RE­PU­BLI­CA­NOS, MA­LOS PER­DE­DO­RES

La Prensa - Orlando - - #OPINIÓN -

La ex­pec­ta­ti­va de los vo­tan­tes que eli­gen a un can­di­da­to es que la per­so­na pue­da ejer­cer los po­de­res ple­nos de su fun­ción y cum­plir con sus pro­me­sas de cam­pa­ña. Esa es la de­mo­cra­cia. Pe­ro no es lo que es­tá ocu­rrien­do en va­rios si­tios de la na­ción.

La ava­lan­cha de­mó­cra­ta en la elec­ción de no­viem­bre pa­sa­do le dio el triun­fo a va­rios can­di­da­tos a go­ber­na­dor, ade­más de cam­biar el con­trol en la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes.

Pe­ro va­rios de los de­rro­ta­dos no es­tán res­pe­tan­do las re­glas del jue­go. En el po­co tiem­po que que­da a las ac­tua­les le­gis­la­tu­ras, jun­to a los go­ber­na­do­res de­rro­ta­dos es­tán ha­cien­do to­do lo po­si­ble pa­ra atar de ma­nos de los en­tran­tes en va­rios es­ta­dos.

El pro­ble­ma de los re­pu­bli­ca­nos en los co­mi­cios fue ha­ber re­ci­bi­do me­nos vo­tos que el ri­val de­mó­cra­ta en cier­tos es­ta­dos cla­ve con mi­ras a las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de 2020. Su res­pues­ta es cam­biar ur­gen­te­men­te las nor­mas elec­to­ra­les pa­ra tra­tar de que no se re­pi­ta esa de­rro­ta.

En Mi­chi­gan se le quie­re sa­car al Se­cre­ta­rio de Es­ta­do el po­der pa­ra su­per­vi­sar las fi­nan­zas de las cam­pa­ñas po­lí­ti­cas, pa­ra dár­se­lo a una co­mi­sión bi­par­ti­dis­ta de igual can­ti­dad de de­mó­cra­tas y re­pu­bli­ca­nos. En el Con­da­do de Ma­ri­co­pa, Ari­zo­na, la Jun­ta de Su­per­vi­so­res es­tu­dia qui­tar el con­trol lo­gís­ti­co del día elec­to­ral aho­ra que el res­pon­sa­ble elec­to es un de­mó­cra­ta.

En Wis­con­sin se lla­mó a una se­sión ex­tra­or­di­na­ria del le­gis­la­ti­vo pa­ra, en­tre otros as­pec­tos, eli­mi­nar el vo­to an­ti­ci­pa­do y qui­tar­le po­der al pro­cu­ra­dor es­ta­tal pa­ra de­fen­der ca­sos en tri­bu­na­les, por ejem­plo res­pal­dar la de­man­da en con­tra de la ley elec­to­ral que exi­ge una iden­ti­fi­ca­ción pa­ra vo­tar. Esa Le­gis­la­tu­ra es­ta­tal se atri­bu­yó el de­re­cho de de­sig­nar al abo­ga­do que de­be ha­cer­lo, quien en vez de que­rer eli­mi­nar esa ley, la de­fen­de­rá.

Las le­gis­la­tu­ras re­pu­bli­ca­nas man­tie­nen el con­trol par­cial de la agen­da al qui­tar po­de­res a los pro­cu­ra­do­res es­ta­ta­les. En Wis­con­sin quie­ren im­pe­dir que el pró­xi­mo go­ber­na­dor, Tony Evers, cum­pla con la pro­me­sa de re­ti­rar­se de una de­man­da en con­tra de la Ley de Cui­da­do de Sa­lud ini­cia­da por el de­rro­ta­do Scott Wal­ker. En Mi­chi­gan no quie­ren que la pró­xi­ma pro­cu­ra­do­ra es­ta­tal cum­pla su pa­la­bra de no de­fen­der una ley de 2015 que per­mi­te dis­cri­mi­nar con­tra las pa­re­jas del mis­mo se­xo a la ho­ra de la adop­ción.

La le­gis­la­tu­ra re­pu­bli­ca­na de Ca­ro­li­na del Nor­te fue la pri­me­ra en coar­tar el ra­dio de ac­ción de un go­ber­na­dor elec­to en 2016.

Allí, co­mo en otros si­tios, los ven­ci­dos de­ci­den re­du­cir el ac­ce­so a las ur­nas co­mo ma­ne­ra de evi­tar una pró­xi­ma de­rro­ta. Cam­bian las re­glas a me­dia­no­che co­mo úl­ti­mo ac­to de go­bierno.

Es­ta es una ac­ti­tud de ma­los per­de­do­res. Es el equi­va­len­te a un gol­pe an­ti­de­mo­crá­ti­co pa­ra im­pe­dir que se im­ple­men­ten las po­lí­ti­cas res­pal­da­das por la ma­yo­ría de los vo­tan­tes. Es un sa­bo­ta­je a la vo­lun­tad po­pu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.