La dis­fun­ción eréc­til se pre­sen­ta ca­da vez más tem­prano

La Prensa - Orlando - - #PARATI #SALUD - EFE

Cin­co de ca­da diez hom­bres ma­yo­res de 50 años pa­de­cen dis­fun­ción eréc­til, aun­que en los úl­ti­mos años la edad en la que se pre­sen­ta es­te pro­ble­ma ha dis­mi­nui­do, di­jo el doc­tor Juan Car­los Acos­ta.

“Aho­ra ya no es el hom­bre año­so que se en­cuen­tra en la an­dro­pau­sia, sino que hay pa­cien­tes jó­ve­nes que pre­sen­tan dis­fun­ción eréc­til; mi pa­cien­te más jo­ven tie­ne 17 años”, ex­pli­có el mé­di­co ci­ru­jano y se­xó­lo­go.

El es­pe­cia­lis­ta ex­pli­có que es­te pro­ble­ma se de­fi­ne co­mo la in­ca­pa­ci­dad pa­ra lo­grar una erec­ción que sea lo su­fi­cien­te­men­te fir­me pa­ra lle­var a ca­bo una pe­ne­tra­ción. “Ade­más, evi­ta que es­ta sea pla­cen­te­ra pa­ra am­bos miem­bros de la pa­re­ja”, ase­ve­ró.

Es­te pro­ble­ma, de­ta­lló, tie­ne com­po­nen­tes fi­sio­ló­gi­cos, psi­co­ló­gi­cos y so­cia­les, pe­ro un al­to por­cen­ta­je lo ocu­pan las cau­sas or­gá­ni­cas.

Ex­pli­có que al me­nos 37% de los ca­sos de dis­fun­ción eréc­til tie­nen un ori­gen or­gá­ni­co; es de­cir, es­tán re­la­cio­na­dos con una cau­sa fi­sio­ló­gi­ca, prin­ci­pal­men­te con la dia­be­tes.

“Cuan­do son hom­bres jó­ve­nes es­te pro­ble­ma es­tá li­ga­do a la dia­be­tes, hi­per­ten­sión ar­te­rial, al­gu­na al­te­ra­ción hor­mo­nal o pro­ble­mas de co­les­te­rol y tri­gli­cé­ri­dos al­tos. El es­trés es tam­bién la cau­sa prin­ci­pal que dis­mi­nu­ye tes­tos­te­ro­na”, ase­ve­ró.

Acos­ta di­jo que es­tas con­di­cio­nes oca­sio­nan que la erec­ción no sea tan fir­me. “En oca­sio­nes no se tie­ne el flu­jo san­guí­neo pa­ra te­ner la ade­cua­da irri­ga­ción de san­gre que lle­ve a la erec­ción”

“Que­re­mos que el hom­bre ha­ga con­cien­cia y que se­pa que la dis­fun­ción eréc­til es co­mo cual­quier otra pa­to­lo­gía, qui­tan­do el es­tig­ma y pre­jui­cio, por­que el pa­cien­te que la pa­de­ce se sien­te po­co vi­ril y con una au­to­es­ti­ma muy ba­ja”, di­jo.

Ade­más, ase­gu­ró, se tie­ne la creen­cia de que los me­di­ca­men­tos pue­den afec­tar al pun­to de pro­vo­car­les un in­far­to o una adic­ción, lo cual, in­di­có, no es ver­dad.

Ex­pli­có que ac­tual­men­te exis­ten me­di­ca­men­tos pa­ra tra­tar es­te pa­de­ci­mien­to, los cua­les no so­lo con­tri­bu­yen a te­ner una erec­ción sino tam­bién me­jo­ran la can­ti­dad de es­per­ma­to­zoi­des y la ca­li­dad del or­gas­mo.

No obs­tan­te, re­sal­tó que pa­ra el tra­ta­mien­to efec­ti­vo de la dis­fun­ción eréc­til es im­por­tan­te lle­var un ma­ne­jo mul­ti­dis­ci­pli­na­rio.

“Que­re­mos que el pa­cien­te se sien­ta aten­di­do en to­das las es­fe­ras de su vi­da, ya sea emo­cio­nal, fí­si­ca, fi­sio­ló­gi­ca”, apun­tó.

De­ta­lló que a la par del tra­ta­mien­to el pa­cien­te tie­ne que me­jo­rar sus há­bi­tos: dor­mir me­jor, dis­mi­nuir el con­su­mo de al­cohol y cigarros, me­jo­rar

es­trés.. su ali­men­ta­ción, ha­cer ejer­ci­cio y dis­mi­nuir el

SHUT­TERS­TOCK

Los hom­bres no de­ben sen­tir­se aver­gon­za­dos, de­ben evi­tar la au­to­me­di­ca­ción y acu­dir a un es­pe­cia­lis­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.