Mun­do sin equi­li­brio

El Nacional - Todo en Domingo - - SALUD - Ma­galy Ro­drí­guez

La la­be­rin­ti­tis es una afec­ción del oí­do in­terno que pue­de pro­du­cir pér­di­da tem­po­ral de la au­di­ción, ma­reos y fal­ta de ba­lan­ce. He aquí có­mo de­tec­tar­la y tra­tar­la

“To­do me da vuel­tas”. “No oi­go bien por es­te oí­do”. “Sien­to que me voy a caer”. Es­tas son fra­ses co­mu­nes en­tre quie­nes han pa­de­ci­do la­be­rin­ti­tis. Se le lla­ma así a la in­fla­ma­ción del la­be­rin­to, la es­truc­tu­ra del oí­do in­terno que ayu­da a re­gu­lar el equi­li­brio. Es­ta se­rie de pe­que­ños ca­na­les con­tie­ne lí­qui­dos y “sen­so­res” que se co­mu­ni­can con­ti­nua­men­te con el ce­re­bro pa­ra man­te­ner el ba­lan­ce: cuan­do esa es­truc­tu­ra se irri­ta y se hin­cha, ade­más de sen­sa­ción de ma­reo, tam­bién pue­de pro­vo­car pér­di­da tem­po­ral de au­di­ción de un so­lo la­do, náu­seas y tin­ni­tus o zum­bi­do. En al­gu­nos ca­sos pue­de ha­ber do­lor de oí­do, vi­sión bo­rro­sa y do­lor de ca­be­za. Se con­si­de­ran fac­to­res de ries­go los cua­dros vi­ra­les re­cien­tes que ha­yan afec­ta­do las vías res­pi­ra­to­rias o el oí­do, así co­mo las aler­gias y la fa­ti­ga, el con­su­mo de al­cohol en can­ti­da­des ele­va­das, el há­bi­to de fu­mar y el es­trés. La in­ges­ta de al­gu­nos fár­ma­cos, co­mo la as­pi­ri­na, tam­bién pue­de in­fluir. Es­te pro­ble­ma pue­de diag­nos­ti­car­se en fun­ción de los sín­to­mas, del exa­men fí­si­co y la his­to­ria mé­di­ca. El es­pe­cia­lis­ta no só­lo de­be eva­luar los oí­dos; tam­bién pue­de re­vi­sar los ojos pa­ra des­car­tar otros pro­ble­mas en el sis­te­ma ves­ti­bu­lar. Se­gún sea ne­ce­sa­rio, pue­de in­di­car es­tu­dios diag­nós­ti­cos.

Por lo ge­ne­ral, las mo­les­tias más in­ten­sas sue­len ali­viar­se al ca­bo de una se­ma­na y des­apa­re­cer en las si­guien­tes. Pa­ra dis­mi­nuir los sín­to­mas, el mé­di­co pue­de in­di­car un tra­ta­mien­to con cor­ti­coes­te­roi­des des­ti­na­do a des­in­fla­mar el oí­do in­terno. De acuer­do con la cau­sa po­si­ble, pue­de re­ce­tar an­ti­his­ta­mí­ni­cos en ca­so de que se aso­cie con aler­gias o an­ti­bió­ti­cos si es­tá re­la­cio­na­do con una in­fec­ción bac­te­ria­na, así co­mo otros fár­ma­cos que ayu­den a ate­nuar mo­les­tias co­mo las náu­seas o la sen­sa­ción de ma­reo. Tam­bién pue­de re­co­men­dar cier­to gra­do de re­po­so y evi­tar los cam­bios brus­cos de pos­tu­ra.

¿QUÉ HA­CER? An­te los epi­so­dios in­ten­sos de vér­ti­go, sen­tar­se y per­ma­ne­cer tran­qui­lo un ra­to es la me­jor op­ción pa­ra que los ma­reos ce­dan po­co a po­co. Si son muy re­cu­rren­tes, es acon­se­ja­ble ha­cer­se acom­pa­ñar por al­guien que ac­túe co­mo so­por­te pa­ra evi­tar caí­das. La luz bri­llan­te de pan­ta­llas y te­le­vi­so­res tam­bién pue­de ser un ga­ti­llo, por lo cual con­vie­ne mo­de­rar su uso en es­tos ca­sos. Por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad, mien­tras du­re una cri­sis de la­be­rin­ti­tis es­tá con­tra­in­di­ca­do ma­ne­jar, ha­cer ejer­ci­cios que re­quie­ran es­ta­bi­li­dad co­mo co­rrer, mon­tar bi­ci­cle­ta o es­ca­lar y ope­rar ma­qui­na­ria pe­sa­da. Es­to re­du­ce el ries­go de su­frir caí­das o de cau­sar un ac­ci­den­te.

Es im­por­tan­te acu­dir rá­pi­da­men­te al mé­di­co si los sín­to­mas se acom­pa­ñan de abun­dan­tes vó­mi­tos, pér­di­da acen­tua­da de au­di­ción, di­fi­cul­tad pa­ra ha­blar o mo­ver­se, de­bi­li­dad, fie­bre o des­ma­yos, pa­ra des­car­tar otros pro­ble­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.