Ro­sa­na tie­ne co­ra­zón de oro y te­na­ci­dad de ace­ro

La Raza Chicago - - #DEPORTES #NFL - Ri­car­do Ló­pez Juá­rez [email protected]­car­do_­de­por­te

Pa­ra Ro­sa­na Ele­na Guer­ni­ca, pi­sar el mu­seo de Ro­ber­to Cle­men­te de la ciu­dad de Pit­ts­burgh es emo­cio­nan­te. Por un la­do, ella na­ció en Puer­to Ri­co, igual que el le­gen­da­rio beis­bo­lis­ta. Pe­ro so­bre to­do por­que la vi­sión y ge­ne­ro­si­dad de la es­tu­dian­te bo­ri­cua le me­re­cen sen­tir una co­ne­xión con el hom­bre que mu­rió al caer el avión en el que lle­va­ba ayu­da a Ni­ca­ra­gua, tras un te­rre­mo­to.

“Ho­nes­ta­men­te esa co­ne­xión fue bien emo­cio­nal pa­ra to­do el mun­do”, di­ce Guer­ni­ca, una jo­ven mu­jer que mar­có di­fe­ren­cia el año pa­sa­do por sus es­fuer­zo de ayu­da a su Puer­to Ri­co lue­go de la de­vas­ta­ción del hu­ra­cán Ma­ría.

Se di­ce fá­cil, pe­ro Ro­sa­na or­ques­tó y di­ri­gió una se­rie de mi­sio­nes pa­ra lle­var a la is­la 76,500 li­bras de me­di­ci­nas y su­mi­nis­tros bá­si­cos, y trans­por­tar a 296 per­so­nas en­fer­mas pa­ra que fue­ran aten­di­das en Es­ta­dos Uni­dos, prác­ti­ca­men­te sal­ván­do­les la vi­da da­das las con­di­cio­nes que en ese mo­men­to exis­tían en Puer­to Ri­co.

Por sus in­creí­bles ac­cio­nes, Ro­sa­na Ele­na fue re­co­no­ci­da en se­ma­nas re­cien­tes por la NFL, a tra­vés de los Pit­ts­burgh Stee­lers, con al Pre­mio de Li­de­raz­go de la He­ren­cia His­pa­na.

Con cin­co años es­tu­dian­do en la pres­ti­gia­da uni­ver­si­dad de Car­ne­gie Me­llon, la na­ci­da en Ca­ro­li­na, Puer­to Ri­co, re­ci­bió ha­ce un par de se­ma­nas un cá­li­do aplau­so en el es­ta­dio Heinz Field, la ca­sa de los Stee­lers.

“Fue un in­men­so ho­nor, Vp FXDQWR VLJQLÀFD HVR ORV Stee­lers) aquí”, di­ce Ro­sa­na, quien nun­ca ha­bía es­ta­do en un jue­go de la NFL, aun­que en reali­dad lo úni­co que a Ro­sa­na le im­por­ta es se­guir con su mi­sión de ayu­dar.

Co­mo ga­lar­do­na­da por los Stee­lers, ella de­sig­nó a VX SURSLD IXQGDFLYQ pa­ra re­ci­bir $2,000 en­tre­ga­dos por la NFL y Na­tion­wi­de, la mar­ca pa­tro­ci­na­do­ra de la cam­pa­ña.

To­do em­pe­zó cuan­do a la som­bra del hu­ra­cán Ma­ría, TXH D ÀQDOHV GH VHSWLHPEUH GH WXYR FDWDVWUYÀFRV Gd­ños en Puer­to Ri­co, Ro­sa­na que­ría en­viar­le agua a una mu­jer que la ne­ce­si­ta­ba. Al bus­car có­mo ha­cer­lo se en­te­ró de que Ame­ri­can Air­li­nes es­ta­ba transportando ayu­da gra­tis pa­ra sus em­plea­dos.

La se­ño­ra que ella que­ría ayu­dar mu­rió por fal­ta de agua, se­gún Guer­ni­ca. Pe­ro de ese in­ten­to se le ocu­rrió la idea de ren­tar un avión pri­va­do pa­ra lle­var ayu­da a la Is­la.

“La idea era ayu­dar a gen­te que iba a mo­rir por fal­ta de agua o por fal­ta de tra­ta­mien- to mé­di­co”, ex­pli­ca Guer­ni­ca, quien una se­ma­na más tar­de, tras re­ca­bar di­ne­ro, abor­dó su pri­mer avión.

La pri­me­ra vez le al­can­zó pa­ra ren­tar un avión de $19,000 pa­ra ocho per­so­nas a bor­do y 1,000 li­bras de me­di­ca­men­tos. Fue acom­pa­ña­da por un mé­di­co bo­ri­cua de la ciu­dad de Pit­ts­burgh y con­tac­tó a doc­to­res en Puer­to Ri­co a tra­vés de ami­gos su­yos pa­ra en­con­trar a pa­cien­tes que ne­ce­si­ta­ban ayu­da. Así apa­re­cie­ron las pri­me­ras seis per­so­nas que sa­có de la Is­la, con des­tino a Fort Lau­der­da­le, Flo­ri­da. De esos seis, uno fa­lle­ció dos se­ma­nas des­pués, pe­ro no por los efec­tos del hu­ra­cán, sino por un cán­cer avan­za­do.

“Por lo me­nos no fa­lle­ció so­lo en su ca­sa sin agua ni elec­tri­ci­dad”, di­ce Guer­ni­ca con so­lem­ni­dad.

Ro­sa­na y sus aso­cia­dos, la ma­yo­ría de ellos es­tu­dian­tes, pu­die­ron re­unir más di­ne­ro pa­ra ha­cer un se­gun­do vue­lo. Y la ope­ra­ción se fue re­pi­tien­do ca­da vez con me­jor pla­nea­ción y re­sul­ta­dos.

“En un mo­men­to lle­ga­mos a ren­tar un avión de $70,000 en el que trans­por­ta­mos 20,000 li­bras de me­di­ca­men­tos y su­mi­nis­tros de emer­gen­cia y en el que fue­ron sa­ca­das de Puer­to Ri­co 140 per­so­nas”, di­ce la es­tu­dian­te de maes­tría de po­lí­ti­ca pú­bli­ca y ad­mnis­tra­ción.

Fue­ron en to­tal cin­co via­jes a la is­la y, más ade­lan­te, un vue­lo de re­torno con dos ni­ñas que pa­de­cían mi­cro­ce­fa­lia, quie­nes ha­bían si­do eva­cua­das pe­ro no po­dían re­gre­sar a ca­sa, una cau­sa en la que con­tri­bu­yó la Fun­da­ción de Jor­ge Po­sa­da con $10,000.

El pro­ble­ma más tí­pi­co de los pa­cien­tes que Ro­sa­na y sus com­pa­ñe­ros ayu­da­ron fue la dia­be­tes, por­que en Puer­to Ri­co no ha­bía ma­ne­ra de con­ser­var la in­su­li­na fría, se­gún ex­pli­ca. Ellos no es­ta­ban en los hos­pi­ta­les por­que no po­dían re­ci­bir ayu­da, así que los pa­cien­tes es­ta­ban en sus ca­sas, en ca­sas de fa­mi­lia­res o ami­gos, y en re­fu­gios.

Por los his­pa­nos

Re­ci­bió el Pre­mio al Li­de­raz­go de la He­ren­cia His­pa­na de los Stee­lers al ayu­dar a sal­var cien­tos de vi­das en su na­tal Puer­to Ri­co

La NFL tie­ne his­to­ria en re­co­no­cer a los lí­de­res his­pa­nos, des­de 2002, pe­ro ha­ce ocho años se for­ma­li­zó con la alian­za que hi­zo con la His­pa­nic He­ri­ta­ge Foun­da­tion.

“Que­re­mos ce­le­brar y mos­trar las con­tri­bu­cio­nes de los his­pa­nos de la NFL, y eso in­clu­ye fans, ju­ga­do­res, en­tre­na­do­res, em­plea­dos, a ni­vel na­cio­nal”, di­ce Ma­ris­sa Fer­nán­dez, vi­ce­pre­si­den­ta de es­tra­te­gia de mar­ke­ting de la NFL. “Lo ve­mos co­mo un im­pul­sor de cre­ci­mien­to de QXHVWUD EDVH GH DÀFLRQDGRVµ

Cuan­do ha­bla so­bre la la­bor de gen­te co­mo Ro­sa­na Guer­ni­ca, la fun­cio­na­ria de la NFL se de­tie­ne y di­ce: “Per­so­nal­men­te, uno de mis mo­men­tos fa­vo­ri­tos de to­do el año es cuan­do leo acer­ca de to­dos es­tos ga­na­do­res con to­do el tra­ba­jo po­si­ti­vo que han he­cho, me con­mue­ve. Es un ra­yo de sol en es­te tra­ba­jo”.

Ro­sa­na Guer­ni­ca es un sol que se­gui­rá ilu­mi­nan­do.o

Ro­sa­na Ele­na Guer­ni­ca (se­gun­da de la izq.) en su pri­me­ra vi­si­ta al es­ta­dio de los Stee­lers.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.