Las bac­te­rias rei­nan en tu ca­sa

Mi­cro­bió­lo­go te di­ce qué rin­co­nes y ar­tícu­los de­bes lim­piar pa­ra eli­mi­nar a es­tos in­va­so­res si­gi­lo­sos

La Prensa - Orlando - - #PARATI #SALUD - Pa­tri­cia Prie­to

Los te­mi­dos gér­me­nes, mi­cro­bios o bac­te­rias ha­cen de las su­yas por to­dos par­tes e ins­ta­lan sus ni­dos si­gi­lo­sa­men­te en los rin­co­nes y ar­tícu­los me­nos es­pe­ra­dos del ho­gar. ¿Cuá­les son es­tos?

Tras va­rias dé­ca­das de­di­ca­do a es­tu­diar las vías de trans­mi­sión de las en­fer­me­da­des, el Dr. Char­les Ger­ba —mi­cro­bió­lo­go, pro­fe­sor e in­ves­ti­ga­dor del De­par­ta­men­to de Sue­los, Agua y Me­dio Am­bien­te de la Uni­ver­si­dad “Las es­pon­jas y los pa­ñi­tos de lim­piar son los ar­tícu­los del ho­gar que ocu­pan el pri­me­ro y se­gun­do lu­gar con más con­ta­mi­na­ción de gér­me­nes en el ho­gar”, es­pe­ci­fi­ca el ex­per­to. “En es­tos ar­tícu­los de uso dia­rio en­con­tra­mos las bac­te­rias sal­mo­ne­la y E. Co­le que son cau­san­tes de las dia­rreas y otros pro­ble­mas in­tes­ti­na­les”

El am­bien­te hú­me­do y los re­si­duos de co­mi­da re­co­lec­ta­dos en las es­pon­jas y tra­pos de co­ci­na crean un am­bien­te ideal pa­ra la so­bre­vi­ven­cia, cre­ci­mien­to y re­pro­duc­ción de las bac­te­rias. Y pa­ra que te des una idea cla­ra de lo ha­lla­do, aquí van los nú­me­ros: 10 mi­llo­nes de bac­te­rias por pul­ga­da cua­dra­da de la es­pon­ja y un mi­llón en el pa­ño de Ari­zo­na— ha iden­ti­fi­ca­do con su equi­po in­ves­ti­ga­ti­vo los lu­ga­res y ob­je­tos de uso co­ti­diano más con­ta­mi­na­dos en el ho­gar por es­tos mi­cro­or­ga­nis­mos, par­ti­cu­lar­men­te por la bac­te­ria E.co­li y el es­ta­fi­lo­co­co do­ra­do.

“Los gér­me­nes nos si­guen to­do el día y por to­das par­tes. Son unos opor­tu­nis­tas”, di­ce con voz cal­ma­da el pro­fe­sor Ger­ba, más co­no­ci­do mun­dial y na­cio­nal­men­te co­mo el ‘Dr. Germ’. “Y pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, en nues­tros es­tu­dios en­con­tra­mos que es la co­ci­na y no el ba­ño, co­mo mu­chos pien­san, el lu­gar más car­ga­do de bac­te­rias en el ho­gar”. de se­car los pla­tos.

Pa­ra pre­ve­nir es­te pro­ble­ma, el in­ves­ti­ga­dor re­co­mien­da de­sin­fec­tar la es­pon­ja a dia­rio ya sea la­ván­do­la con agua ca­lien­te, po­nién­do­la a la­var den­tro de la la­va­do­ra au­to­má­ti­ca de pla­tos que se usa en su ci­clo com­ple­to o po­nién­do­la den­tro del mi­cro­on­das por dos mi­nu­tos. Pa­ra es­te úl­ti­mo mé­to­do hay que to­mar las si­guien­tes pre­cau­cio­nes pa­ra que es­ta no se in­cen­die: mo­jar muy bien la es­pon­ja y po­ner­la den­tro de un ta­zón lleno de agua.

En cuan­to a los pa­ños, Ger­ba su­gie­re cam­biar­los con fre­cuen­cia en vez de de­jar­los mo­ja­dos pa­ra que se se­quen al ai­re li­bre y lue­go re­usar­los, y la­var­los siem­pre con agua ca­lien­te. El pi­so de la co­ci­na ocu­pó el quin­to lu­gar de­bi­do a los res­tos de co­mi­da que caen en él, por ello hay que lim­piar­lo a dia­rio y de­sin­fec­tar­lo de vez en cuan­do.

El pi­so del ba­ño y el me­són del ba­ño ocu­pa­ron el sex­to y sép­ti­mo lu­gar, res­pec­ti­va­men­te. El inodo­ro es el ter­cer lu­gar de pre­fe­ren­cia de las bac­te­rias pa­ra crear sus ni­dos. Pe­ro pa­ra sor­pre­sa de mu­chos, es­tos no se al­ber­gan ni en su ta­za ni en los al­re­de­do­res, sino en la manilla pa­ra col­gar el agua.

“En­con­tra­mos que las ta­pas, don­de to­da la gen­te se sien­ta, es­tán por lo re­gu­lar más li­bres de bac­te­rias por­que la gen­te los de­sin­fec­ta con cons­tan­cia, mien­tras que a la manilla del col­gar el agua no le pres­tan mu­cha aten­ción, a pe­sar de que la to­ca te­nien­do sus ma­nos con­ta­mi­na­das”, ex­pli­ca el ex­per­to. De acuer­do con el Dr. Ger­ba, las sue­las de los za­pa­tos pue­den re­unir has­ta 421,000 bac­te­rias, en­tre ellas el E. Co­li de­bi­do a su con­tac­to cons­tan­te con res­tos de ma­te­ria fe­cal. An­te ello, el ex­per­to re­co­mien­da lim­piar­las con de­ter­gen­te con fre­cuen­cia. Con es­ta prác­ti­ca se re­mue­ven más del 90% de las bac­te­rias re­co­lec­ta­das.

Igual­men­te su­gie­re, tra­tar de no ca­mi­nar den­tro de la ca­sa con los za­pa­tos que se usan pa­ra sa­lir a la ca­lle.

/FO­TOS: SHUT­TERS­TOCK

Las es­pon­jas de la co­ci­na pue­den te­ner has­ta 10 mi­llo­nes de bac­te­rias por pul­ga­da cua­dra­da.

El asien­to del inodo­ro tie­ne me­nos bac­te­rias que la manilla del agua, de­bi­do a que la gen­te los lim­pia con más fre­cuen­cia.

El pi­so de la co­ci­na de­be lim­piar­se a dia­rio pa­ra de­jar­lo li­bre de bac­te­rias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.