Ac­ti­vis­tas y le­gis­la­do­res exi­gen ex­pli­ca­ción so­bre ata­que con gas la­cri­mó­geno en la fron­te­ra

La re­pre­sión con­tra miem­bros de una ca­ra­va­na de in­mi­gran­tes ha desata­do mu­chas con­de­nas y un lla­ma­do al des­plie­gue de ob­ser­va­do­res en la zo­na

La Prensa - Orlando - - #ELPAÍS #INMIGRACIÓN - Ma­ría Pe­ña [email protected]­riaux­pen

De­ce­nas de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos, in­clu­yen­do ni­ños des­cal­zos y en pa­ña­les, in­ten­ta­ban huir de una es­pe­sa nu­be de ga­ses la­cri­mó­ge­nos que la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za lan­zó pa­ra dis­per­sar a quie­nes pre­sun­ta­men­te in­ten­ta­ban irrum­pir por la ga­ri­ta de San Ysi­dro, en una es­ca­la­da de ten­sio­nes fron­te­ri­zas que es­te lu­nes desató la in­dig­na­ción de lí­de­res del Con­gre­so y gru­pos hu­ma­ni­ta­rios.

Fo­tos y vi­deos del in­ci­den­te ocu­rri­do el do­min­go cer­ca a la ga­ri­ta de San Ysi­dro (Ca­li­for­nia) re­gis­tran los gri­tos, llan­tos y pá­ni­co de ni­ños, al­gu­nos su­cios, des­cal­zos y en pa­ña­les, y se han vuel­to vi­ra­les en las re­des so­cia­les, en unos mo­men­tos en que la Ad­mi­nis­tra­ción Trump ha or­de­na­do el re­cru­de­ci­mien­to del com­ba­te con­tra las ca­ra­va­nas de in­mi­gran­tes en la fron­te­ra sur.

Se­gún la Ad­mi­nis­tra­ción, cen­te­na­res de mi­gran­tes, mu­chos de los cua­les ha­bían ini­cia­do una mar­cha pa­cí­fi­ca, rom­pie­ron la pri­me­ra va­lla fron­te­ri­za en­tre EEUU y Mé­xi­co e in­ten­ta­ban cru­zar por otros pun­tos cuan­do las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses ce­rra­ron la ga­ri­ta de San Ysi­dro.

El pre­si­den­te Do­nald Trump vol­vió a in­sis­tir en que mu­chos mi­gran­tes son “cri­mi­na­les” y Mé­xi­co de­be de­por­tar­los, y re­pi­tió su ame­na­za de “ce­rrar la fron­te­ra per­ma­nen­te­men­te”. No es­tá cla­ro que la ley se lo per­mi­ta y, en to­do ca­so, eso ten­dría un al­to cos­to eco­nó­mi­co y po­lí­ti­co, vio­la­ría el de­re­cho in­ter­na­cio­nal, y no fre­na­ría la in­mi­gra­ción ile­gal, se­gún ex­per­tos.

Es­ta es­ca­la­da de re­pre­sión con­tra los mi­gran­tes su­po­ne una vio­la­ción no so­lo de los de­re­chos hu­ma­nos sino tam­bién de la ley de asi­lo y un con­ve­nio in­ter­na­cio­nal so­bre re­fu­gia­dos.

El vi­ce­pre­si­den­te del Cau­cus His­pano del Con­gre­so (CHC), Joa­quín Cas­tro, se­ña­ló que du­ran­te ge­ne­ra­cio­nes el sis­te­ma de asi­lo ha­bía si­do or­de­na­do, con ape­go a la ley in­ter­na­cio­nal y la pro­tec­ción de la so­be­ra­nía y se­gu­ri­dad de EEUU, pe­ro la ac­ti­tud de la Ad­mi­nis­tra­ción es un “fra­ca­so”.

“La de­ci­sión de lan­zar ga­ses con­tra so­li­ci­tan­tes de asi­lo –in­clu­yen­do mu­chas mu­je­res y ni­ños- fue cruel, in­ne­ce­sa­ria e in­con­gruen­te con quié­nes so­mos y quié­nes as­pi­ra­mos a ser co­mo na­ción”, afir­mó.

Cas­tro ins­tó a Trump a que res­ta­blez­ca un sis­te­ma de asi­lo or­de­na­do, y se coor­di­ne con Mé­xi­co y la Ofi­ci­na de Adua­nas y Con­trol de Fron­te­ras (CBP) pa­ra que la gen­te pue­da so­li­ci­tar asi­lo de for­ma “jus­ta y se­gu­ra”.

Tam­bién des­ta­có la ur­gen­cia de res­pon­der a las raí­ces de la emi­gra­ción ile­gal des­de el “Trián­gu­lo del Nor­te” y apro­bar una re­for­ma mi­gra­to­ria in­te­gral, por­que la res­pues­ta no es­tá en ce­rrar las fron­te­ras ni en ata­car con ga­ses la­cri­mó­ge­nos a po­bla­cio­nes vul­ne­ra­bles.

En la ac­tua­li­dad, la Ad­mi­nis­tra­ción Trump afron­ta de­man­das de gru­pos cí­vi­cos que han im­pug­na­do sus res­tric­cio­nes al asi­lo, que ade­más fue­ron fre­na­das tem­po­ral­men­te por el juez fe­de­ral, Jon Ti­gar, en San Fran­cis­co.

¿Es cóm­pli­ce Mé­xi­co?

El go­bierno de Mé­xi­co ha ne­ga­do in­for­mes so­bre un pre­sun­to acuer­do con EEUU pa­ra obli­gar a los so­li­ci­tan­tes de asi­lo a es­pe­rar res­pues­ta del la­do me­xi­cano de la fron­te­ra.

Eric Sch­wartz, pre­si­den­te de Re­fu­gees In­ter­na­tio­nal, con­si­de­ró que si bien Mé­xi­co de­be coope­rar con EEUU en asun­tos mi­gra­to­rios re­gio­na­les, no de­be pres­tar­se pa­ra apo­yar o im­ple­men­tar “po­lí­ti­cas abu­si­vas que per­ju­di­ca­rán a in­di­vi­duos que hu­yen de la per­se­cu­ción” y que, en to­do ca­so, el pre­sun­to acuer­do en cier­nes vio­la los de­re­chos hu­ma­nos y el con­ve­nio in­ter­na­cio­nal so­bre re­fu­gia­dos.

Por su par­te, Dun­can Wood, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Mé­xi­co del Cen­tro Woo­drow Wil­son, ex­pli­có a es­te dia­rio que la Ad­mi­nis­tra­ción Trump “no pue­de obli­gar a Mé­xi­co a re­te­ner a mi­gran­tes, pe­ro cla­ra­men­te apues­ta por que se lo­gre ese acuer­do” so­bre el es­ta­tus de Mé­xi­co co­mo “ter­ce­ra vía” de asi­lo, co­mo ocu­rrió en­tre la Unión Eu­ro­pea y Tur­quía.

“La en­tran­te ad­mi­nis­tra­ción en Mé­xi­co an­sía evi­tar con­flic­tos con Trump, y po­si­ble­men­te es­té dis­pues­ta a lo­grar un acuer­do pa­ra evi­tar un con­flic­to da­ñino al mo­men­to de la in­ves­ti­du­ra. Sin em­bar­go, cla­ra­men­te ha­brá un cos­to po­lí­ti­co do­més­ti­co si AMLO (An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor) si­gue es­te rum­bo”, ad­vir­tió Wood.

¿En de­fen­sa pro­pia?

La ti­tu­lar del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad Na­cio­nal (DHS), Kirst­jen Niel­sen, de­fen­dió el do­min­go en un co­mu­ni­ca­do la res­pues­ta a miem­bros de una ca­ra­va­na de mi­gran­tes que in­ten­ta­ban lle­gar has­ta la ga­ri­ta de San Ysi­dro y que pre­sun­ta­men­te lan­za­ron pie­dras o “pro­yec­ti­les” con­tra la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za.

Niel­sen, quien afron­ta un po­si­ble des­pi­do de Trump si no “aprie­ta las tuer­cas” a los cru­ces ile­ga­les, di­jo que el DHS no va a to­le­rar la ile­ga­li­dad ni du­da­rá en ce­rrar los puer­tos de en­tra­da por ra­zo­nes de se­gu­ri­dad, ade­más de que man­ten­drá una “ro­bus­ta pre­sen­cia” mi­li­tar y po­li­cial en la fran­ja fron­te­ri­za.

El por­ta­voz del DHS, Ty­ler Q. Houl­ton, di­jo en Twit­ter que, co­mo to­dos los de­más agen­tes po­li­cia­les, los de la CBP “siem­pre han man­te­ni­do el de­re­cho a pro­te­ger­se res­pon­sa­ble­men­te de quie­nes desean cau­sar­les da­ño mien­tras rea­li­zan la­bo­res im­por­tan­tes y pe­li­gro­sas”.

Houl­ton in­clu­yó un ejem­plo de no­viem­bre de 2013, en el que cer­ca de un cen­te­nar de mi­gran­tes que in­ten­ta­ban cru­zar cer­ca de la mis­ma ga­ri­ta lan­za­ron pie­dras y bo­te­llas con­tra los agen­tes, quie­nes res­pon­die­ron con gas pi­mien­ta pa­ra dis­per­sar­los ha­cia Mé­xi­co.

Pe­ro las imá­ge­nes del in­ci­den­te del do­min­go no só­lo mues­tran a mu­je­res y ni­ños in­de­fen­sos, en vez de “cri­mi­na­les”, sino tam­bién una va­lla al­ta y co­ro­na­da con alam­bres de púa y por la que se­ría di­fí­cil tre­par o cru­zar.

“Son se­res hu­ma­nos que es­tán lle­gan­do al pun­to de la de­ses­pe­ra­ción por­que sus re­cla­mos de asi­lo se procesan a pa­so muy len­to, o no del to­do… es in­con­ce­bi­ble que la Ad­mi­nis­tra­ción Trump, DHS y CBP no ten­gan los re­cur­sos pa­ra des­ti­nar a más ofi­cia­les de asi­lo e in­cre­men­tar el pro­ce­sa­mien­to de so­li­ci­tu­des”, di­jo An­gé­li­ca Sa­las, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la or­ga­ni­za­ción CHIRLA.

Mien­tras, el le­gis­la­dor de­mó­cra­ta por Ca­li­for­nia, Lou Co­rrea, via­jó al área de San Ysi­dro pa­ra re­ca­bar in­for­ma­ción so­bre el te­rreno, y otros le­gis­la­do­res pien­san pe­dir una in­ves­ti­ga­ción for­mal so­bre el in­ci­den­te, se­gún fuen­tes le­gis­la­ti­vas.

Ren­di­ción de cuen­tas

An­te la vo­la­ti­li­dad de la si­tua­ción en la fron­te­ra, el DHS tie­ne que ren­dir cuen­tas so­bre el uso de la fuer­za, es­pe­cial­men­te por ha­ber usa­do ga­ses la­cri­mó­ge­nos ha­cia el la­do me­xi­cano de la fron­te­ra, se­gún ex­per­tos con­sul­ta­dos por es­te dia­rio.

An­ge­lo Gui­sa­do, del Cen­tro pa­ra De­re­chos Cons­ti­tu­cio­na­les (CCR), con­si­de­ró que si Na­cio­nes Uni­das ha en­via­do “cas­cos blan­cos” pa­ra res­pon­der a la cri­sis de mi­gran­tes del Nor­te de Afri­ca en Eu­ro­pa, tam­bién pue­de, co­mo mí­ni­mo, en­viar ob­ser­va­do­res in­ter­na­cio­na­les a la re­gión fron­te­ri­za. “Mé­xi­co tam­bién tie­ne obli­ga­cio­nes hu­ma­ni­ta­rias pa­ra ayu­dar a es­tos mi­gran­tes… en el área de Ti­jua­na, de­be­mos pro­veer ayu­da hu­ma­ni­ta­ria in­ter­na­cio­nal pa­ra res­pon­der a es­ta cri­sis”, acon­se­jó.

Mary Bauer, sub­di­rec­to­ra le­gal del Pro­yec­to de Jus­ti­cia pa­ra In­mi­gran­tes del Sout­hern Po­verty Law Cen­ter (SPLC), ad­vir­tió de que es­ta cri­sis fue “fa­bri­ca­da” por la Ad­mi­nis­tra­ción, y que “las ho­rren­das es­ce­nas de los úl­ti­mos días só­lo van a em­peo­rar, a me­nos que se to­men me­di­das pa­ra res­ta­ble­cer el sen­ti­do co­mún y la hu­ma­ni­dad

si­tua­ción”.. a nues­tra res­pues­ta a es­ta

Mo­men­tos en que miem­bros de la Pa­tru­lla Fron­te­ri­za dis­per­san a los mi­gran­tes de la ca­ra­va­na./EFE.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.