CAOS EN LA FRON­TE­RA SUR

La Prensa - Orlando - - #OPINIÓN -

La ima­gen de una ma­dre hu­yen­do con sus dos hi­jas de los ga­ses la­cri­mó­ge­nos lan­za­dos des­de el la­do es­ta­dou­ni­den­se de la fron­te­ra ha­cia Mé­xi­co es des­agra­da­ble e in­dig­nan­te. No co­rres­pon­de a la de una na­ción ba­sa­da en la fuer­za in­mi­gran­te que se ha pre­cia­do de su ge­ne­ro­si­dad ha­cia el ne­ce­si­ta­do a lo lar­go de la his­to­ria.

Los he­chos ocu­rri­dos el do­min­go pa­sa­do en la fron­te­ra bien po­drían ha­ber si­do evi­ta­dos de ha­ber­se ma­ne­ja­do de otra ma­ne­ra la cues­tión del asi­lo que pi­den mi­les de cen­troa­me­ri­ca­nos. El in­ten­to de cer­ca de me­dio mi­llar de per­so­nas de en­trar a la fuer­za a EEUU en el área de San Ysi­dro no es acep­ta­ble, pe­ro sí en­ten­di­ble. Gen­te de­ses­pe­ra­da to­ma ac­cio­nes de­ses­pe­ra­das.

Mi­les de per­so­nas es­pe­ran en Ti­jua­na la opor­tu­ni­dad de ar­gu­men­tar an­te las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses su ca­so de por qué hu­yen de su pa­tria pa­ra re­fu­giar­se aquí. Eso es un de­re­cho que tie­nen ba­jo las nor­mas in­ter­na­cio­na­les. Ade­más, ca­si 2,700 in­te­gran­tes de la ca­ra­va­na es­tán tra­mi­tan­do el re­fu­gio en Mé­xi­co, se­gún los fun­cio­na­rios de ese país. El res­to si­guió al nor­te.

En la en­tra­da de San Ysi­dro a Es­ta­dos Uni­dos se ha re­por­ta­do que se re­ci­bien en­tre 60 y 100 pe­ti­cio­nes al día. Es­ta es una ci­fra inade­cua­da pa­ra la can­ti­dad de pe­ti­cio­nan­tes y pa­ra los re­cur­sos po­ten­cia­les es­ta­dou­ni­den­ses.

Pe­ro se ha he­cho así pa­ra des­alen­tar a los so­li­ci­tan­tes, que a ese rit­mo de­ben es­pe­rar me­ses en po­bres con­di­cio­nes. Los al­ber­gues pa­ra in­mi­gran­tes en Ti­jua­na es­tán ati­bo­rra­dos. La con­di­cio­nes en un es­ta­dio de fút­bol en don­de es­ta el res­to de los in­te­gran­tes de la ca­ra­va­na no son sos­te­ni­bles.

El pro­ce­so se­ría más rá­pi­do si las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses tra­ta­ran a los re­fu­gia­dos con la con­si­de­ra­ción que se me­re­cen. Es­to no quie­re de­cir acep­tar au­to­má­ti­ca­men­te to­das las so­li­ci­tu­des, sino re­ci­bir­las de una ma­ne­ra nor­mal y ágil. Sin ac­cio­nes ile­ga­les co­mo cam­biar­les la nor­ma de asi­lo.

Si el pro­ce­so ac­tual en la fron­te­ra es­tá di­se­ña­do pa­ra des­alen­tar y frustrar, que no sor­pren­da cuan­do la gen­te no reac­cio­na bien.

Es di­fí­cil tam­bién tra­tar ra­zo­na­ble­men­te a los pe­ti­cio­nan­tes cuan­do el pre­si­den­te Trump re­co­rre el país di­cien­do que son una ame­na­za na­cio­nal. Cuan­do fun­cio­na­rios anó­ni­mos del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad In­ter­na di­cen que en­tre ellos hay cri­mi­na­les sin ex­pli­car pro­bar ese di­cho.

Cuan­do se di­ce que las ma­dres con los ni­ños son el fren­te de la ca­ra­va­na pa­ra es­con­der a los de­lin­cuen­tes. Cuan­do se afir­ma que los so­li­ci­tan­tes de asi­lo no cum­plen con la ci­tas ju­di­cia­les, a pe­sar de ci­fras del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia que in­di­can lo con­tra­rio.

Ya di­ji­mos que la so­lu­ción no es abrir la fron­te­ra sino co­la­bo­rar se­ria­men­te con las na­cio­nes abru­ma­das por la in­se­gu­ri­dad, la vio­len­cia y la po­bre­za. Mien­tras tan­to, hay que dar un tra­to hu­mano y res­pe­ta­ble a quie­nes to­can la puer­ta pa­ra pe­dir re­fu­gio.l

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.