¿Y pa­ra cuán­do los hi­jos?

El Nacional - Todo en Domingo - - SALUD -

To­mar la de­ci­sión de te­ner un be­bé en es­tos tiem­pos re­sul­ta di­fí­cil pa­ra mu­chas pa­re­jas. Va­rios ex­per­tos re­fle­xio­nan so­bre el me­jor mo­men­to pa­ra pro­crear

Ya no es el ani­llo, co­mo exi­ge Jen­ni­fer Ló­pez. Es la lle­ga­da de los hi­jos. De­ci­dir­se a ser pa­dres en es­tos tiem­pos no sue­le ser una re­so­lu­ción que se to­me a la li­ge­ra, pues la si­tua­ción del país im­po­ne un es­ce­na­rio digno de honda re­fle­xión. “Exis­te una pre­sión so­cial con el asun­to de los hi­jos por­que hay una ex­pec­ta­ti­va uni­ver­sal so­bre eso, así co­mo con el di­le­ma de te­ner pa­re­ja: si no tie­nes, te pre­gun­tan cuán­do vas a te­ner no­vio. Si lo tie­nes, cuán­do te vas a ca­sar. Si ya te ca­sas­te, cuán­do vas a te­ner hi­jos. Si tie­nes el pri­me­ro, pa­ra cuán­do el se­gun­do, y si son del mis­mo se­xo, cuán­do vas a te­ner el del se­xo di­fe­ren­te”, afirma la psi­có­lo­ga y te­ra­peu­ta de pa­re­jas Sop­hía Beh­rens en el libro ¿Y pa­ra cuán­do el be­bé? en el que va­rios ex­per­tos di­ser­tan so­bre es­te te­ma. “To­da­vía vi­vi­mos en una so­cie­dad en la que el ma­tri­mo­nio se hi­zo pa­ra con­ce­bir y ha­cer una fa­mi­lia. No es co­mo en Es­ta­dos Uni­dos o No­rue­ga, en don­de al­gu­nos di­cen: nos ca­sa­mos, de­ci­di­mos com­prar­nos es­te pe­rro que es co­mo nues­tro hi­jo, ser fe­li­ces y pun­to”, ilus­tra la psi­co­pe­da­go­ga Ma­ría Yo­lan­da La­vié, quien ofre­ce apo­yo emo­cio­nal a pa­re­jas en un cen­tro de re­pro­duc­ción asis­ti­da. “Aquí, des­de que te ca­sas, al re­gre­so de la luna de miel te pre­gun­tan: ¿no te em­ba­ra­zas­te?”. La­vié se­ña­la que mu­chas pa­re­jas to­man la de­ci­sión de pos­po­ner la lle­ga­da de los hi­jos pa­ra afian­zar­se pri­me­ro co­mo pa­re­ja y dis­fru­tar del tiem­po a so­las, o pa­ra prepararse eco­nó­mi­ca­men­te an­tes de asu­mir los gas­tos re­la­cio­na­dos. Aun así, la pre­sión so­cial per­sis­ten­te cuan­do los in­ten­tos de con­ce­bir ya em­pe­za­ron pe­ro no es­tán dan­do fru­tos pue­de cau­sar una me­lla im­por­tan­te.

Si bien hay quie­nes de­ci­den de plano que per­pe­tuar la es­pe­cie no es lo su­yo, Beh­rens apun­ta que al­gu­nas pa­re­jas ha­cen una lis­ta de­ma­sia­do com­ple­ja de fac­to­res que de­ben con­fluir pa­ra te­ner los hi­jos que desean. Si bien es sen­sa­to so­pe­sar las con­di­cio­nes mí­ni­mas ne­ce­sa­rias en el as­pec­to eco­nó­mi­co, mu­chos se en­fras­can en la su­ma de mu­chos ele­men­tos ma­te­ria­les. La ex­per­ta re­cuer­da que, si bien son fac­to­res que pu­die­ran re­pre­sen­tar más co­mo­di­dad, nin­guno de ellos es in­dis­pen­sa­ble pa­ra cu­brir las ver­da­de­ras ne­ce­si­da­des bá­si­cas de un ni­ño: amor, ali­men­to, un te­cho se­gu­ro, abri­go, aten­ción mé­di­ca. Si ac­tual­men­te esas con­di­cio­nes mí­ni­mas no es­tán da­das, pe­ro el de­seo de ser pa­dres es una cla­ra me­ta en co­mún, con­ven­dría em­pe­zar a or­ga­ni­zar una es­tra­te­gia con­jun­ta.

A ello se su­ma una pre­gun­ta per­ti­nen­te: ¿qué ilu­sio­nes es­tán pues­tas en ese pro­yec­to de ser ma­má o pa­pá? Si la hi­pó­te­sis es que un hi­jo se­ría la so­lu­ción ab­so­lu­ta a to­dos los pro­ble­mas (fe­li­ci­dad ga­ran­ti­za­da, com­pa­ñía de por vi­da o el re­me­dio a to­dos los con­flic­tos ma­ri­ta­les), pro­ba­ble­men­te se es­tá car­gan­do a ese be­bé con de­ma­sia­das ex­pec­ta­ti­vas y res­pon­sa­bi­li­da­des, in­clu­so an­tes de traer­lo al mun­do.

Por eso las ex­per­tas re­co­mien­dan que quie­nes es­tén pa­san­do por una ra­cha di­fí­cil de pa­re­ja, una pér­di­da, una depresión o una si­tua­ción emo­cio­nal di­fí­cil, pro­cu­ren ca­li­brar pri­me­ro sus emo­cio­nes y ne­ce­si­da­des an­tes de su­bir­se al bar­co de la re­pro­duc­ción, pa­ra re­ci­bir a ese hi­jo en las me­jo­res con­di­cio­nes po­si­bles. Es­to apli­ca do­ble­men­te en per­so­nas so­las que desean con­ce­bir con ayu­da de un do­nan­te o adop­tar un ni­ño a tí­tu­lo in­di­vi­dual, pues las de­man­das afec­ti­vas de la cria­tu­ra de­be­rán ser cu­bier­tas prin­ci­pal­men­te por ese pro­vee­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.