DÍA DE AC­CIÓN DE GRA­CIAS

La Prensa - Orlando - - #OPINIÓN | #COLUMNASINVITADAS - Eva Pa­gán Hill

El Día de Ac­ción de Gra­cias ce­le­bra una tra­di­ción en la cual los na­ti­vos in­vi­ta­ron a los in­mi­gran­tes lle­ga­dos de Eu­ro­pa bus­can­do re­fu­gio de la per­se­cu­ción re­li­gio­sa en In­gla­te­rra a lo que hoy co­no­ce­mos co­mo Es­ta­dos Uni­dos.

La tra­di­ción di­ce que am­bos gru­pos com­par­tie­ron en ca­ma­ra­de­ría. Tris­te­men­te, esa fra­ter­ni­dad fue des­trui­da por la ava­ri­cia y la fal­ta de res­pe­to de los co­lo­ni­za­do­res que lle­vó a los na­ti­vos a lu­char por sus tie­rras y a ser exi­la­dos a re­ser­va­cio­nes.

Es­te año nos to­ca ce­le­brar que, a pe­sar de la re­tó­ri­ca an­ti­in­mi­gran­te, fue­ron ele­gi­dos a la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes un nú­me­ro al­to de per­so­nas de di­ver­sos orí­ge­nes ét­ni­cos, re­li­gio­sos, gé­ne­ros, in­mi­gran­tes y des­cen­dien­tes de in­mi­gran­tes.

Aun­que tra­ta­ron de su­pri­mir el vo­to de los na­ti­voa­me­ri­ca­nos, por pri­me­ra vez una re­pre­sen­tan­te de es­te gru­po ha si­do ele­gi­da. Re­pre­sen­tan­tes de ori­gen his­pano fue­ron ele­gi­dos tan­to a pues­tos lo­ca­les co­mo na­cio­na­les.

Es­to nos da gran es­pe­ran­za de que, a pe­sar de los gri­tos ra­cis­tas y dis­cri­mi­na­to­rios de al­gu­nos, la ma­yo­ría de los es­ta­dou­ni­den­ses no acep­tan es­tos men­sa­jes de odio.

Sé que mu­chos es­ta­mos oran­do por­que los miem­bros del Par­ti­do Re­pu­bli­cano re­ca­pa­ci­ten y echen a las per­so­nas que en­ve­ne­nan sus au­las re­pre­sen­tan­do ese odio y dis­cri­mi­na­ción.

Pe­di­mos que vuel­van a ser el par­ti­do de Lin­coln que li­be­ró a los es­cla­vos y ha­bló de uni­dad.

Bus­que­mos lo que nos une, ce­le­bre­mos nues­tras si­mi­li­tu­des, pe­ro tam­bién nues­tras di­fe­ren­cias. Los cris­tia­nos de­be­mos leer el evan­ge­lio y prac­ti­car lo que Je­sús di­jo, no lo que mu­chos lla­ma­dos “re­li­gio­sos” an­dan di­cien­do que no es­tá de acuer­do con el men­sa­je de acep­ta­ción y ca­ri­dad que nos en­se­ña el evan­ge­lio.

So­lo apren­dien­do a ser agra­de­ci­dos y a va­lo­rar las ben­di­cio­nes pe­que­ñas tan­to co­mo las gran­des po­de­mos en­se­ñar­les agra­de­ci­mien­to a nues­tros hi­jos.

¡De­mos gra­cias!l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.