Muere Ber­tolucci, el au­tor de Nove­cento y The last Em­peror

La Semana - - FRONT PAGE / PORTADA -

Bernardo Ber­tolucci, Os­car win­ner and “Last Tango in Paris” direc­tor, dead at 77

El cineasta ital­iano Bernardo Ber­tolucci fal­l­e­ció hoy en Roma a los 77 años y deja para la his­to­ria del sép­timo arte al­gunos tí­tu­los que han mar­cado época, como “Last tango in Paris”, “Nove­cento” o “The last em­peror”.

Nacido el 16 de marzo de 1941 en Parma, Bernardo era hijo del crítico de cine y poeta At­tilio Ber­tolucci y her­mano de otro colega en la pro­fe­sión, Giusseppe, de quien heredó el gusto por am­bos géneros artís­ti­cos.

Em­pezó re­al­izando cor­tos con una cá­mara de 8 mm du­rante sus años de es­tu­di­ante en Roma, en cuya Univer­si­dad se li­cen­ció en Lit­er­atura.

Au­tor de varias obras poéti­cas -una de el­las, “In cerca del mis­te­rio”, ob­tuvo el Premio Viareg­gio a la Opera Prima-, Ber­tolucci se em­barcó en una car­rera cin­e­matográ­fica de la mano de Pier Paolo Pas­solini, del que fue ayu­dante de di­rec­ción en “Ac­cat­tone” (1961).

Su primera pro­duc­ción fue “La com­mare seca” (1962), a la que siguió “Prima della rivoluzione” (1964), obras que le definieron como un direc­tor ca­paz de dis­ec­cionar las in­te­ri­or­i­dades de los per­son­ajes, caso de “Il con­formista” (1970).

Al­canzó la pop­u­lar­i­dad con “Last tango in Paris” (1972), película pro­tag­o­nizada por Mar­lon Brando y María Sch­nei­der, que le su­puso prob­le­mas con la cen­sura por al­gu­nas es­ce­nas cal­i­fi­cadas en­tonces de es­cabrosas y con la que lo­gró dos can­di­dat­uras al Ós­car - Mejor Direc­tor y Mejor Ac­tor-.

En 2007 Sch­nei­der, fal­l­e­cida en 2011, con­fesó que du­rante el ro­daje de la es­cena de esa película en la que el per­son­aje de Brando la vi­ola con la ayuda de un poco de man­te­qui­lla se sin­tió hu­mil­lada y “un poco vi­o­lada”.

Ber­tolucci ase­guró en 2016 que la ac­triz conocía con an­telación la es­cena aunque se le ocultó la uti­lización de la man­te­qui­lla.

Con ese filme se situó en la primera plana del cine in­terna- cional y su éx­ito no hizo más que au­men­tar, gra­cias a otro de sus ref­er­entes: “Nove­cento” (19741976), di­vi­dida en dos ac­tos y que, con un aura de re­al­ismo grotesco y lirismo, re­trata la vida campesina de la Italia de la Gran Guerra y del fas­cismo.

Luego vinieron obras como “La Luna” (1979), pero fue con “The last Em­peror” con la que al­canzó el mayor re­conocimiento artís­tico y pop­u­lar, ya que fue pre­mi­ada con nueve Os­car, en­tre el­los los de película y direc­tor, y cu­a­tro Glo­bos de Oro.

Sigu­ieron la ver­sión cin­e­matográ­fica de la obra de Paul Bowles “El cielo pro­tec­tor” (1990) y en 1993 “The lit­tle Buda” (1993).

En los 90 destacó tam­bién “Io ballo da sola” (1996), su visión de la ed­u­cación sen­ti­men­tal y sex­u­ales de una ado­les­cente de va­ca­ciones en la Toscana, con la que volvió a tropezar con la cen­sura.

Ya en este mile­nio Ber­tolucci di­rigió “The dream­ers” (2003), la his­to­ria de tres jóvenes france­ses du­rante el parisino mayo del 68.

Newspapers in English

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.