‘Te­re­sa Men­do­za ha si­do un par­tea­guas en mi ca­rre­ra’

Ka­te del Cas­ti­llo nos cuen­ta qué sien­te al vol­ver a me­ter­se en la piel de ‘La Rei­na del Sur’

La Prensa - Orlando - - #PARATI #ESPECTÁCULOS - Ra­fael Co­res ra­fael.co­[email protected]­pre­me­dia.com

Si hay un per­so­na­je cla­ve en la ca­rre­ra de Ka­te del Cas­ti­llo es el de Te­re­sa Men­do­za. La Rei­na del Sur se es­tre­nó a prin­ci­pios de 2011 y rá­pi­da­men­te in­ter­na­cio­na­li­zó la fa­ma de la ac­triz me­xi­ca­na.

Ade­más se con­vir­tió en la se­rie más exi­to­sa en la his­to­ria de Te­le­mun­do y dio a pie a una ver­sión en in­glés que ya va por la cuar­ta tem­po­ra­da. Pe­se a ello, la con­ti­nua­ción de la se­rie ori­gi­nal se de­mo­ró ocho años. ¿Por qué? Nos lo ex­pli­ca la pro­pia Del Cas­ti­llo des­de Car­ta­ge­na, Co­lom­bia, don­de es­tá gra­ban­do las úl­ti­mas es­ce­nas de la nue­va Rei­na del Sur una mega pro­duc­ción que pa­só an­tes por otros sie­te paí­ses.

Ka­te del Cas­ti­llo: Yo no que­ría

ha­cer una se­gun­da par­te por­que siem­pre di­go “si ya fue un éxi­to la pri­me­ra, pa­ra qué ha­ce­ru­na se­gun­da ”. Ade­más, no hay un se­gun­do li­bro de La Rei­na del Sur. Pe­ro te que­da una co­si­ta co­mo “ay, si se hi­cie­ra otra vez, des­pués de tan­tos años…”. Tie­nes ese or­gu­llo de ac­triz, esa emo­ción.

Pe­ro yo les di­je que si Ar­tu­ro [Pé­rez Re­ver­te] no lo iba a es­cri­bir, que pa­ra qué. En­ton­ces su­pe que Ar­tu­ro es­ta­ba me­ti­dí­si­mo. Y cuan­do nos sen­ta­mos con los pro­duc­to­res, con [Ro­ber­to] Sto­pe­llo y con Pé­rez Re­ver­te, y me mos­tra­ron la es­truc­tu­ra de la nue­va his­to­ria, me en­can­tó.

¿Qué su­po­ne pa­ra ti Te­re­sa Men­do­za?

Te­re­sa Men­do­za es im­por­tan­te pa­ra mí tan­to pro­fe­sio­nal co­mo per­so­nal­men­te. Sin du­da ha si­do un par­tea­guas en mi ca­rre­ra. Es im­por­tan­tí­si­mo por­que yo per­se­guí mu­cho ese per­so­na­je y se me fue. Y des­pués vino a mí. Fue una lu­cha cons­tan­te. A Te­re­sa Men­do­za la qui­si­mos ha­cer to­das las ac­tri­ces, es un per­so­na­je de­li­cio­so. Así que es­toy con­ten­ta, muy con­ten­ta, na­da más con mu­cho ner­vio, la ver­dad.

La pri­me­ra Rei­na del Sur se gra­bó jus­to an­tes del boom de las sú­per se­ries y Net­flix. Aho­ra cuen­tan con un pre­su­pues­to mu­cho ma­yor y otra for­ma de ha­cer te­le­vi­sión. ¿En qué se va a no­tar en La Rei­na del Sur 2?

En la pri­me­ra no te­nía­mos pre­su­pues­to, sin em­bar­go era una his­to­ria tan bue­na que iba a te­ner éxi­to sea co­mo sea. En és­ta la his­to­ria es ex­ce­len­te y ade­más la ca­li­dad de pro­duc­ción es in­creí­ble. Nun­ca na­die ha he­cho en te­le­vi­sión abier­ta, en La­ti­noa­mé­ri­ca, lo que es­tá ha­cien­do La Rei­na.

Y han gra­ba­do en lo­ca­li­za­cio­nes en va­rios paí­ses…

Es­tu­vi­mos en Ru­sia, en Es­pa­ña, en Ru­ma­nía, en Ita­lia, en Be­li­ze, en Es­ta­dos Uni­dos en Was­hing­ton, en Mé­xi­co, en Co­lom­bia… Un ro­da­je lar­go.

¿Aún te que­dan fuer­zas?

Yo es­toy co­mo los al­cohó­li­cos: “só­lo por hoy”. Por­que si me pon­go a pen­sar to­do lo que me fal­ta, me da al­go. Es muy can­sa­do, por­que al fi­nal yo soy la pro­ta­go­nis­ta, soy la úni­ca que no pue­de fal­tar. Soy la úni­ca que no va a ver a su fa­mi­lia, la úni­ca que no tie­ne va­ca­cio­nes, la úni­ca que no pue­de de­cir “no voy a tra­ba­jar hoy por­que ten­go que ha­cer al­go per­so­nal”… Nun­ca, ja­más. Yo em­pie­zo y ter­mino los lla­ma­dos to­dos los días de lu­nes a sá­ba­do. Es muy can­sa­do por­que no tie­nes otra vi­da más que es­to y lle­ga un mo­men­to en que te sien­tes so­la, que ex­tra­ñas por­que no ves una ca­ra ami­ga. Pe­ro tam­bién cuan­do nos en­se­ña­ron los dos pri­me­ros ca­pí­tu­los di­je: “Va­le la pe­na to­do el es­fuer­zo”.

Ade­más de tan­tas ho­ras, tu pa­pel es muy fí­si­co.

Sí. Es muy fí­si­co y emo­cio­nal. Ter­mino ago­ta­da, te lo ju­ro. Pe­ro dis­fru­to mu­cho de ha­cer las es­ce­nas de ac­ción. Me en­can­tan, me di­vier­to co­mo lo­ca, apren­do mu­chí­si­mo. Me en­can­ta que ha­ya pa­pe­les pa­ra mu­je­res que sean tam­bién fuer­tes, que se pon­gan al tú por tú con los hom­bres.

Y tú tra­tas de uti­li­zar tu do­ble lo me­nos po­si­ble.

Por­que soy muy ce­lo­sa de mi per­so­na­je. Yo quie­ro ha­cer to­do. No ten­go por qué te­ner una do­ble a me­nos de que sea una co­sa muy pe­li­gro­sa en la que yo pue­da las­ti­mar­me y en­ton­ces no pue­da se­guir tra­ba­jan­do, lo que se­ría una tra­ge­dia pa­ra la pro­duc­ción y pa­ra to­dos.

Hay cier­tas co­sas has­ta en las que yo di­go “has­ta aquí”. An­tes no, en la pri­me­ra no lo pen­sa­ba tan­to, es­ta­ba más jo­ven. Aho­ri­ta ya lo pien­so un po­qui­to más por­que tam­po­co quie­ro que la pro­duc­ción… di­go, tam­po­co quie­ro las­ti­mar­me yo, ob­via­men­te, pe­ro co­mo que ya es­toy ma­du­ran­do, ja­ja­ja. ¡Ya era ho­ra!

¿Qué ha si­do lo más com­pli­ca­do del ro­da­je?

Las pri­me­ras cin­co o seis se­ma­nas fue­ron Ru­sia, Ru­ma­nía… ahí te das cuen­ta lo di­fí­cil que es cuan­do no ha­blas el idio­ma. No nos en­ten­día­mos con na­die. Era te­rri­ble. Y me re­fie­ron con el equi­po, en el set, el di­rec­tor con los ope­ra­do­res de cá­ma­ra. Fue sú­per du­ro pa­ra no­so­tros en­ten­der­nos. Y tam­bién el ner­vio, la res­pon­sa­bi­li­dad que yo sien­to de que a es­to le va­ya bien.

¿Y lo más di­ver­ti­do?

To­das las es­ce­nas de ac­ción. Y, ob­via­men­te, ir a co­no­cer to­dos es­tos paí­ses que yo no co­no­cía, co­mo Ru­sia, Ru­ma­nía… In­creí­ble.

CORTESÍA

Lue­go de ocho años, la ac­triz me­xi­ca­na re­gre­sa a pro­ta­go­ni­zar la po­pu­lar his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.