Ló­pez Obra­dor asu­mió la Pre­si­den­cia de Mé­xi­co

Co­mien­za la “Cuar­ta Trans­for­ma­ción” con un go­bierno de iz­quier­da pa­ra los me­xi­ca­nos

La Prensa - Orlando - - PORTADA -

El iz­quier­dis­ta An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, que asu­mió la Pre­si­den­cia de Mé­xi­co, pro­me­tió cons­truir una “nue­va patria” que aca­ba­rá con la co­rrup­ción, la in­se­gu­ri­dad y las vio­la­cio­nes en de­re­chos hu­ma­nos po­ten­cian­do a la ciu­da­da­nía sin po­ner en en­tre­di­cho la eco­no­mía.

Ta­jan­te, cla­ro y reite­ra­ti­vo, el lí­der iz­quier­dis­ta ofre­ció un dis­cur­so mi­nu­tos des­pués de re­ci­bir la ban­da pre­si­den­cial por par­te del man­da­ta­rio sa­lien­te, En­ri­que Pe­ña Nie­to, asu­mien­do ofi­cial­men­te la Pre­si­den­cia de Mé­xi­co en una ce­re­mo­nia en el Con­gre­so de la Unión.

Du­ran­te una ho­ra y vein­te mi­nu­tos, des­gra­nó mu­chas de sus pro­pues­tas de go­bierno, la ma­yo­ría de ellas ya anun­cia­das du­ran­te la lar­guí­si­ma cam­pa­ña elec­to­ral, que cul­mi­nó el 1 de ju­lio con su triun­fal vic­to­ria con el res­pal­do del 53 % de los vo­tos.

“No ten­go de­re­cho a fa­llar”, ase­ve­ró el man­da­ta­rio, quien di­jo huir de la “pa­ra­fer­na­lia del po­der” pa­ra tra­ba­jar por la ciu­da­da­nía de un país que pa­de­ce “gran­des y gra­ves” pro­ble­mas.

De­di­có bue­na par­te del men­sa­je a su prin­ci­pal ca­ba­llo de ba­ta­lla: la co­rrup­ción, que con­si­de­ra que ha arras­tra­do al país por un des­pe­ña­de­ro y oca­sio­na­do pér­di­das al pre­su­pues­to pú­bli­co fe­de­ral de unos 500,000 mi­llo­nes de pe­sos (unos $24,450 mi­llo­nes de dó­la­res).

“A par­tir de aho­ra se lle­va­rá a ca­bo una trans­for­ma­ción pa­cí­fi­ca y or­de­na­da, pe­ro al mis­mo tiem­po pro­fun­da y ra­di­cal, por­que se aca­ba­rá con la co­rrup­ción y la im­pu­ni­dad que im­pi­den el re­na­ci­mien­to de Mé­xi­co”, sub­ra­yó an­te un ple­tó­ri­co Con­gre­so, do­mi­na­do por su par­ti­do, el Mo­vi­mien­to Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal (Mo­re­na).

Se eri­gió co­mo mo­tor de la lla­ma­da “cuar­ta trans­for­ma­ción” de Mé­xi­co -tras la in­de­pen­den­cia, las re­for­mas li­be­ra­les del si­glo XIX y la Re­vo­lu­ción me­xi­ca­na- que quie­re con­ver­tir la “ho­nes­ti­dad” en for­ma de vi­da.

No obs­tan­te, reite­ró su in­ten­ción de ol­vi­dar a los fun­cio­na­rios co­rrup­tos de Ad­mi­nis­tra­cio­nes pa­sa­das, una pro­pues­ta enor­me­men­te con­tro­ver­ti­da que dio a co­no­cer ha­ce unas se­ma­nas.

“Me­te­ría­mos al país en una di­ná­mi­ca de frac­tu­ra, con­flic­to y con­fron­ta­ción. Y ello nos lle­va­ría a con­su­mir tiem­po, ener­gía y los re­cur­sos que ne­ce­si­ta­mos pa­ra em­pren­der la re­ge­ne­ra­ción ver­da­de­ra y ra­di­cal de la vi­da pú­bli­ca de Mé­xi­co, la cons­truc­ción de una nue­va patria”, apun­tó.

Du­ro con mo­de­lo neo­li­be­ral

Y cri­ti­có el mo­de­lo neo­li­be­ral que ha re­gi­do la eco­no­mía del país en las úl­ti­mas dé­ca­das, “un desas­tre y una ca­la­mi­dad” pa­ra el país que oca­sio­nó una “in­mun­da co­rrup­ción pú­bli­ca y pri­va­da”. To­do ello ha de­to­na­do la in­se­gu­ri­dad y vio­len­cia que pa­de­ce el país, que en 2017 re­gis­tró el ma­yor nú­me­ro de ho­mi­ci­dios do­lo­sos en dos dé­ca­das.

Al ha­blar de las po­lí­ti­cas so­cia­les, don­de ha des­per­ta­do más ex­pec­ta­ción ciu­da­da­na, re­sal­tó que pon­drá pri­me­ro a los “vul­ne­ra­bles y los des­po­seí­dos”, en un país don­de 43.6 % de la po­bla­ción es po­bre.

No se con­de­na­rá “a quie­nes na­cen po­bres a mo­rir po­bres”, apun­ta­ló y la mi­gra­ción se­rá “op­ta­ti­va y no obli­ga­to­ria”, en un mo­men­to com­ple­jo por las ca­ra­va­nas de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos que re­co­rren Mé­xi­co.

Por ello, se es­ta­ble­ce­rá un am­bi­cio­so plan de in­fra­es­truc­tu­ra, que in­clu­ye el Tren Ma­ya, en el sur-su­r­es­te del país, la zo­na más re­za­ga­da eco­nó­mi­ca­men­te. De es­ta ma­ne­ra, ase­gu­ró que au­men­ta­rá el sa­la­rio mí­ni­mo, pro­por­cio­na­rá be­cas es­tu­dian­ti­les y de apren­di­ces en em­pre­sas, cré­di­tos a agri­cul­to­res y aten­ción mé­di­ca uni­ver­sal, en­tre mu­chas otras me­di­das.

Del la­do eco­nó­mi­co, don­de ana­lis­tas y em­pre­sa­rios te­men que es­tas me­di­das des­ca­la­bren el pre­su­pues­to, des­min­tió que se va­ya a en­deu­dar el país y ase­gu­ró que se res­pe­ta­rán con­tra­tos de Go­bier­nos an­te­rio­res y la au­to­no­mía del Ban­co de Mé­xi­co.

Tam­bién tu­vo pa­la­bras pa­ra la vein­te­na de je­fes de Es­ta­do y un cen­te­nar de re­pre­sen­tan­tes de paí­ses que acu­den a su ce­re­mo­nia, y agra­de­ció el “tra­to res­pe­tuo­so” re­ci­bi­do por par­te del pre­si­den­te de Es­ta­dos Uni­dos, Do­nald Trump, que en un ges­to “de amis­tad” en­vió a su hi­ja y ase­so­ra, Ivan­ka Trump.

Tam­bién men­cio­nó al pre­si­den­te ve­ne­zo­lano Ni­co­lás Ma­du­ro, que si bien no se en­con­tra­ba en la ce­re­mo­nia, fue abu­chea­do al gri­to de “¡ dic­ta­dor !¡ dic­ta­dor !”, sien­do es­te uno de los po­cos mo­men­tos en la que dipu­tados y se­na­do­res se sa­lie­ron del guión.

Ló­pez Obra­dor tam­bién men­cio­nó a, en­tre otros, el rey de Es­pa­ña, Fe­li­pe VI.

“Nos va­mos a con­ver­tir en una po­ten­cia eco­nó­mi­ca mun­dial y, so­bre to­do, en un país mo­de­lo que ha­brá de de­mos­trar al mun­do que aca­bar con la co­rrup­ción es po­si­ble, cons­tru­yen­do una so­cie­dad más jus­ta, de­mo­crá­ti­ca y fra­ter­na, siem­pre ale­gres”, in­di­có po­co an­tes de ce­rrar su men­sa­je.

“Le de­seo el ma­yor de los éxi­tos”, le di­jo Pe­ña Nie­to al

Na­cio­nal.. fi­nal de la ce­re­mo­nia, po­co des­pués de que se en­to­na­ra el Himno

EFE

An­drés Ma­nuel Ló­pez Obra­dor, al fi­nal de su ce­re­mo­nia de in­ves­ti­du­ra fren­te al man­da­ta­rio sa­lien­te En­ri­que Pe­ña Nie­to (der.), en la se­de de la Cá­ma­ra de Dipu­tados.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.