“Siem­pre se­ré una DREA­MER”

MAR­CA­DA POR LA ODI­SEA DE CRU­ZAR LA FRON­TE­RA Y UNA DU­RA NI­ÑEZ, LA ME­XI­CA­NA SA­RAHÍ ES­PI­NO­ZA SA­LA­MAN­CA USA SUS VI­VEN­CIAS Y SU INGENIOSA APP PA­RA AYU­DAR A DREA­MERS CO­MO ELLA QUE QUIE­REN SA­LIR ADE­LAN­TE

People en Espanol - - CONTENIDO - Por MAY­RA MANGAL

Mar­ca­da por la odi­sea de cru­zar la fron­te­ra y una du­ra ni­ñez, la me­xi­ca­na Sa­rahí Es­pi­no­za Sa­la­man­ca ayu­da a DREA­MERS co­mo ella.

Sa­rahí Es­pi­no­za Sa­la­man­ca aún re­cuer­da las pie­dras del desierto de So­no­ra cla­ván­do­se en las sue­las de sus za­pa­tos mien­tras cru­za­ba la fron­te­ra con su fa­mi­lia. Te­nía 4 años y car­ga­da por su pa­pá y un co­yo­te fi­nal­men­te lle­gó a Ca­li­for­nia, don­de se es­ta­ble­ce­ría tras de­jar atrás su na­tal Michoacán, Mé­xi­co. “Llo­ra­ba por­que ya no que­ría ca­mi­nar, pe­ro no po­día­mos de­te­ner­nos o que­dar­nos atrás”, re­me­mo­ra la hoy jo­ven ma­dre de 28 años.

De chi­ca fue apli­ca­da en la es­cue­la, pe­ro al bus­car be­cas pa­ra la uni­ver­si­dad una ase­so­ra aca­dé­mi­ca le cor­tó las alas. “Fui re­cha­za­da por­que no te­nía nú­me­ro de [Se­gu­ro] So­cial”, re­la­ta. “Mi con­se­je­ra me di­jo que per­so­nas co­mo yo no íba­mos a la uni­ver­si­dad. Se me vino el mun­do en­ci­ma”.

Las pa­la­bras de esa ad­mi­nis­tra­do­ra la des­tro­za­ron, pe­ro gra­cias a una ami­ga de su igle­sia su­po que no to­do es­ta­ba per­di­do tras el anun­cio en el 2012 de la Con­si­de­ra­ción de Ac­ción Di­fe­ri­da pa­ra los Lle­ga­dos en la In­fan­cia (DA­CA, por sus si­glas en in­glés), que le dio op­cio­nes a jó­ve­nes DREA­MERS co­mo ella. “Me cam­bió la vi­da”, ob­ser­va Es­pi­no­za, quien aco­gi­da al DA­CA pu­do es­tu­diar co­mu­ni­ca­cio­nes y cien­cias po­lí­ti­cas en el Ca­ña­da Co­lle­ge y lue­go ob­tu­vo un cer­ti­fi­ca­do de la es­cue­la de ne­go­cios de la Uni­ver­si­dad de Stan­ford pa­ra em­pren­de­do­res.

Sus vi­ven­cias la lle­va­ron a crear un blog pa­ra in­for­mar a otros es­tu­dian­tes so­bre be­cas pa­ra DREA­MERS, que lue­go con­ver­ti­ría en la apli­ca­ción mó­vil DREA­MER’S Road­map. “Era fan de la se­ño­ra Es­pi­no­za des­de an­tes de co­no­cer­la”, se­ña­la Da­río Fer­nán­dez, di­rec­tor de pro­gra­mas edu­ca­ti­vos del DREAM Cen­ter en la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ca­li­for­nia, North­rid­ge. “La na­tu­ra­le­za in­no­va­do­ra de su tra­ba­jo y su en­ten­di­mien­to del im­pac­to de [su app] me han fas­ci­na­do des­de el prin­ci­pio”.

Gra­cias a un pre­mio que ga­nó —The Vo­to Latino In­no­va­tors Cha­llen­ge— su­ma­do a do­na­ti­vos y al pro­gra­ma Fast For­ward Ac­ce­le­ra­tor, esa app cuen­ta con más de 30,000 usua­rios. Su si­guien­te me­ta: com­ba­tir la de­ser­ción es­co­lar y con­se­guir opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les pa­ra más chi­cos co­mo ella. “Siem­pre se­ré una DREA­MER, una in­mi­gran­te”, re­sal­ta Es­pi­no­za, hoy re­si­den­te le­gal gra­cias a su es­po­so. “Mi tra­ba­jo es mu­cho más im­por­tan­te aho­ra que ten­go la tar­je­ta de re­si­den­cia. Ten­go mu­cho más res­pon­sa­bi­li­dad de se­guir abo­gan­do por los in­mi­gran­tes por­que ten­go ese pri­vi­le­gio”.

#TO­DOS SO­MOS DREA­MERS

“Mi mo­ti­va­ción era ver cuán­to su­fría mi ma­má al no te­ner es­ta­bi­li­dad. Des­de muy chi­ca cap­té la di­fe­ren­cia que ha­bía en­tre al­guien que ha­bía ido a la uni­ver­si­dad ver­sus al­guien que no”, cuen­ta Sa­rahí Es­pi­no­za Sa­la­man­ca so­bre su pa­sión por los es­tu­dios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.