Ada­ma­ri Ló­pez

People en Espanol - - CONTENIDO - Por MA­RÍA MO­RA­LES Fotos por JE­SÚS COR­DE­RO

Lo que ha­bía co­men­za­do co­mo un sim­ple ca­ta­rro ca­si le cues­ta la vi­da a la pre­sen­ta­do­ra y ac­triz puer­to­rri­que­ña, quien es­tu­vo al bor­de de la muer­te por 26 crí­ti­cos días.

Lo que ha­bía co­men­za­do co­mo un sim­ple ca­ta­rro ca­si le cues­ta la vi­da a la ac­triz y pre­sen­ta­do­ra puer­to­rri­que­ña Ada­ma­ri Ló­pez, quien es­tu­vo al bor­de de la muer­te por 26 crí­ti­cos días en los cua­les ni sus an­gus­tia­dos fa­mi­lia­res y ami­gos —ni sus mis­mos mé­di­cos— sa­bían si so­bre­vi­vi­ría. Su re­cu­pe­ra­ción, con­cuer­dan to­dos, es “un mi­la­gro”

“Por po­co me cues­ta mi vi­da y me en­can­ta­ría que to­do el mun­do se va­cu­na­ra [con­tra la in­fluen­za]”, ad­vier­te Ada­ma­ri Ló­pez. “Hay mu­chas co­sas que no re­cuer­do: la an­gus­tia que vi­vió la fa­mi­lia, el te­mor a per­der la vi­da que es lo más va­lio­so”.

“El de­seo de vi­vir de es­ta mu­cha­cha, la fe en Dios que te­nía ella y to­da su fa­mi­lia, te­ner a Dios en su men­te, su co­ra­zón, es lo que la sa­ca ade­lan­te”, afir­ma de Ló­pez el in­ten­si­vis­ta Dou­glas Por­ti­llo, quien la tra­tó en el Hos­pi­tal Bap­tist de Mia­mi.

La tar­de del sá­ba­do 20 de oc­tu­bre, Ada­ma­ri Ló­pez, con es­ca­lo­fríos y sin­tién­do­se mal, hi­zo un es­fuer­zo so­bre­hu­mano pa­ra com­pla­cer a su hi­ja, Alaïa, de 3 años, e ir a un par­que in­fan­til pa­ra que ju­ga­ra con otros ni­ños. “Re­cuer­do que subí las es­ca­le­ras y pen­sa­ba que me des­ma­ya­ba, pe­ro es­ta­ba con la ne­na, en­ton­ces te­nía que re­po­ner­me”, di­ce Ló­pez en ex­clu­si­va a PEO­PLE EN ES­PA­ÑOL. “No sa­bía qué era lo que te­nía, pe­ro sa­bía que era al­go que no ha­bía sen­ti­do an­tes. La ma­ña­na si­guien­te lla­mé a una ami­ga que tra­ba­ja­ba en el hos­pi­tal don­de me aten­die­ron. Me fue a bus­car a mi ca­sa, de­jé a Alaïa con mi her­ma­na y de allí que lle­gué al hos­pi­tal no re­cuer­do na­da más”.

De he­cho, has­ta hoy, Ló­pez, de 47 años, no tie­ne nin­gu­na me­mo­ria de la cri­sis que ca­si la ma­ta ese día y que es­tu­vo cer­ca de ha­cer­lo por los si­guien­tes 25 días que per­ma­ne­ció in­ter­na­da en el hos­pi­tal Bap­tist de Mia­mi, en los que los mé­di­cos lu­cha­ban por su vi­da y sus se­res que­ri­dos te­mían lo peor. Des­de su lle­ga­da al cen­tro mé­di­co, el cua­dro de es­ta so­bre­vi­vien­te de cáncer de ma­ma fue com­pli­cán­do­se con diag­nós­ti­cos de to­xo­plas­mo­sis, in­fluen­za y fi­nal­men­te neu­mo­nía. To­do agra­va­do por una agu­da in­su­fi­cien­cia res­pi­ra­to­ria, que no se ali­via­ba a pe­sar de las má­qui­nas a las que es­ta­ba co­nec­ta­da la ac­triz, y un sis­te­ma in­mu­no­ló­gi­co que rehu­sa­ba res­pon­der a los tra­ta­mien­tos más agre­si­vos. “Era una co­sa ca­tas­tró­fi­ca”, re­cuer­da su her­mano Adal­ber­to Ló­pez, de 54 años, quien es mé­di­co, y que al igual que la pa­re­ja de Ada­ma­ri, To­ni Cos­ta, y se­lec­tos ami­gos y fa­mi­lia­res nun­ca se apar­tó de su la­do. “To­dos los días, to­dos los días ha­bía una di­fi­cul­tad. Si no le po­nían [al­go], se le subía la pre­sión; si se hin­cha­ba y le sa­ca­ban el lí­qui­do, se le subía el rit­mo car­día­co. No hu­bo un so­lo día que es­tu­vie­se tran­qui­lo, siem­pre hu­bo una des­com­pen­sa­ción. Ella des­de que en­tró, des­de el pri­mer día, se des­com­pen­só. Fue te­rri­ble”. A lo que agre­ga: “[Fue­ron] días de sen­ti­mien­tos de an­gus­tia y de muer­te. To­dos los días co­ge pa­ra [el hos­pi­tal] pa­ra ver cuán­do se mue­re. [Me de­cía:] ‘Si no se mue­re hoy, se va a mo­rir ma­ña­na. Va­mos a ver. Hoy no se mu­rió, va­mos a es­pe­rar a ma­ña­na a ver si reac­cio­na’. Qué ho­rri­ble”.

Tan­to Adal­ber­to co­mo el mé­di­co que la aten­dió, el pul­mo­nó­lo­go Dou­glas Por­ti­llo, so­lo tie­nen una ex­pli­ca­ción pa­ra que hoy la pre­sen­ta­do­ra pue­da abra­zar nue­va­men­te a su hi­ja y dar­lo to­do fren­te a las cá­ma­ras de Un nue­vo día (Te­le­mun­do). “Te­ne­mos el mi­la­gro que ella es­té allí”, aco­ta Por­ti­llo. Al­go en lo que con­cuer­da Adal­ber­to: “Es un mi­la­gro… Dios la sal­vó”.

No era en­tre sá­ba­nas de hos­pi­tal e in­ter­ven­cio­nes di­vi­nas que Ada­ma­ri pla­nea­ba ter­mi­nar su 2018. A prin­ci­pios de oc­tu­bre, con Cos­ta, de 35 años, se es­ca­pó unos días a Ja­mai­ca pa­ra ce­le­brar el sép­ti­mo aniver­sa­rio de su re­la­ción. A me­dia­dos de ese mis­mo mes via­jó a Nue­va York pa­ra par­ti­ci­par en el Des­fi­le de la His­pa­ni­dad co­mo re­pre­sen­tan­te de la mar­ca Aveeno, de la que es ima­gen. “En la pa­ra­da me iba sin­tien­do peor, los oi­di­tos se me iban ta­pan­do”, re­cuer­da. “Cuan­do lle­ga­mos al fi­nal de la pa­ra­da tu­vi­mos que es­pe­rar co­mo una ho­ra a que vi­nie­ra el ca­rro; re­gre­sá­ba­mos a Mia­mi [por­que] yo al día si­guien­te te­nía tra­ba­jo. Cuan­do lle­gué, al­guien me lla­mó y me di­jo que si es­ta­ba llo­ran­do en el ae­ro­puer­to por­que me veían los ojos agua­dos por lo mal que me sen­tía”.

En los si­guien­tes días se cui­dó co­mo si tu­vie­se un sim­ple ca­ta­rro: vio a su mé­di­co, mas no se hi­zo unas pla­cas; to­mó me­di­ca­men­tos; y has­ta se pu­so unos sue­ros de vi­ta­mi­nas a ver si eso la le­van­ta­ba. Pe­ro na­da, la tos no la de­ja­ba vi­vir. Así pa­sa­ron los días, has­ta que no pu­do más y acu­dió al hos­pi­tal.

Allí, ade­más de tra­ta­mien­to, re­ci­bió el amor

CASARME AHO­RA CON TO­NI LO VEO CA­DA VEZ MÁS CER­CA. ESE MIE­DO QUE LE TE­NÍA AN­TES A FIR­MAR EL PA­PEL Y QUE NO FUN­CIO­NA­RA, DES­PUÉS DE ES­TA PRUE­BA DE SA­LUD… HE PER­DI­DO EL MIE­DO. EL AMOR QUE NOS TE­NE­MOS ES MÁS GRAN­DE QUE EL MIE­DO”

in­con­di­cio­nal de los su­yos. “Es­tu­vie­ron con­mi­go mu­cha gen­te a la que amo pro­fun­da­men­te”. Pa­ra Cos­ta fue­ron mo­men­tos par­ti­cu­lar­men­te di­fí­ci­les. “Ver a la per­so­na que amas en la con­di­ción que Ada­ma­ri es­ta­ba en el hos­pi­tal es du­ro”, di­ce el bai­la­rín es­pa­ñol, quien se vol­có en acom­pa­ñar­la en el hos­pi­tal y con la ni­ña en ca­sa pa­ra que es­ta no ex­tra­ña­ra la au­sen­cia de su ma­dre. “Te due­le que to­do eso es­té ocu­rrien­do sin más, de la no­che a la ma­ña­na. Sen­tía un va­cío por pri­me­ra vez des­de que lle­gué a es­te país que no ha­bía sen­ti­do; ver­me so­lo con mi hi­ja, no sa­bía­mos qué po­día pa­sar”.

Uno de los peo­res mo­men­tos que Adal­ber­to tu­vo que en­fren­tar con Ada­ma­ri —quien es­ta­ba se­da­da y pa­sa­ba de la cons­cien­cia a la in­cons­cien­cia— fue el día en que el her­mano ma­yor de la ac­triz le pre­gun­tó qué de­bían ha­cer con Alaïa si fa­lle­cía. “Te­nía que ha­cer esas pre­gun­tas, yo soy el pa­drino [de la pe­que­ña]. Si se mue­re, qué va­mos a ha­cer con la ni­ña; tie­ne su pa­dre, no hay nin­gún pro­ble­ma, pe­ro ha­bía que pre­gun­tar­le: ‘¿Qué quie­res tú que pa­se?’. Sí, muy du­ro ha­blar­le de la muer­te a una per­so­na que amas. Pe­ro a ve­ces hay que ha­cer las co­sas así por­que es me­jor pre­ca­ver”. Ella le con­tes­tó de la úni­ca ma­ne­ra que pu­do, es­cri­bién­do­le en un pa­pel, ya que es­ta­ba co­nec­ta­da a má­qui­nas que la ayu­da­ban a res­pi­rar: Cos­ta que­da­ba al fren­te de to­do.

Afor­tu­na­da­men­te y tras mu­chas jor­na­das de an­gus­tia, el or­ga­nis­mo de la ac­triz fi­nal­men­te res­pon­dió a los tra­ta­mien­tos y des­per­tó, pa­ra ver una fo­to de su hi­ja y sus di­bu­jos pe­ga­dos en la pa­red fren­te a la ca­ma del hos­pi­tal. Tras más tra­ta­mien­tos y te­ra­pias, la fa­mi­lia pu­do re­unir­se en ca­sa pa­ra ce­le­brar el Día de Ac­ción de Gra­cias y pos­te­rior­men­te la Na­vi­dad.

Ada­ma­ri se sa­be afor­tu­na­da —y di­ce ha­ber apren­di­do una gran lec­ción. “Ten­go que cui­dar­me más”, com­par­tió con sus te­le­vi­den­tes al re­gre­sar a su show en enero, don­de ne­gó nue­va­men­te los ru­mo­res que cir­cu­la­ron en las re­des de que su pro­lon­ga­da au­sen­cia se de­bía a com­pli­ca­cio­nes tras una ci­ru­gía es­té­ti­ca. “[El mo­men­to más os­cu­ro fue] pen­sar que no iba a es­tar pa­ra Alaïa, que me iba a per­der mu­chos mo­men­tos má­gi­cos en la vi­da de mi hi­ja a la que tan­to deseé, la que tan­to pe­dí, so­lo por un des­cui­do de mi par­te. Creo que eso es lo más du­ro”.

Otra lec­ción apren­di­da tie­ne que ver con el te­mor, pe­ro no a mo­rir, sino a vi­vir. “Casarme aho­ra con To­ni, des­pués de que me pi­dió ma­tri­mo­nio ha­ce cua­tro años, lo veo ca­da vez más cer­ca”, di­ce. “A lo me­jor ese mie­do que le te­nía an­tes a fir­mar el pa­pel y que no fun­cio­na­ra, des­pués de es­ta prue­ba que he­mos pa­sa­do de sa­lud, pues lo veo mu­cho más cer­cano y qui­zás he per­di­do el mie­do. El amor que nos te­ne­mos es más gran­de que el mie­do que sen­tía. Oja­lá que [la bo­da] sea es­te año”.

PEI­NA­DO Y MA­QUI­LLA­JE: MARIELA BAG­NA­TO; ES­TI­LIS­TA: REA­DING PAN­TA­LEÓN; VES­TUA­RIO: NORDS­TROM; PRO­DUC­TOR DE LO­CA­CIÓN: FIRST IN SER­VI­CE; FO­TO­GRA­FIA­DA EN THE BETSY SOUTH BEACH, MIEM­BRO DE SMALL LU­XURY HO­TELS OF THE WORLD/THE­BETSY­HO­TEL.COM

“No me sen­tía bien, me sen­tía en­fer­mi­ta, con el cuer­po cor­ta­do y me ha­bía to­ma­do un me­di­ca­men­to pa­ra eso”, re­cuer­da Ló­pez de par­ti­ci­par en un des­fi­le en un gé­li­do Nue­va York en oc­tu­bre. “No es­ta­ba es­pe­ran­do tan­to frío; no sé si iba bien pre­pa­ra­da, me pu­se lo más ta­pa­di­ta que pu­de. Qui­zás aguan­tar tan­to frío y es­tar allí tan ex­pues­ta me pu­so peor”.

“Fue una co­sa ver a esa ni­ña y a esa ma­dre abrien­do re­ga­los”, se­ña­la Adal­ber­to Ló­pez de las Na­vi­da­des con su so­bri­na y her­ma­na (arr., am­bas con To­ni Cos­ta). “Se la dis­fru­ta­ron. To­do fue bello y más apre­cia­do aho­ra por­que es una opor­tu­ni­dad que Dios les dio”. Der., los her­ma­nos en el set de Un nue­vo día. “Siem­pre he si­do una mu­jer de fe y re­za­ba mu­cho [en el hos­pi­tal]”, cuen­ta Ló­pez. “Con to­dos mis her­ma­nos ha­cía­mos no­ve­nas”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.