LOS ESMEROS DE BATICOCINA

El Nacional - Todo en Domingo - - ESPECIAL - [Ro­san­na Di Tu­ri] @Ro­san­na­di­tu­ri

Bat-el Lancry (co­no­ci­da co­mo @Baticocina en Ins­ta­gram), tie­ne la pa­sión por la co­ci­na ta­tua­da en los ge­nes. “Mis bi­sa­bue­los co­ci­na­ban, mi abue­lo te­nía un res­tau­ran­te y mi pa­pá na­ció allí”. Sus pa­dres -de ori­gen ma­rro­quí, for­ma­dos en Israel y radicados en la is­la de Mar­ga­ri­ta ha­ce más de tres dé­ca­das- convirtieron la afi­ción por la co­ci­na en un res­tau­ran­te bautizado Lancry’s, don­de Bat-el de­ci­dió co­men­zar a tra­ba­jar des­de los 21 años de edad. “Di­je que se­ría ca­je­ra, pe­ro lue­go le pe­dí a mi ma­má las re­ce­tas de pos­tres pa­ra pre­pa­rar­las allí. Des­pués apren­dí las en­sa­la­das y los pla­tos prin­ci­pa­les. Cuan­do mi pa­pás abrie­ron un se­gun­do res­tau­ran­te, de­ci­dí en­trar de lleno en la co­ci­na”, cuen­ta la jo­ven, que es­tu­dió en La Cas­se­ro­le du Chef.

Cuan­do su pri­mer hi­jo, Kael, te­nía seis me­ses y co­men­zó con la co­mi­da al­ter­na­ti­va a la le­che ma­ter­na, ella afron­tó el re­to de ima­gi­nar pro­pues­tas sa­lu­da­bles que qui­so dar a co­no­cer, y así na­ció Baticocina en Ins­ta­gram. “Mis ami­gas eti­que­ta­ban a otras ami­gas, que las re­pli­ca­ban”. La co­mu­ni­dad de fie­les as­cien­de a más de 100.000 que par­ti­ci­pan en su mun­do a tra­vés de re­ce­tas y apren­di­za­jes ma­ter­na­les, que aho­ra se re­nue­van con la lle­ga­da del se­gun­do hi­jo, Lev. “Con él com­par­tí to­do el pro­ce­so des­de el em­ba­ra­zo. Fue una ex­pe­rien­cia dis­tin­ta. Ya no te­nía los mie­dos de las pri­me­ri­zas. De­ci­dí vi­vir­lo de ma­ne­ra más cons­cien­te y re­la­ja­da. Y así es mi bebé”.

En las re­des ex­po­ne su fi­lo­so­fía ma­ter­nal, en es­pe­cial a la ho­ra de ali­men­tar a la pro­le. “No com­pro pro­duc­tos procesados. Pa­ra qué bus­car cre­ma de arroz, si la pue­des ha­cer. Igual se pue­de ela­bo­rar el ce­real de maíz. Yo sa­lía con mi bebé y mis po­te­ci­tos de co­mi­da pa­ra to­dos la­dos. A mi pri­mer hi­jo le en­se­ñé a pro­bar dis­tin­tas fa­mi­lias de ali­men­tos a par­tir de los seis me­ses. Lo iba ano­tan­do y al año co­mía de to­do”. Los apren­di­za­jes los com­par­te con quie­nes la si­guen en Ins­ta­gram. “Pro­cu­ro trans­mi­tir que to­do ten­ga un sen­ti­do, que te co­nec­tes de co­ra­zón con lo que ha­ces. Si le das un ma­sa­je a tu hi­jo, que sea de va­lor y con un pro­pó­si­to”.

Cum­plir con lo que exi­gen las re­des la ha lle­va­do a im­po­ner­se ho­ra­rios o bus­car el tiem­po pa­ra res­pon­der.

“No sien­to que son se­gui­do­res, sino ami­gos. Y si me pre­gun­tan al­go, bus­co la res­pues­ta. A ve­ces con­si­go que tras una his­to­ria ten­go más de 100 men­sa­jes di­rec­tos y en esos ca­sos pro­cu­ro con­tes­tar pú­bli­ca­men­te las pre­gun­tas que coin­ci­den

A tra­vés de esa vía, la ex­pec­ta­ti­va de que pu­bli­que re­ce­tas la nu­tre pa­ra se­guir. “Si por mi fue­ra co­ci­na­ría to­do el día. Cuan­do me su­gie­ren co­sas las asu­mo co­mo un re­to”, afir­ma quien se pro­pu­so lo­grar 100 “ba­ti­rre­ce­tas” an­tes de ter­mi­nar el año. Ade­más, pla­ni­fi­ca la edi­ción de dos re­ce­ta­rios y un blog pa­ra dar a co­no­cer sus pla­tos. “A mí me ins­pi­ra que la gen­te es­pe­re y apro­ve­che mis re­ce­tas“.

Bat-El Lancry es­tá en Ins­ta­gram co­mo @Baticocina

Fotografía: Ma­ja Fat­touh

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.