ME­DI­DAS SIN SEN­TI­DO

La Raza Chicago - - #OPINIÓN -

La po­si­bi­li­dad de ob­te­ner asi­lo de­pen­de de la si­tua­ción que en­fren­ta el so­li­ci­tan­te en su país de ori­gen. No tie­ne na­da que ver si en­tra por la puer­ta prin­ci­pal, por la de atrás o si sal­ta el alam­bra­do. Esos son de­ta­lles pa­ra la ad­mi­nis­tra­ción Trump que es­cri­be sus pro­pias re­glas mi­gra­to­rias.

El juez fe­de­ral de dis­tri­to en San Fran­cis­co Jon Ti­gar prohi­bió tem­po­ral­men­te la di­rec­ti­va del pre­si­den­te Do­nald Trump an­te la lle­ga­da de ca­ra­va­nas de cen­troa­me­ri­ca­nos a la fron­te­ra es­ta­dou­ni­den­se. El man­da­ta­rio de­ci­dió que só­lo se­rán con­si­de­ra­das las pe­ti­cio­nes rea­li­za­das en los puer­tos de en­tra­da. En la ac­tua­li­dad se es­tán re­ci­bien­do 100 ca­sos por día en ca­da en­tra­da.

La or­den pre­si­den­cial va en con­tra­ven­ción con la ley fe­de­ral de in­mi­gra­ción. El ma­gis­tra­do se­ña­ló que Trump no pue­de de un plu­ma­zo anu­lar la le­gis­la­ción apro­ba­da por el Con­gre­so. Le di­jo a es­ta Ca­sa Blan­ca, que acu­sa al ex­pre­si­den­te Oba­ma de cam­biar la ley pa­ra pro­te­ger a los jó­ve­nes “so­ña­do­res”, que no po­día in­ven­tar pro­ce­di­mien­tos mi­gra­to­rios a su an­to­jo.

El fa­llo del juez es muy si­mi­lar a otros rea­li­za­dos por ma­gis­tra­dos que con­de­na­ron las pri­me­ras ór­de­nes pre­si­den­cia­les pa­ra prohi­bir la en­tra­da de per­so­nas de de­ter­mi­na­dos paí­ses mu­sul­ma­nes. Los do­cu­men­tos fue­ron re­dac­ta­dos con más ím­pe­tu que le­ga­li­dad.

En es­te ca­so, la or­den pre­si­den­cial es par­te de un caos fron­te­ri­zo crea­do des­de la SUHVLGHQFLD FRQ HO ÀQ GH DSURYHFKDU OD FDUDYDQD FRQ ÀQHV elec­to­ra­les. La marcha es­tá del la­do me­xi­cano, la con­fu­sión en el es­ta­dou­ni­den­se.

El en­vío de 5,800 sol­da­dos a la fron­te­ra ba­jo el nom­bre de Ope­ra­ción Pa­trio­ta Fiel -que fue pos­te­rior­men­te eli­mi­na­does un ejem­plo del ab­sur­do ar­ma­do por Trump. Un de­rro­che de re­cur­sos, sin im­por­tar el im­pac­to des­mo­ra­li­zan­te pa­ra una tro­pa que se da cuen­ta que la ma­niSXODFLYQ FRQ ÀQHV SROTWLFRV es el ba­lan­ce del ope­ra­ti­vo.

Lo úni­co que hi­cie­ron fue crear una ba­se pa­ra alo­jar­los y alam­brar al­gu­nas par­tes de la fron­te­ra.

Has­ta el cie­rre no se sa­bía si los sol­da­dos ya co­men­za­rían el re­gre­so a sus cuar­te­les co­mo se di­jo ha­ce unos días. O si se se­rán en­via­dos a otro pun­tos de la fron­te­ra co­mo se co­rri­gió des­pués. Quién sa­be qué se di­rá hoy.

Mien­tras tan­to, fun­cio­na­rios anó­ni­mos del De­par­ta­men­to de Se­gu­ri­dad In­ter­na di­je­ron en una con­fe­ren­cia te­le­fó­ni­ca, sin dar evi­den­cia al­gu­na, que hay 500 cri­mi­na­les en la ca­ra­va­na. El jue­go de es­tos nú­me­ros, que ya se reali­zó una vez, re­gre­sa pa­ra re­pe­tir­se en los me­dios con­ser­va­do­res.

De un la­do de la fron­te­ra hay cer­ca de 3,000 per­so­nas que es­pe­ran ser es­cu­cha­dos. En el otro hay ór­de­nes pre­si­den­cia­les que son ile­ga­les, sol­da­dos con­fun­di­dos en cuan­to a su re­gre­so \ DÀUPDFLRQHV RÀFLDOHV TXH no tie­nen nin­gún asi­de­ro.o

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.