Ka­va­naugh de­bu­tó en el Tri­bu­nal ba­jo nu­be de po­lé­mi­ca con­fir­ma­ción

Juez es­cu­cha un ca­so so­bre la de­ten­ción pro­lon­ga­da de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos

La Prensa - Orlando - - #ELPAÍS #CORTESUPREMA - Ma­ría Pe­ña B@Ma­riaux­pen WASHINGTON

El juez con­ser­va­dor Brett Ka­va­naugh asu­mió su car­go vi­ta­li­cio en el Tri­bu­nal Su­pre­mo con una amplia ga­ma de ca­sos por de­lan­te, y ba­jo un nu­ba­rrón de es­cep­ti­cis­mo so­bre si obra­rá con in­de­pen­den­cia e im­par­cia­li­dad ju­rí­di­ca.

Ka­va­naugh, de 53 años, fue con­fir­ma­do en el pleno del Se­na­do el sá­ba­do pa­sa­do, con 50 vo­tos a fa­vor y 48 en con­tra, tras un po­lé­mi­co pro­ce­so de con­fir­ma­ción an­te acu­sa­cio­nes so­bre su pre­sun­ta ma­la con­duc­ta se­xual en la dé­ca­da de 1980.

El juez to­mó el ju­ra­men­to ho­ras des­pués del vo­to y es­te lu­nes, du­ran­te una ce­re­mo­nia pro­to­co­la­ria en la Ca­sa Blan­ca, nue­va­men­te pro­me­tió ac­tuar de for­ma “in­de­pen­dien­te” e “im­par­cial”.

Su pre­sen­cia co­mo no­veno juez, en re­em­pla­zo de Ant­hony Ken­nedy, quien se ju­bi­ló en ju­lio pa­sa­do, com­ple­ta a un Tri­bu­nal Su­pre­mo que es­ta­rá ba­jo ma­yo­ría con­ser­va­do­ra, 5-4, du­ran­te dé­ca­das, afec­tan­do la vi­da po­lí­ti­ca y las po­lí­ti­cas so­cia­les en el país.

En su pri­mer día de tra­ba­jo, Ka­va­naugh lle­gó acom­pa­ña­do de su fa­mi­lia y re­ci­bió una efu­si­va bien­ve­ni­da del pre­si­den­te del Tri­bu­nal Su­pre­mo, John Ro­berts.

“Le desea­mos una lar­ga y fe­liz ca­rre­ra en nues­tro lla­ma­do co­mún”, di­jo Ro­berts fren­te a un sa­lón re­ple­to de pe­rio­dis­tas, ex­per­tos ju­rí­di­cos y miem­bros del pú­bli­co, que hi­cie­ron co­la des­de tem­prano pa­ra pre­sen­cia la se­sión.

Sen­ta­do en la ex­tre­ma de­re­cha de un am­plio es­cri­to­rio de cao­ba en el so­lem­ne sa­lón, Ka­va­naugh asu­mió un pa­pel ac­ti­vo al es­cu­char ar­gu­men­tos ora­les en sendos ca­sos de robo re­la­cio­na­dos con una ley fe­de­ral de 1984. Esa ley in­cre­men­ta las sen­ten­cias car­ce­la­rias pa­ra cri­mi­na­les re­in­ci­den­tes, en par­ti­cu­lar los que co­me­ten crímenes vio­len­tos o in­frac­cio­nes de dro­ga gra­ves.

En am­bos ca­sos, uno de Flo­ri­da y otro en Ar­kan­sas y Ten­nes­see, los de­man­dan­tes im­pug­na­ron la cla­si­fi­ca­ción de de­li­tos gra­ves ba­jo esa ley fe­de­ral, que per­mi­te una sen­ten­cia mí­ni­ma de 15 años en pri­sión en al­gu­nos ca­sos.

Ca­sos pen­dien­tes

Ka­va­naugh re­em­pla­za a Ken­nedy, no­mi­na­do por un pre­si­den­te re­pu­bli­cano pe­ro que con fre­cuen­cia fue un “vo­to bi­sa­gra” –es de­cir, un vo­to de des­em­pa­te- y tam­bién vo­tó con el ala pro­gre­sis­ta de la cor­te en asun­tos co­mo el ac­ce­so a ser­vi­cios de abor­to o los de­re­chos de los ho­mo­se­xua­les.

Ka­va­naugh no po­drá emi­tir dic­tá­me­nes en los ca­sos ya es­cu­cha­dos la se­ma­na pa­sa­da - a me­nos que la cor­te pro­gra­me otras au­dien­cias­pe­ro es­ta se­ma­na es­cu­chó un ca­so so­bre la de­ten­ción pro­lon­ga­da de in­mi­gran­tes in­do­cu­men­ta­dos mien­tras aguar­dan la re­so­lu­ción de sus ca­sos.

Tam­bién se pre­vé que el Tri­bu­nal es­cu­che even­tual­men­te ca­sos co­mo el fu­tu­ro del “pro­gra­ma de ac­ción di­fe­ri­da” (DACA) de 2012, las “ciu­da­des san­tua­rio”, y la in­clu­sión de la pre­gun­ta so­bre ciu­da­da­nía en el Cen­so de 2020.

Las au­dien­cias de ayer se rea­li­za­ron ba­jo ex­tre­mas me­di­das de se­gu­ri­dad, to­man­do en cuen­ta que con­fir­ma­ción de Ka­va­naugh ge­ne­ró apa­sio­na­das pro­tes­tas de gru­pos a fa­vor y en con­tra.

Pro­me­sas de un juez

Du­ran­te la ce­re­mo­nia en la Ca­sa Blan­ca, Ka­va­naugh se­ña­ló que el Tri­bu­nal Su­pre­mo es una ins­ti­tu­ción por en­ci­ma de leal­ta­des par­ti­dis­tas o po­lí­ti­cas, y pro­me­tió ser un juez “in­de­pen­dien­te e im­par­cial”.

“El Tri­bu­nal Su­pre­mo es una ins­ti­tu­ción de le­yes, no es una ins­ti­tu­ción par­ti­dis­ta o po­lí­ti­ca… es un equi­po de nue­ve (jue­ces) y siem­pre tra­ba­ja­ré en equi­po”, pro­me­tió.

“Mi me­ta se­rá ser un gran juez pa­ra to­dos los es­ta­dou­ni­den­ses y pa­ra to­do EEUU… siem­pre lu­cha­ré por pre­ser­var la Cons­ti­tu­ción de EEUU y el im­pe­rio de la ley es­ta­dou­ni­den­se”, en­fa­ti­zó Ka­va­naugh.

Pre­ci­sa­men­te por sus pro­me­sas es que, en ade­lan­te, sus dic­tá­me­nes es­ta­rán ba­jo la lu­pa, de­bi­do a su ex­ten­sa tra­yec­to­ria ju­rí­di­ca con­ser­va­do­ra y a sus dia­tri­bas con­tra los de­mó­cra­tas, a quie­nes acu­só de “or­ques­tar un gol­pe po­lí­ti­co”.

El gru­po La­ti­nos por un Sis­te­ma Ju­di­cial Jus­to afir­mó en un co­mu­ni­ca­do que con­ti­nua­rá lu­chan­do pa­ra pro­te­ger a los la­ti­nos y otras mi­no­rías que “bus­can igual­dad de jus­ti­cia en los tri­bu­na­les”.

“Si el juez Ka­va­naugh bus­ca res­trin­gir el ac­ce­so de los in­mi­gran­tes al cui­da­do de sa­lud y las pro­tec­cio­nes laborales, o ha­ce ca­so omi­so a los da­ños de le­yes dis­cri­mi­na­to­rias so­bre el de­re­cho al vo­to, o si re­plie­gue el con­trol de las mu­je­res so­bre sus cuer­pos, acá es­ta­re­mos es­pe­rán­do­lo”, afir­mó el gru­po, que pro­me­te mo­vi­li­zar a los vo­tan­tes jun­to a otros gru­pos pro­gre­sis­tas.

Tam­po­co ayu­da que Trump y sus alia­dos re­pu­bli­ca­nos han he­cho alar­de de que la ins­ta­la­ción de Ka­va­naugh cum­ple una pro­me- sa elec­to­ral de 2016 de nom­brar a jue­ces an­ti-abor­to y pro te­nen­cia de las ar­mas, en­tre otras cau­sas con­ser­va­do­ras.

Cons­cien­te del es­cep­ti­cis­mo en­tre las mu­je­res vo­tan­tes, Ka­va­naugh tam­bién des­ta­có que hi­zo his­to­ria al nom­brar a cua­tro abo­ga­das a su equi­po de ase­so­res.

Afue­ra del Tri­bu­nal Su­pre­mo, sin em­bar­go, un pu­ña­do de ac­ti­vis­tas se­ña­ló que Ka­va­naugh fue con­fir­ma­do pe­se a que no hu­bo una in­ves­ti­ga­ción ex­haus­ti­va so­bre las acu­sa­cio­nes de abu­so se­xual, o ma­la con­duc­ta se­xual, que tres mu­je­res for­mu­la­ron en su con­tra.

Es que, aun­que pre­sun­ta­men­te tu­vo “luz ver­de” de Trump pa­ra ha­cer una in­ves­ti­ga­ción “ex­haus­ti­va”, la Ofi­ci­na Fe­de­ral de In­ves­ti­ga­cio­nes (FBI) no en­tre­vis­tó ni a Ka­va­naugh ni a su prin­ci­pal acu­sa­do­ra, la doc­to­ra Ch­ris­ti­ne Bla­sey Ford.

Am­bos ofre­cie­ron tes­ti­mo­nio ba­jo ju­ra­men­to el pa­sa­do 27 de sep­tiem­bre an­te el Co­mi­té Ju­di­cial del Se­na­do: Ford di­jo es­tar “100%” se­gu­ra de que Ka­va­naugh in­ten­tó vio­lar­la en una fies­ta en 1982, cuan­do am­bos cur­sa­ban la se­cun­da­ria.l

EFE

Ma­ni­fes­tan­tes al­za­ron ayer su voz de pro­tes­ta con­tra Ka­va­naugh.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.