Va­lo­res en el nom­bre del pa­dre

El Nacional - Todo en Domingo - - ESPECIAL - [Va­nes­sa Al­ves] @va­ne­si­taal­ves

En la an­te­sa­la de la ce­le­bra­ción de su día, tres pa­pás co­no­ci­dos –el ac­tor y can­tan­te Da­niel El­bit­tar, el di­se­ña­dor Efraín Mo­go­llón y el mo­de­lo Yul Bür­kle – com­par­ten los principios morales que re­ci­bie­ron de sus pro­ge­ni­to­res y có­mo los trans­mi­ten a su pro­le LAS EN­SE­ÑAN­ZAS DE UN PA­PÁ MU­SI­CAL

El ac­tor y can­tan­te Da­niel El­bit­tar se enor­gu­lle­ce de su fa­ce­ta de pa­dre y ase­gu­ra que equi­li­bra a la per­fec­ción su tiem­po en­tre el tra­ba­jo y la fa­mi­lia. Aunque sus com­pro­mi­sos no lo de­jan es­tar siem­pre en ca­sa, apro­ve­cha ca­da se­gun­do pa­ra dis­fru­tar de su hijo Ma­xi­mi­li­ano, un amor del que, cuen­ta, aprende to­dos los días.

La ca­rre­ra de El­bit­tar es­tá en cons­tan­te as­cen­so. Re­cien­te­men­te es­tre­nó el te­ma “¿Qué es el amor?” jun­to con los cantantes Na­cho y Es­pi­no­za Paz, que ha si­do un éxi­to in­clu­so en su ca­sa: a su pequeño le encanta es­cu­char­la.

El­bit­tar reivin­di­ca los va­lo­res que apren­dió. “Mis padres me en­se­ña­ron que la fa­mi­lia es lo más im­por­tan­te. Quie­ro que Ma­xi­mi­li­ano lo apre­cie y que sea un hom­bre de bien. Le en­se­ño el res­pe­to por los demás, la dis­ci­pli­na, el tra­ba­jo ho­nes­to y cre­cer sin ha­cer­le da­ño a na­die. Siem­pre le re­cor­da­ré esos principios”.

Su pa­dre, Je­sús El­bit­tar, le in­sis­tía que la com­pe­ten­cia de­be ser sa­na y que apli­car las nor­mas apren­di­das en ca­sa le per­mi­ti­ría cum­plir sus me­tas,. “Mi pa­pá me de­cía: mien­tras los demás duer­men, se van de via­je y de fies­ta, tú tra­ba­ja. Es el con­se­jo más sa­bio que me ha da­do”.

El ac­tor siem­pre afron­ta no­ve­da­des en su ca­rre­ra ar­tís­ti­ca, lo que im­pli­ca ar­duo tra­ba­jo y a veces es­tar le­jos del ho­gar. “El ma­yor sa­cri­fi­cio es es­tar le­jos de mi hijo pa­ra po­der darle lo que siem­pre hemos so­ña­do Sa­bri­na y yo. Es difícil per­der­me mo­men­tos de su cre­ci­mien­to, por eso dis­fru­to al má­xi­mo es­tar con él, en es­pe­cial cuan­do nos que­da­mos so­los. Me lo lle­vo al par­que, a co­mer y a di­ver­tir­nos, me encanta ver sus ocu­rren­cias. La ma­yor sa­tis­fac­ción es ver­lo fe­liz y ro­dea­do de mu­cho amor”.

El fo­co del ar­tis­ta, aparte de las cla­ras me­tas de su ca­rre­ra, es ser un pa­dre ejem­plar. “Quie­ro que cuan­do mi hijo crez­ca esté or­gu­llo­so de mí, que se dé cuen­ta que to­do lo que ha­ce­mos su ma­má y yo es por su bie­nes­tar. De­seo ser su com­pa­ñe­ro de vi­da, en­se­ñar­le y acon­se­jar­le. Apren­do de Ma­xi­mi­li­ano que el amor pu­ro sí exis­te, que la bon­dad vie­ne de ca­sa. To­dos los días amo ser pa­pá”.

El apoyo de Sa­bri­na Sea­ra es fun­da­men­tal. Mien­tras él tra­ba­ja en otro país ella cumple con sus com­pro­mi­sos pro­fe­sio­na­les y cui­da a Ma­xi­mi­li­ano. “Soy ben­de­ci­do de te­ner­la. Es­tar los tres jun­tos es lo mejor de mi vi­da. Me veo en diez años di­vir­tién­do­me con él y me en­can­ta­ría tener otros be­bés, pa­ra así su­mar más amo­res a mi fa­mi­lia”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.