Una voz con­tra el trá­fi­co hu­mano

La Prensa - Orlando - - PORTADA - Roxana de la Ri­va

Cuan­do Flor Tur­cio lle­gó al Con­su­la­do de Mé­xi­co en Or­lan­do es­ta­ba des­tro­za­da. Traía con­si­go el do­lor y el trau­ma de ha­ber si­do se­cues­tra­da pa­ra ser pros­ti­tui­da por de­lin­cuen­tes que se de­di­ca­ban a la tra­ta de blan­cas o trá­fi­co hu­mano. Es­te dra­ma, que no es una fic­ción sino la vi­da real, se na­rra en el li­bro ‘Es­cla­va de un in­fierno’ que re­cien­te­men­te fue pre­sen­ta­do a los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

“Flor fue víc­ti­ma de tra­ta de per­so­nas, de­nun­ció y dio su tes­ti­mo­nio de có­mo se rom­pen las ca­de­nas de la es­cla­vi­tud”, se­ña­ló Juan Sa­bi­nes Gue­rre­ro, quien en el mo­men­to de la pre­sen­ta­ción del li­bro to­da­vía fun­gía co­mo Cón­sul de Mé­xi­co en Or­lan­do. “Es un li­bro es­cri­to en pri­me­ra per­so­na, cru­do, au­to­bio­grá­fi­co, que las­ti­ma. Un li­bro don­de la ver­dad su­pera a la fic­ción, no es una no­ve­la o un cuen­to, es una reali­dad”.

El con­su­la­do me­xi­cano ex­hor­ta a las per­so­nas so­bre­vi­vien­tes de tra­ta de blan­cas a que com­par­tan su tes­ti­mo­nio pa­ra ayu­dar a otras mu­je­res que son víc­ti­mas, pe­ro que tie­nen mie­do a de­nun­ciar­lo. Tam­bién pi­de a ayu­dar a ter­mi­nar con el trá­fi­co hu­mano por me­dio de de­nun­cias con­tra de­lin­cuen­tes or­ga­ni­za­dos que ma­ne­jan ban­das de­lic­ti­vas, que tra­fi­can con dro­gas, ar­mas y tam­bién se de­di­can a tra­fi­car y co­mer­cia­li­zar a las per­so­nas.

Por eso los fun­cio­na­rios me­xi­ca­nos es­tán dis­po­ni­bles pa­ra ayu­dar. “Lo pri­me­ro que ha­ce­mos con las víc­ti­mas es dar­les asis­ten­cia le­gal y si es ne­ce­sa­rio se les da asis­ten­cia psi­co­ló­gi­ca. Aten­de­mos es­te ti­po de ca­sos de trá­fi­co hu­mano, les con­se­gui­mos un abo­ga­do ex­per­to en la ma­te­ria de in­mi­gra­ción pa­ra tra­mi­tar la

vi­sa U [pa­ra víc­ti­mas de ac­ti­vi­dad cri­mi­nal]”, ase­gu­ró Sa­bi­nes Gue­rre­ro.

Tur­cio es fun­da­do­ra y di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de la Fun­da­ción Li­bre de Es­cla­vi­tud Se­xual y es so­bre­vi­vien­te de trá­fi­co hu­mano. Ella pre­sen­tó el li­bro ‘Es­cla­va de un in­fierno’ don­de na­rra el abu­so se­xual in­fan­til del que fue víc­ti­ma, sien­do vio­la­da des­de los 9 años por su pa­dras­tro. Vi­vió en un ho­gar ro­dea­da de vio­len­cia do­més­ti­ca. Hu­yen­do del mal­tra­to a los 11 años se con­vier­tió en em­plea­da do­més­ti­ca y a los 17 años, con fal­sas pro­me­sas de amor, es en­ga­ña­da y pros­ti­tui­da por ca­si dos dé­ca­das.

Pe­sé a las ad­ver­si­da­des, Tur­cio lo­gró sa­lir de la es­cla­vi­tud se­xual y pu­do sa­car ade­lan­te a sus tres hi­jos quie­nes es­tu­vie­ron con ella du­ran­te la pre­sen­ta­ción del li­bro. “Fui una es­cla­va se­xual, pros­ti­tui­da por las ca­lles, des­de ni­ña me ro­ba­ron la inoce­nLa cia, pe­ro al­go no me ro­ba­ron que es la fuer­za pa­ra lu­char”, di­jo Tur­cio, quien uti­li­za su fun­da­ción pa­ra ayu­dar a ni­ñas y otras mu­je­res a sa­lir de la cri­sis que de­ja la tra­ta de per­so­nas.

mu­jer, de ori­gen me­xi­cano, se hi­zo be­ne­fi­cia­ría de una Vi­sa U por­que en 2013 dos hom­bres his­pa­nos la se­cues­tra­ron en su ca­sa de Pa­na­má City y la lle­va­ron a Hat­ties­burg, Mis­sis­sip­pi. Se­gún los do­cu­men­tos, ella pri­me­ro in­ten­tó es­ca­par en Mo­bi­le, Ala­ba­ma, pe­ro fa­lló. Si­guió lu­chan­do por ser li­bre y es­ca­pó de sus cap­to­res sa­lien­do de la ven­ta­na de un ba­ño. Ella co­rrió al De­par­ta­men­to de Po­li­cía y de­nun­ció an­te las au­to­ri­da­des so­bre su te­rri­ble ex­pe­rien­cia.

Uno de sus cap­to­res, Ja­co­bo Fe­li­ciano-Fran­cis­co, de 31 años, fue arres­ta­do e iden­ti­fi­ca­do co­mo el cho­fer del ca­rro que trans­por­ta­ba a Tur­cio ha­cia Hat­ties­burg. Des­pués, Ru­per­to Flo­res, de 57 años, fue arres­ta­do y los dos hom­bres fue­ron acu­sa­dos de cons­pi­rar pa­ra se­cues­trar. Ade­más, Flo­res en­fren­tó car­gos por trans­por­tar a una mu­jer a tra­vés de las fron­te­ras es­ta­ta­les con el pro­pó­si­to de pros­ti­tu­ción.

Se­gún do­cu­men­tos ju­di­cia­les, el mis­mo día en que la mu­jer de Flo­ri­da fue se­cues­tra­da, Flo­res re­co­gió a una mu­jer de la Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na en el ae­ro­puer­to de Atlanta con des­tino fi­nal a una ciu­dad de Loui­sia­na. Fue en­ton­ces que Tur­cio coope­ró con las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses pa­ra des­ba­ra­tar la red de tra­fi­can­tes de mu­je­res.

La me­xi­ca­na tie­ne en­tre sus pla­nes con­ver­tir­se en de­tec­ti­ve es­pe­cia­lis­ta en víc­ti­mas de de­li­tos se­xua­les y pró­xi­ma­men­te pre­sen­ta­rá una obra de tea­tro con re­fe­ren­cia a su li­bro pa­ra crear con­cien­cia y pre­ve­nir es­ta es­cla­vi­tud mo­der­na.l

ROXANA DE LA RI­VA / LA PREN­SA

Flor Tur­cio y su li­bro tes­ti­mo­nial.

ROXANA DE LA RI­VA / LA PREN­SA

Flor Tur­cio, con el cón­sul sa­lien­te de Mé­xi­co Juan Sa­bi­nes Gue­rre­ro (izq.) y Fe­li­pe Cue­llar, cón­sul me­xi­cano in­te­ri­no.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.