Pa­pás no­va­tos

El pri­mer con­tac­to del hom­bre con la pa­ter­ni­dad sue­le ser una ex­pe­rien­cia ca­si tan abru­ma­do­ra co­mo la de la ma­dre, pe­ro mu­cho me­nos co­men­ta­da. Una fa­ci­li­ta­do­ra del na­ci­mien­to les ofre­ce su­ge­ren­cias pa­ra adap­tar­se me­jor a su nueva fun­ción

El Nacional - Todo en Domingo - - SALUD -

La ma­má ges­ta, alum­bra y ama­man­ta. Na­die du­da de su va­lor. Pe­ro cuan­do se tra­ta del hom­bre co­mo pa­pá, aún se le mi­ra co­mo si sus com­pe­ten­cias es­tu­vie­sen en en­tre­di­cho has­ta que prue­be lo con­tra­rio. Au­ra Are­lis Pe­rei­ra, di­rec­to­ra de Ma­má al Día (@ma­maal­dia) y fa­ci­li­ta­do­ra del na­ci­mien­to, com­par­te que dos de las emo­cio­nes más co­mu­nes que, en efec­to, in­va­den al nue­vo pa­dre son el des­con­cier­to y la in­cer­ti­dum­bre an­te es­te papel. Si bien al hom­bre se le exi­ge pa­cien­cia y apo­yo a la nueva ma­má an­te el des­equi­li­brio de las hor­mo­nas, la mag­ni­tud del cam­bio en la ru­ti­na fe­me­ni­na y otros fac­to­res, to­da­vía no son pro­por­cio­na­les el re­co­no­ci­mien­to y el res­pal­do que él re­ci­be en es­ta eta­pa.

El ran­go de res­pues­tas mas­cu­li­nas a su nue­vo car­go es va­ria­do. La ex­per­ta indica que al­gu­nos pa­pás es­tán muy cla­ros y dis­pues­tos en su in­ten­ción de in­vo­lu­crar­se y en­tien­den des­de el prin­ci­pio que se tra­ta de una cur­va de apren­di­za­je que re­quie­re tiem­po y pa­cien­cia. Otros adop­tan una ac­ti­tud su­mi­sa –o in­clu­so es­qui­va– an­te la si­tua­ción, mien­tras que al­gu­nos sien­ten una in­ten­sa an­sie­dad por no ser bue­nos padres si su pro­pia ex­pe­rien­cia fa­mi­liar no fue bue­na. “En el otro ex­tre­mo te­ne­mos al pa­pá ge­ren­te: es ese que se en­ter­ne­ce y se enamo­ra tan­to del be­bé que no de­ja que na­die lo toque, se vuel­ve un dic­ta­dor y con­vier­te a la ma­má en una ni­ñe­ra que re­ci­be pu­ras ins­truc­cio­nes: bá­ña­lo, cám­bia­lo, cár­ga­lo, ese te­te­ro es­tá frío”. En la ma­yo­ría de los es­ce­na­rios, la an­gus­tia de no po­der pro­veer el apo­yo mo­ral y ma­te­rial su­fi­cien­te pa­ra la ma­má y el be­bé es muy fre­cuen­te. “Adi­cio­nal­men­te, te­ne­mos una cul­tu­ra en la que se pien­sa que el mo­men­to del par­to y las pri­me­ras se­ma­nas del be­bé son un ám­bi­to ex­clu­si­vo pa­ra las mu­je­res, de trans­mi­sión de sa­be­res fe­me­ni­nos, y se asu­me que es una eta­pa en la que es muy po­co lo que el hom­bre pue­de apor­tar: es esa cos­tum­bre de que lo que im­por­ta es lo que opi­na la ma­má de la par­tu­rien­ta, o la sue­gra, o la cu­ña­da, y en úl­ti­mo lu­gar se va­lo­ra lo que él pro­po­ne. Afor­tu­na­da­men­te esa vi­sión ex­clu­yen­te ha ido cam­bian­do un po­co más en ge­ne­ra­cio­nes re­cien­tes, pe­ro to­da­vía es mu­cho lo que se pue­de me­jo­rar”, se­ña­la.

“Lo que aún ve­mos bas­tan­te es que cuan­do el hom­bre quie­re ayu­dar, las mu­je­res que lo ro­dean sue­len in­va­li­dar ese es­fuer­zo, a ve­ces de ma­ne­ra cons­cien­te y otras sin que­rer: ‘ese pa­ñal es­tá mal pues­to’, ‘lo es­tás car­gan­do mal’, ‘da­me acá ese te­te­ro, que así le va a dar ga­ses’. An­te esas crí­ti­cas cons­tan­tes, mu­chos sim­ple­men­te de­ci­den abs­traer­se pa­ra no par­ti­ci­par, o a la lar­ga de­jan de to­mar la ini­cia­ti­va de ayu­dar por­que sien­ten que to­do lo que ha­cen es­tá mal. En otras oca­sio­nes, cuan­do por fin se le per­mi­te co­la­bo­rar, ese apo­yo se le ven­de pre­ci­sa­men­te co­mo un cas­ti­go o una im­po­si­ción. ‘Tu mu­cha­cho se des­per­tó y es­tá llo­ran­do, pá­ra­te tú”. Ofre­cer a la pa­re­ja el mis­mo res­pe­to y tac­to que se es­pe­ra re­ci­bir es cla­ve. “En­gra­nar lo que él opi­na y sien­te tam­bién es im­por­tan­te y va­le mu­cho. La úni­ca per­so­na que va a es­tar a me­dia­no­che con esa ma­má cuan­do las abue­las se va­yan, es él”.

¿QUÉ HA­CER? Pe­rei­ra re­co­mien­da a los nue­vos pa­pás bus­car he­rra­mien­tas pa­ra em­po­de­rar­se. “Lo pri­me­ro que los ayu­da­ría mu­chí­si­mo se­ría acep­tar y re­co­no­cer sus emo­cio­nes. Es nor­mal que sien­tas mie­do por­que es­to es al­go que no co­no­ces. Es nor­mal sen­tir ra­bia por no sa­ber qué ha­cer. Es nor­mal sen­tir ale­gría e ilusión por esa ex­pe­rien­cia. En la me­di­da en la que el pa­pá re­co­no­ce eso y ade­más lo com­par­te con la ma­má, e in­clu­so con el be­bé, la re­la­ción en­tre to­dos es

más ho­nes­ta y más flui­da”, se­ña­la la ex­per­ta. La con­cien­cia de es­tar to­dos jun­tos en el mis­mo bar­co de no­ve­dad y apren­di­za­je ali­ge­ra las car­gas. “In­clu­so el hom­bre pue­de ha­blar con su be­bé y con­fe­sar­le eso: ten­go mie­do por­que nun­ca he si­do pa­pá, pe­ro va­mos a apren­der jun­tos y te prometo que te voy a dar lo me­jor de mí. La co­ne­xión con­si­go mis­mo y el acer­ca­mien­to cons­tan­te con su be­bé le va a in­yec­tar mu­cha más ener­gía y en­tu­sias­mo a ese pro­ce­so”. “Aun si a no­so­tras co­mo ma­más nos da un po­qui­to de mie­do que al be­bé le pa­se al­go si lo de­ja­mos a car­go de su pa­pá, ese ni­ño tam­bién es su­yo, y es positivo pa­ra to­dos en­ten­der y acep­tar que esa res­pon­sa­bi­li­dad es com­par­ti­da. Así no so­lo per­mi­ti­mos que los ni­ños afian­cen el víncu­lo con su pa­pá, sino que le va­mos en­se­ñan­do que en el mun­do hay gen­te con pers­pec­ti­vas di­fe­ren­tes y que am­bas pue­den ser vá­li­das y com­ple­men­tar­se. In­clu­so, aun si pa­sa­ra al­go en esa re­la­ción de pa­re­ja de los padres y a lar­go pla­zo no si­guie­ran jun­tos, el la­zo de pa­pá e hi­jos se­rá tan fuer­te que es di­fí­cil que se des­li­guen”, aña­de Pe­rei­ra.

¿Otro con­se­jo pa­ra los nue­vos padres? Apren­der a re­la­jar­se y dis­fru­tar el pro­ce­so. “Si nos pre­gun­ta­mos ¿se­ré un buen pa­pá? nos es­ta­mos con­sul­tan­do des­de el mie­do, des­de lo negativo. Si más bien nos pre­gun­ta­mos ¿qué ti­po de pa­pá quie­ro ser? (un pa­pá pre­sen­te, que ins­pi­re con­fian­za en sus hi­jos, etc) po­de­mos cons­truir más por­que nos vis­lum­bra­mos di­rec­ta­men­te des­de el po­ten­cial. Go­zar­se el no sa­ber y es­tar abier­to a sor­pren­der­se y apren­der siem­pre es me­jor que con­ge­lar­se”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.