TE­LE­VI­SIÓN EN ES­PA­ÑOL HA­CE MA­TRI­MO­NIO DE CHIS­MES Y NO­TI­CIAS

La Raza Chicago - - #OPINIÓN - Antonio Za­va­la

Es un dog­ma en Es­ta­dos Uni­dos que la pren­sa es ca­si sa­gra­da ya que es­tá en la Cons­ti­tu­ción del país que no se le de­be abre­viar ni cen­su­rar. Pe­ro eso no anu­la nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad co­mo ciu­da­da­nos y lec­to­res, ra­dio­es­cu­chas y te­le­vi­den­tes de echar un vis­ta­zo de vez en cuan­do a lo que pa­sa con los me­dios de co­mu­ni­ca­ción.

Hay cier­tas tendencias en la pren­sa his­pa­na que me preo­cu­pan y que de­ben preo­cu­par a to­dos los his­pa­nos. Una de ellas es la ten­den­cia de que­rer ca­sar (co­mo en un ma­tri­mo­nio) a la pren­sa con los me­dios de fa­rán­du­la y lo que co­mún­men­te se co­no­ce en la ca­lle co­mo “chis­mes de fa­mo­sos”. En ca­da no­ti­cie­ro de la te­le­vi­sión en es­pa­ñol no fal­ta un seg­men­to de­di­ca­do a la fa­rán­du­la. En reali­dad, no sé có­mo los pro­duc­to­res de ORV QRWLFLHURV MXVWLÀFDQ HVWR

Ha­blar de no­ti­cias se­rias co­mo ro­bos, ho­mi­ci­dios, ac­ci­den­tes y lue­go ha­blar de la li­vian­dad de can­tan­tes y ar­tis­tas es ca­si in­sul­tar a los te­le­vi­den­tes. Es­to no es so­lo al­go que por lo re­gu­lar no ha­cen los no­ti­cie­ros en in­glés pe­ro que en la te­le­vi­sión his­pa­na se des­bor­da y abru­ma.

De por sí, ya las dos gran­des ca­de­nas de te­le­vi­sión en es­pa­ñol tie­nen ca­da una un pro­gra­ma ma­tu­tino de lu­nes a vier­nes que pre­sen­tan dos o tres ho­ras de chis­mes de fa­rán­du­la ca­si en lo ex­clu­si­vo.

Me ima­gino tris­te­men­te que cuan­do los tra­ba­ja­do­res de ha­bla in­gle­sa lle­gan a sus tra­ba­jos en las ma­ña­nas cuan­do van a la fuen­te de agua dis­cu­ten al­go de las no­ti­cias que vie­ron en te­le­vi­sión. Y los his­pa­nos, en el mis­mo ca­so, me ima­gino que se en­fo­can en los chis­mes de los ar­tis­tas por­que eso es lo que les brin­da la te­le­vi­sión en es­pa­ñol.

Otra ten­den­cia que veo y que lla­mo “com­ple­jo de ce­le­bri­dad” es que­rer dic­tar po­lí­ti­ca des­de las cá­ma­ras de te­le­vi­sión y con­ver­tir­se en in­qui­si­do­res y pro­cu­ra­do­res en vez de con­for­mar­se con ser re­por­te­ros. Pa­ra em­pe­zar, un re­por­te­ro no es un pues­to elec­to, es un sim­ple tra­ba­jo. Pe­ro co­mo se ve úl- ti­ma­men­te, per­so­na­jes co­mo Jorge Ra­mos, des­de su pal­co de lu­ces, pien­san que pue­den pre­gun­tar cual­quier ton­te­ría que se les ocu­rre y que los GLJQDWDULRV RÀFLDOHV Jxehu­na­men­ta­les y has­ta pre­si­den­tes tie­nen la obli­ga­ción de con­tes­tar. Ra­mos, por ejem­plo, tie­ne una fas­ci­na­ción por que cual­quier in­vi­ta­do su­yo es­té de acuer­do con que es­te o aquel pre­si­den­te son “dic­ta­do­res”. Ra­mos se ol­vi­da del de­re­cho a la libre aso­cia­ción que tie­ne cual­quier per­so­na.

El pú­bli­co his­pano es­ta mal ser­vi­do con es­te ti­po de tendencias por­que por un la­do se les es­tá dan­do in­for­ma­ción que es li­son­je­ra—los chis­mes de fa­mo­sos—que no ne­ce­si­tan. Y por otro la­do Ra­mos es­tá usan­do su po­si­ción pri­vi­le­gia­da pa­ra orien­tar a otros a creer lo que él cree y a no aso­ciar­se con los que él no aprue­ba. El pro­ble­ma con la te­le­vi­sión his­pa­na es que es­ta en ma­nos de dos gran­des con­sor­cios de ra­dio y te­le­vi­sión y que ade­más tie­nen mu­cho con­te­ni­do ama­ri­llo y de fa­rán­du­la. Y a las no­ti­cias, en vez de me­jo­rar­las, las es­tán aho­gan­do, li­mi­tan­do, con­ta­mi­nan­do y des­tru­yen­do.

O

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.