CUL­PA COM­PA­RA­TI­VA

La Prensa - Orlando - - #OPINIÓN #COLUMNASINVITADAS -

La par­te que tie­ne la cul­pa en un ac­ci­den­te de au­to es una pie­za de in­for­ma­ción muy im­por­tan­te en ana­li­zan­do sus de­re­chos. En mu­chos ca­sos, es­tá cla­ro que una par­te era res­pon­sa­ble y la otra no; en esa si­tua­ción, el se­gu­ro de la par­te cul­pa­ble cu­bri­ría los da­ños al otro la­do.

Por otro la­do, a me­nu­do hay si­tua­cio­nes en las que am­bas par­tes com­par­ten par­te de la cul­pa en un ac­ci­den­te. Por ejem­plo, con­si­de­re una si­tua­ción en la que dos au­to­mó­vi­les se es­tán acer­can­do a una in­ter­sec­ción de se­ña­les de al­to en la no­che. El pri­mer co­che co­mien­za a gi­rar a la iz­quier­da a tra­vés de la in­ter­sec­ción, pe­ro no tie­ne las lu­ces pues­tas. El se­gun­do co­che co­rre la se­ñal de al­to y con­du­ce a tra­vés de la in­ter­sec­ción. En la co­li­sión re­sul­tan­te, am­bas par­tes com­par­ten una me­di­da de cul­pa.

Flo­ri­da cuen­ta es­to con una re­gla de “cul­pa com­pa­ra­ti­va.” Ba­jo cul­pa com­pa­ra­ti­va, se pue­de pe­dir pri­me­ro al ju­ra­do que de­ci­da la can­ti­dad to­tal de da­ños de una par­te. Se­gun­do, el ju­ra­do tie­ne que de­ter­mi­nar el por­cen­ta­je de cul­pa que tu­vo esa par­te en el ac­ci­den­te. La can­ti­dad to­tal de da­ños se re­du­ce por el por­cen­ta­je de cul­pa de los que con­tri­bu­ye­ron al ac­ci­den­te.

En el ejem­plo an­te­rior, di­ga­mos que la pri­me­ra par­te de­man­da a la se­gun­da.

El ju­ra­do de­ter­mi­na que los da­ños a la pri­me­ra par­te to­ta­li­za­ron a $1,000 (es­te es un nú­me­ro ba­jo pa­ra el pro­pó­si­to del ejem­plo), pe­ro que la pri­me­ra par­te tu­vo una cul­pa del 30%. Los $1,000 a los que ten­drían de­re­cho se re­du­ci­rían en 30%, lo que les da de­re­cho al 70% res­tan­te, o $ 700.

La con­clu­sión es que no de­be asu­mir que su cul­pa en un ac­ci­den­te le im­pi­de re­cu­pe­rar­se por com­ple­to. Ca­da si­tua­ción es di­fe­ren­te y de­be con­si­de­rar­se en el con­tex­to de los he­chos y cir­cuns­tan­cias. Si no es­tá se­gu­ro, siem­pre es una bue­na idea ha­blar con un abo­ga­do y ser cons­cien­te de cuá­les op­cio­nes es­tán dis­po­ni­bles pa­ra us­ted. Matt­hew Pardy y Eduar­do Ro­drí­guez Abo­ga­dos

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.