To­do co­mien­za en la du­cha

La Dra. Ali­cia Bar­ba te di­ce có­mo cui­dar la piel de tu cuer­po es­ta tem­po­ra­da

La Prensa - Orlando - - #PARATI #SALUD - Re­dac­ción

Tu ru­ti­na de be­lle­za em­pie­za en la du­cha. Así lo ase­gu­ra la der­ma­tó­lo­ga de Do­ve, Dra. Ali­cia Bar­ba.

“En mi prác­ti­ca me lle­gan mu­chos pa­cien­tes con la piel se­ca de­bi­do a que no uti­li­zan los lim­pia­do­res co­rrec­tos, se ha­cen una lim­pie­za y ex­fo­lia­ción exa­ge­ra­da o se ol­vi­dan de usar hu­mec­tan­tes”, ase­gu­ra la ex­per­ta. “El con­tac­to ex­ce­si­vo de agua ca­lien­te con la piel du­ran­te un lar­go pe­río­do em­peo­ra su ca­pa­ci­dad pa­ra hi­dra­tar­se de for­ma na­tu­ral. El agua ca­lien­te esen­cial­men­te eli­mi­na to­da la hu­me­dad na­tu­ral”.

La Dra. Bar­ba ex­pli­ca que el ob­je­ti­vo de un buen lim­pia­dor de­be ser eli­mi­nar la su­cie­dad, el acei­te, cé­lu­las muer­tas y las bac­te­rias que cau­san el olor. Tam­bién de­be re­po­ner los agen­tes hu­mec­tan­tes que se pier­den des­pués de la du­cha.

“Yo siem­pre re­co­mien­do una bre­ve du­cha rá­pi­da con agua ti­bia y un lim­pia­dor sua­ve, co­mo el Do­ve Body Wash, que tie­ne agen­tes de lim­pie­za ul­tra­sua­ves com­bi­na­dos con Nu­trium Mois­tu­re pa­ra hi­dra­tar al mis­mo tiem­po”, di­ce.

Co­me sano

So­mos lo que co­me­mos. Una die­ta sa­lu­da­ble ri­ca en ve­ge­ta­les, pro­teí­nas y ba­ja en gra­sas te da­ra una piel sa­lu­da­ble. Lo me­jor es apren­der có­mo mo­di­fi­car la for­ma en que co­ci­na­mos nues­tros ali­men­tos fa­vo­ri­tos, pa­ra que ten­gan me­nos gra­sa y ba­lan­cear con ver­du­ras y ali­men­tos ri­cos en pro­teí­nas y ba­jos en car­bohi­dra­tos, co­mo los fri­jo­les (her­vi­dos y “no re­fri­tos”).

Tus ejer­ci­cios afec­tan tu piel

Es muy ten­ta­dor hi­ber­nar en el in­vierno, pe­ro ha­cer ejer­ci­cio es de­ter­mi­nan­te pa­ra la sa­lud de tu piel. Al au­men­tar el flu­jo san­guí­neo, el ejer­ci­cio ayu­da a nu­trir las cé­lu­las de la piel y man­te­ner­las vi­ta­les.

Hay al­gu­nos pa­sos que de­bes to­mar pa­ra ase­gu­rar­te de no obs­truir tus po­ros y da­ñar tu piel mien­tras ha­ces ejer­ci­cio:

Siem­pre tra­ta de ha­cer ejer­ci­cio con la ca­ra lim­pia. El ca­lor du­ran­te un en­tre­na­mien­to di­la­ta los po­ros, y no de­bes per­mi­tir que se acu­mu­le la su­cie­dad.

Si ha­ces ejer­ci­cio des­pués del tra­ba­jo, siem­pre tra­ta de la­var­te la ca­ra y qui­tar­te el ma­qui­lla­je an­tes de tu ejer­ci­cio. Por lo me­nos, pá­sa­te un par de toa­lli­tas fa­cia­les por la ca­ra pa­ra evi­tar el ries­go de es­ta­llar ac­né.

Des­pués del ejer­ci­cio, la­va­te to­do el cuer­po in­me­dia­ta­men­te, es­pe­cial­men­te si es­tu­vis­te tum­ba­da en el sue­lo ha­cien­do fle­xio­nes, su­je­tan­do ta­blo­nes, etc. El gim­na­sio pue­de ser ex­tre­ma­da­men­te pro­pen­so a las bac­te­rias, la su­cie­dad y la mu­gre.

Cam­bia tu ru­ti­na se­gún la tem­po­ra­da

A me­di­da que avan­za­mos en los me­ses más fríos, nues­tra piel se adap­ta a me­nos hu­me­dad en el am­bien­te, vol­vién­do­se me­nos gra­so­sa (más se­ca), me­nos su­do­ro­sa y me­nos ra­dian­te.

Du­ran­te es­ta épo­ca del año, de­bes prio­ri­zar el uso de pro­duc­tos di­se­ña­dos es­pe­cí­fi­ca­men­te pa­ra hi­dra­tar la piel.

Con­se­jo prác­ti­co: Yo “leo la eti­que­ta” to­dos los días pa­ra de­ci­dir qué pro­duc­to tó­pi­co, de pres­crip­ción o ven­ta li­bre es lo me­jor pa­ra mi pa­cien­te. Las aler­gias de con­tac­to a los in­gre­dien­tes que se en­cuen­tran co­mún­men­te en pro­duc­tos de piel y el ma­qui­lla­je, nor­mal­men­te fra­gan­cias y con­ser­van­tes, son co­mu­nes.

Si eres alér­gi­ca a una sus­tan­cia, apren­de los dis­tin­tos nom­bres co­mún­men­te uti­li­za­dos en los pro­duc­tos de piel y alé­ja­te de ellos.O

SHUTTERSTOCK

Los ba­ños dia­rios de­ben ser cor­tos y con agua ti­bia.

COR­TE­SÍA

La Dra. Ali­cia Bar­ba, vo­ce­ra de la mar­ca Do­ve.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.