­ron en de­mó­cra­tas en com­pa­ra­ción con 349 de ha­ce cua­tro años. Pe­ro los cam­bios si­guen de­mos­tran­do que Flo­ri­da es un es­ta­do ‘swing’, en cons­tan­te mo­vi­mien­to de par­ti­dos. Por ejem­plo, 1,913 vo­tan­tes de Os­ceo­la se cam­bia­ron de de­mó­cra­tas a no par­ti­dis­ta, 817 de­mó­cra­tas se con­vir­tie­ron en re­pu­bli­ca­nos y 588 re­pu­bli­ca­nos se con­vir­tie­ron en de­mó­cra­tas.

Se­gún Doug Head, ac­tual je­fe del Co­mi­té del Par­ti­do De­mó­cra­ta en Flo­ri­da, el fe­nó­meno de An­drew Gi­llum, un po­lí­ti­co pro­gre­sis­ta que sor­pren­dió al ga­nar las pri­ma­rias de­mó­cra­tas pa­ra go­ber­na­dor en el Es­ta­do del Sol, en­tu­sias­ma a mu­chos vo­tan­tes y afec­ta otras con­tien­das en el Con­da­do de Oran­ge. “Cier­ta­men­te el en­tu­sias­mo en la co­mu­ni­dad ne­gra es­tá pro­mo­vien­do el en­tu­sias­mo de sa­lir a vo­tar de to­dos los sec­to­res in­clui­dos los his­pa­nos y es­to be­ne­fi­cia a los de­mó­cra­tas”, ase­gu­ró.

La ola azul, co­mo la han lla­ma­do los de­mó­cra­tas, tam­bién echa la cul­pa a la ad­mi­nis­tra­ción Trump de no ha­cer na­da por el cam­bio cli­má­ti­co, he­cho que es­tá pro­vo­can­do, di­cen, hu­ra­ca­nes más vio­len­tos y más se­gui­dos. Ade­más, Es­ta­dos Uni­dos se ha sa­li­do del Acuer­do de Pa­rís, que pre­ten­de evi­tar un cam­bio cli­má­ti­co pe­li­gro­so.

“Creo que es un te­ma de pe­so pa­ra la co­mu­ni­dad la­ti­na que es­tá cons­cien­te de los cam­bios cli­má­ti­cos y de la si­tua­ción que es­ta­mos su­frien­do con los hu­ra­ca­nes y la gran ma­yo­ría so­mos afec­ta­dos por es­tos cam­bios y que­re­mos me­jo­res ins­tru­men­tos de ener­gía efi­cien­te. Las per­so­nas es­tán preo­cu­pa­das, in­tere­sa­das y quie­ren ser es­cu­cha­das”, di­jo Ya­nid­si Vé­lez-Bo­net, de His­pa­nic Fe­de­ra­tion, du­ran­te un fo­ro co­mu­ni­ta­rio don­de se ha­bló del cam­bio cli­má­ti­co a un año del hu­ra­cán Ma­ría.

Zo­rai­da Ríos-An­dino, in­te­gran­te de Mi­sión Bo­ri­cua, di­jo que el enojo ha­cia Trump va a ju­gar un rol im­por­tan­te pa­ra que la gen­te sal­ga a vo­tar con­tra los re­pu­bli­ca­nos.

“No res­pon­dió co­mo de­bía res­pon­der. Cuan­do Hai­tí tu­vo la ca­tás­tro­fe del te­rre­mo­to, Es­ta­dos Uni­dos en­vió va­rios bar­cos. A Puer­to Rico so­lo en­via­ron un bar­co. Yo creo que el go­bierno ame­ri­cano en ge­ne­ral le ha fa­lla­do a Puer­to Rico y es­to sí va a im­pul­sar a los puer­to­rri­que­ños a sa­lir a vo­tar”, agre­gó Ríos An­dino. Ella con­si­de­ró que con to­da la campaña que se ha he­cho pa­ra edu­car al pú­bli­co, la gen­te de­be es­tar más cons­cien­te: “no­so­tros co­mo Mi­sión Bo­ri­cua he­mos he­cho tan­tos even­tos pa­ra ex­pli­car có­mo fun­cio­na el vo­to, qué sig­ni­fi­can las en­mien­das cons­ti­tu­cio­na­les, eso y el co­ra­je que la gen­te sien­te por la res­pues­ta an­te el hu­ra­cán Ma­ría lo van a pa­gar gran­de­men­te los re­pu­bli­ca­nos”.

Betsy Fran­ces­chi­ni, di­rec­to­ra de His­pa­nic Fe­de­ra­tion en Flo­ri­da, di­jo que Puer­to Rico no ha re­ci­bi­do un tra­to igua­li­ta­rio pa­ra los 3.5 mi­llo­nes de ciu­da­da­nos es­ta­dou­ni­den­ses que vi­ven en la is­la y eso lo re­co­no­cen los puer­to­rri­que­ños que vi­ven en el con­ti­nen­te de EEUU.

“Fue una si­tua­ción muy do­lo­ro­sa, por­que su­fri­mos una pér­di­da de ca­si 3,000 per­so­nas co­mo con­se­cuen­cia del hu­ra­cán y la fal­ta de ser­vi­cios de luz y agua po­ta­ble. En­ton­ces el pue­blo puer­to­rri­que­ño y la diás­po­ra te­ne­mos una fuer­za con nues­tro vo­to de ha­cer unos cam­bios pa­ra me­jo­rar nues­tras ne­ce­si­da­des y ase­gu­rar­nos de que nos es­cu­chen, que no nos fal­ten al res­pe­to. Es im­por­tan­te pa­ra el vo­tan­te que mi­ren bien la tra­yec­to­ria del can­di­da­to y lo qué ha he­cho por Puer­to Rico an­tes de Ma­ría”, fi­na­li­zó Fran­ces­chi­ni.l

RO­XA­NA DE LA RI­VA / LA PREN­SA

Un fo­ro co­mu­ni­ta­rio de His­pa­nic Fe­de­ra­tion so­bre la in­fluen­cia del cam­bio cli­má­ti­co en los hu­ra­ca­nes. Po­lí­ti­cas re­pu­bli­ca­nas y del go­bierno fe­de­ral han si­do cri­ti­ca­das por no aten­der apro­pia­da­men­te los asun­tos de la pro­tec­ción del me­dioam­bien­te y por una res­pues­ta in­su­fi­cien­te tras el azo­te de Ma­ría en Puer­to Rico.

Ch­rist Cas­tro, Betsy Fran­ces­chi­ni y Darren So­to du­ran­te fo­ro so­bre cam­bio cli­má­ti­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.