El sue­ño Mar­le­ne de Mar­le­ne Fa­ve­la

Ha­ce unos me­ses, la ac­triz me­xi­ca­na anun­ció aquí la fe­liz no­ti­cia de su pri­mer em­ba­ra­zo. Aho­ra lu­ce su pan­ci­ta y re­ve­la el nom­bre de su be­bé, así co­mo los pla­nes tras su na­ci­mien­to ya en puer­tas

People en Espanol - - LOS IN­FLU­YEN­TES - Por MAY­RA MAN­GAL

Una no­che, an­tes de que su mé­di­co le re­ve­la­ra el se­xo de su be­bé, Mar­le­ne Fa­ve­la so­ñó que iba a te­ner una ne­ni­ta. “¡Y mi be­bé es una ni­ña!”, cuen­ta or­gu­llo­sa la ac­triz me­xi­ca­na, quien a sus 42 años no ha­lla la ho­ra de de­bu­tar co­mo ma­má. “Ya quie­ro ver a mi be­bé. To­das las no­ches me ima­gino de qué co­lor se­rán sus ojos. Quie­ro ver­la. [Me sien­to] fe­liz, rea­li­za­da, ple­na. La pa­la­bra exac­ta es ben­de­ci­da”.

La dul­ce es­pe­ra ha si­do lo que so­ñó, pe­ro tam­bién le ha de­ja­do su cuo­ta de aje­treo. Des­de el mo­men­to en que que­dó em­ba­ra­za­da, la fu­tu­ra ma­mi se ha en­fren­ta­do a me­ses de che­queos mé­di­cos, via­jes y has­ta mu­dan­zas —de Aus­tra­lia a Ciu­dad de Mé­xi­co y lue­go al sur de Ca­li­for­nia— así co­mo a otros gran­des ajus­tes en su vi­da, que la ar­tis­ta na­ci­da en la ciu­dad de San­tia­go Pa­pas­quia­ro, Du­ran­go, asu­mió a po­cos me­ses de con­traer ma­tri­mo­nio con el em­pre­sa­rio aus­tra­liano Geor­ge Seely, de 48 años.

La re­cién ca­sa­da pa­re­ja es­pe­ra­ba ins­ta­lar­se en Aus­tra­lia pa­ra co­men­zar su nue­va vi­da cuan­do la no­ti­cia del em­ba­ra­zo los sor­pren­dió du­ran­te una es­ta­día en Mé­xi­co. “Los pri­me­ros tres me­ses [los mé­di­cos] me di­je­ron: ‘Pre­fe­ri­mos que no via­jes por­que [con] un be­bé, an­tes de los tres me­ses to­da­vía hay ries­gos’ ”, ex­pli­ca la pro­ta­go­nis­ta de te­le­no­ve­las co­mo Con­tra vien­to y ma­rea, y Ga­ta sal­va­je, quien si­guien­do

esas ór­de­nes se que­dó quie­ta en la ca­pi­tal az­te­ca. “Ya cuan­do pa­sa­ron los pri­me­ros tres me­ses a mí me dio co­mo mie­di­to [vol­ver a Aus­tra­lia]”.

Pa­ra evi­tar un via­je tan lar­go —y cui­dar al má­xi­mo su ines­pe­ra­do, pe­ro an­he­la­do em­ba­ra­zo— Fa­ve­la per­ma­ne­ció en Ciu­dad de Mé­xi­co con su fa­mi­lia mien­tras Seely re­gre­só a su país pa­ra pre­pa­rar la ca­sa pa­ra su even­tual re­torno y con­ti­nuar tra­ba­jan­do en su com­pa­ñía de cons­truc­ción. Ella acla­ra que la dis­tan­cia fí­si­ca du­ran­te es­te pe­río­do tan es­pe­cial no los ha se­pa­ra­do ni un ápi­ce. “No sien­to que él es­té le­jos”, co­men­ta de su es­po­so, quien la lla­ma­ba a dia­rio y via­jó a Ciu­dad de Mé­xi­co to­das las ve­ces que pu­do pa­ra acom­pa­ñar­la. “Es un hom­bre que se ha de­di­ca­do a ha­cer­nos sen­tir que es­tá aquí. Ha­bla con­mi­go y me da tran­qui­li­dad”.

Du­ran­te el ve­rano, con el par­to en el ho­ri­zon­te, Fa­ve­la de­ci­dió mu­dar­se de Ciu­dad de Mé­xi­co al sur de Ca­li­for­nia pa­ra dar­le la bien­ve­ni­da allí a la ne­na, a quien lla­ma­rá Be­lla, re­ve­la en exclusiva. Di­cho es­ta­do, ase­gu­ra, es un pun­to geo­grá­fi­co es­tra­té­gi­co pa­ra que am­bas fa­mi­lias pue­dan via­jar y es­tar pre­sen­tes cuan­do lle­gue la ni­ña en oc­tu­bre. “Que­ría­mos un lu­gar que fue­ra in­ter­me­dio pa­ra las dos fa­mi­lias”, re­la­ta la me­xi­ca­na, que se tras­la­dó a Es­ta­dos Uni­dos con su ma­má, do­ña Sil­via Me­raz de Fa­ve­la. “To­ma­mos la de­ci­sión de que fue­ra en un lu­gar que siem­pre so­ñé; uno de mis lu­ga­res fa­vo­ri­tos, que es Ca­li­for­nia”.

La prin­ce­si­ta go­za­rá de una ri­ca he­ren­cia, pues sus abue­los pa­ter­nos na­cie­ron en el Lí­bano y la fa­mi­lia pla­nea in­cul­car­le sus tra­di­cio­nes an­ces­tra­les. “Sí va a na­cer aquí", di­ce Fa­ve­la, ya ins­ta­la­da por las pró­xi­mas se­ma­nas en su ho­gar tem­po­ral. “Pe­ro eso no quie­re de­cir que no va a ser me­xi­ca­na, ¡cla­ro que va a ser me­xi­ca­na! Su pri­me­ra len­gua va a ser el es­pa­ñol, ¡que no me oi­ga su pa­pá! Él le va a que­rer en­se­ñar ára­be y bueno, va a na­cer en una fa­mi­lia mul­ti­cul­tu­ral”.

En­tre tan­ta di­cha, sin em­bar­go, una te­rri­ble no­ti­cia ha em­pa­ña­do la fe­li­ci­dad de la fa­mi­lia. Al po­co tiem­po de des­cu­brir el em­ba­ra­zo, el pa­dre de Seely en­fer­mó de gra­ve­dad y fa­lle­ció. “Que­ría mu­chí­si­mo a Mar­le­ne y su­po al mo­men­to de su muer­te [que es­pe­rá­ba­mos un hi­jo]. Ha­bla­mos de que se­ría una ni­ña”, men­cio­na el aus­tra­liano, aún su­ma­men­te afec­ta­do por la pér­di­da de su pro­ge­ni­tor. “Él es­ta­ba tan emo­cio­na­do. [Di­jo:] ‘Es la no­ti­cia más emo­cio­nan­te; es­toy muy fe­liz’ ”.

A pe­sar de su irrem­pla­za­ble pér­di­da, re­sal­ta lo emo­cio­na­do que es­tá con el he­cho de que

MAR­LE­NE FA­VE­LA ¡Cla­ro que [mi hi­ja] va a ser me­xi­ca­na! Su pri­me­ra len­gua va a ser el es­pa­ñol, ¡que no me oi­ga su pa­pá!"

por fin ten­drá una hi­ja. El em­pre­sa­rio es­tu­vo ca­sa­do an­te­rior­men­te y tie­ne tres varones de esa re­la­ción: Ga­briel, de 11 años; Reny, de 10; y Cas­sius, de 3. Con la lle­ga­da de Be­lla a la vuel­ta de la es­qui­na, Seely re­ve­la que pla­nea es­tar pre­sen­te en el par­to. “Es una ex­pe­rien­cia ma­ra­vi­llo­sa”, ex­pre­sa. “Siem­pre es­tu­ve en el na­ci­mien­to de mis hi­jos”.

El in­te­rro­gan­te aho­ra es si Fa­ve­la pien­sa re­to­mar su ca­rre­ra tras el par­to. “¡Ob­vio!”, ex­cla­ma la ac­triz. “Voy a es­tar con mi be­bé en to­dos los mo­men­tos de su vi­da. No me quie­ro per­der na­da, cuan­do ca­mi­ne, cuan­do ha­ble. Le quie­ro dar pe­cho, es­tar pa­ra ella”, des­ta­ca la fu­tu­ra ma­má, quien ase­gu­ra que no ha te­ni­do gran­des achaques du­ran­te el em­ba­ra­zo, pe­ro sí pa­só por una eta­pa en que es­ta­ba muy sen­si­ble y llo­ra­ba por to­do. “No quie­ro de­jar de ser es­po­sa, mu­jer y pro­fe­sio­nal. Es una for­ma de en­se­ñar­le a mi be­bé a triun­far, a per­se­guir sus sue­ños”.

Por des­gra­cia pa­ra sus fans, el re­gre­so a los fo­ros no se­rá in­me­dia­to. Lue­go de que las va­cu­nas y los pa­pe­les mi­gra­to­rios de la ne­na es­tén en or­den, ma­dre e hi­ja se instalarán en Aus­tra­lia. “Por aho­ra la re­si­den­cia tie­ne que ser Síd­ney. So­mos una nue­va fa­mi­lia. [Te­ne­mos que] adap­tar­nos”, acla­ra. Tras lo que con­clu­ye: “De ver­dad que he es­ta­do ro­dea­da de mu­cho amor [du­ran­te mi em­ba­ra­zo]. Más no le pue­do pe­dir al uni­ver­so”.

“To­do es­to ha si­do un apren­di­za­je ma­ra­vi­llo­so por­que nun­ca le das tan­to sig­ni­fi­ca­do a la vi­da co­mo cuan­do vas a ser ma­má”, ase­gu­ra Mar­le­ne Fa­ve­la (en ju­lio en el sur de Ca­li­for­nia). “No so­lo es que tu be­bé naz­ca bien, [sino] que sea una per­so­na de bien”.

“Es­ta es la pri­me­ra ni­ña”, pre­ci­sa el es­po­so de Fa­ve­la, Geor­ge Seely, quien ya tie­ne tres va­ron­ci­tos de su pri­mer ma­tri­mo­nio. “Pa­ra un hom­bre, te­ner a su pri­me­ra hi­ji­ta es pro­ba­ble­men­te lo más emo­cio­nan­te”.

“So­ña­ba con po­ner­me un ves­ti­di­to con el que se me vie­ra la pan­ci­ta, ha­cer­me fo­tos pa­ra el re­cuer­do pa­ra cuan­do mi be­bé naz­ca”, com­par­te la ac­triz (en The Ritz-carl­ton, La­gu­na Ni­guel, en el sur de Ca­li­for­nia).

“Si se me an­to­ja al­go, me lo co­mo. Nun­ca pen­sé: ‘¡Ay, no quie­ro su­bir de pe­so!’ ”, se­ña­la Fa­ve­la. “Des­de que su­pe que es­ta­ba em­ba­ra­za­da fui fe­liz y di­je: ‘Aho­ra sí, no me voy a pri­var de na­da y voy a co­mer de to­do’ ”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from USA

© PressReader. All rights reserved.