Con­se­jos pa­ra pa­dres de las nue­vas ge­ne­ra­cio­nes

El Nacional - Todo en Domingo - - FRONT PAGE - [Ma­galy Ro­drí­guez] mro­dri­guez@el-na­cio­nal.com Fo­to­gra­fía [Gus­ta­vo Ban­dres] @gus­ta­vo­ban­dres

A ve­ces la tec­no­lo­gía pa­re­ce se­pa­rar en lu­gar de unir, pe­ro apren­der a ma­ne­jar­la de ma­ne­ra ade­cua­da ayu­da a en­ri­que­cer la re­la­ción en­tre pa­dres e hi­jos. Co­mo an­te­sa­la al Día del Ni­ño, pa­pás y ex­per­tos com­par­ten có­mo ca­li­brar sus usos en ca­sa con lí­mi­tes y bue­nos ejem­plos

El ce­lu­lar en la me­sa. La ta­ble­ta en la ca­ma. El vi­deo­jue­go en la sa­la. Los apa­ra­tos es­tán en to­das par­tes y pue­den con­ver­tir­se en una ex­ten­sión del cuer­po. La fa­ci­li­dad con que ab­sor­ben la aten­ción tien­de a ser mo­ti­vo de dispu­tas y ma­len­ten­di­dos en­tre pa­dres e hi­jos, so­bre to­do cuan­do no hay acuer­dos ni re­glas. “Así co­mo en otros as­pec­tos del fun­cio­na­mien­to de una ca­sa, es bueno que exis­tan cier­tos lí­mi­tes. En es­te ca­so es par­te de los ele­men­tos que ayu­dan a que la co­mu­ni­ca­ción no se cie­rre y que to­do el mun­do se man­ten­ga en sin­to­nía con lo que pa­sa en la fa­mi­lia”, opi­na la psi­có­lo­ga fa­mi­liar Gre­cia Gó­mez, de Es­cue­la pa­ra Pa­dres. “El ma­ne­jo de la tec­no­lo­gía sue­le ser un re­fle­jo más de las di­ná­mi­cas fa­mi­lia­res que crea­mos, de las prio­ri­da­des que fi­ja­mos y de los va­lo­res que nos pa­re­cen im­por­tan­tes”, afir­ma. “En ca­sa nues­tra re­gla de oro es que no trae­mos a la me­sa ce­lu­la­res, ta­ble­tas ni vi­deo­jue­gos. Ese lu­gar si­gue sien­do nues­tro re­cin­to sa­gra­do y An­drés y yo que­re­mos man­te­ner­lo así con nues­tros hi­jos, co­mo un lu­gar de co­mu­ni­ca­ción, de com­par­tir”, ex­pli­ca la ani­ma­do­ra Ey­la Adrián. “En otros as­pec­tos sí nos ha cos­ta­do más li­mi­tar el uso de apa­ra­tos, pe­ro aun así nos ocu­pa­mos de con­ser­var mo­men­tos que re­pre­sen­ten tiem­po de ca­li­dad en­tre no­so­tros”.

Co­mo pa­dres de Vic­to­ria, Car­lo­ta, Matt­hias y Alan se en­fren­tan a un aba­ni­co de eda­des que pre­sen­ta sus pro­pios desafíos. ¿Có­mo se han fi­ja­do las re­glas de seguridad, por ejem­plo, en el uso de re­des so­cia­les y dis­po­si­ti­vos en su ho­gar? “Con mu­cha fran­que­za. Les he­mos ex­pli­ca­do que cuan­do uno le da ‘en­viar’ a un men­sa­je, así sea en pri­va­do, siem­pre pue­de ser di­fun­di­do. Les he­mos di­cho, por ejem­plo, que no de­be­rían ha­cer­se fotos que no nos pue­dan mos­trar por­que lo que cir­cu­la por In­ter­net no tie­ne re­ver­sa; si una foto que se to­ma­ron les pa­re­ce arries­ga­da, en unos años pue­de ser ver­gon­zo­sa y por eso es ne­ce­sa­rio ser muy cui­da­do­sos con lo que se com­par­te. Tam­bién les en­se­ña­mos a es­tar aler­ta an­te gen­te que em­pie­za a pe­dir in­for­ma­ción o mues­tra con­duc­tas inapro­pia­das, o cuan­do ve­mos al­gu­na si­tua­ción que pue­de ser ries­go­sa en las re­des de otros, les mos­tra­mos qué es lo que de­ben evi­tar pa­ra que es­tén pi­las”.

LOS BE­NE­FI­CIOS. Adrián ad­mi­te que no to­do es ame­na­zan­te y que la tec­no­lo­gía tam­bién pue­de apor­tar ven­ta­jas al in­ter­cam­bio fa­mi­liar. “Ob­via­men­te te­ne­mos nues­tro gru­po fa­mi­liar de What­sapp y de Ins­ta­gram y por allí com­par­ti­mos men­sa­jes re­le­van­tes o me­mes que nos pa­re­cen di­ver­ti­dos. Tam­bién he­mos apro­ve­cha­do apli­ca­cio­nes edu­ca­ti­vas pa­ra prac­ti­car las ta­blas de mul­ti­pli­car o apren­der se­gun­dos idio­mas, por ejem­plo. To­dos nos se­gui­mos unos a otros en nues­tras re­des so­cia­les”, se­ña­la. ¿Có­mo se lo­gra ese ni­vel de con­fian­za y ac­ce­si­bi­li­dad con los hi­jos? “Pa­ra mí, to­do va en el ejem­plo. Ellos me cuen­tan sus co­sas por­que, des­de siem­pre, an­tes de pre­gun­tar­les có­mo les fue, yo to­da la vi­da les he con­ta­do pri­me­ro có­mo me fue a mí”. Pa­ra Gó­mez, cier­ta­men­te los gru­pos y re­des pue­den ayu­dar a unir a la fa­mi­lia. Al com­par­tir co­sas que a otros les pue­den gus­tar, el men­sa­je que trans­mi­ti­mos es que los te­ne­mos pre­sen­tes o que va­lo­ra­mos sus in­tere­ses. “Eso es po­si­ti­vo por­que es una for­ma más de in­ter­cam­bio y de re­co­no­ci­mien­to”, apun­ta. “Tam­bién es va­lio­so que los hi­jos le en­se­ñen a los pa­dres o a los abue­los lo que sa­ben en el ma­ne­jo de la tec­no­lo­gía, por­que se va­lo­ran las ha­bi­li­da­des de ca­da uno y que­da en evi­den­cia que siem­pre hay al­go que po­de­mos apren­der unos de otros, más allá de nues­tra edad o de nues­tro pa­pel en la fa­mi­lia”. En el ho­gar de la ani­ma­do­ra Cynt­hia Lan­der han op­ta­do por pos­po­ner el ini­cio de la in­ter­ac­ción in­ten­si­va con la tec­no­lo­gía. Con dos ni­ños de 5 y 3 años de edad, les pa­re­ce que aún no es el mo­men­to. “Sen­ti­mos que Se­bas­tián y Os­car es­tán de­ma­sia­do pe­que­ños to­da­vía pa­ra po­ner­los a ju­gar con ta­ble­tas y ce­lu­la­res. A ra­tos les pres­ta­mos los nues­tros y allí no tie­nen jue­gos in­ter­ac­ti­vos, así que de he­cho no los sa­ben usar. Los de­ja­mos ver un ra­ti­co de co­mi­qui­tas por YouTu­be o vi­deos de otros ni­ños ju­gan­do co­sas que ellos des­pués in­ten­tan. Es un uso res­trin­gi­do a una o má­xi­mo dos ho­ras, por­que pre­fe­ri­mos que apren­dan pri­me­ro otras ha­bi­li­da­des y des­tre­zas: que ar­men co­sas con las ma­nos, pin­ten, co­rran, brin­quen, jue­guen con la tie­rra y su­den con otros ni­ños”, apun­ta Lan­der.

¿Por qué lo ha­ce? En prin­ci­pio, la con­sig­na es pro­cu­rar que sus hi­jos apren­dan a vi­vir en el pre­sen­te y es­tá cla­ra en que lar­go pla­zo no po­drá con­tro­lar tan­to el ac­ce­so que ten­gan a la tec­no­lo­gía. “Pe­ro, mien­tras tan­to, su pa­pá y yo po­de­mos co­rrer esa arru­ga por­que nos interesa que no se abs­trai­gan

con­ti­nua­men­te, sino que se­pan es­tar dis­po­ni­bles pa­ra el mun­do que los ro­dea y apren­der a re­sol­ver pro­ble­mas de dis­tin­tas for­mas. Co­mo no sa­be­mos ha­cia dón­de va el cur­so de la hu­ma­ni­dad, esas ha­bi­li­da­des me pa­re­cen fun­da­men­ta­les. Has­ta el he­cho de caer­se y ras­par­se es una ex­pe­rien­cia que ne­ce­si­tan te­ner por­que son co­sas que for­jan el ca­rác­ter y les en­se­ñan que son ca­pa­ces de re­po­ner­se y se­guir ade­lan­te”. Mien­tras pue­da, ase­gu­ra que pos­pon­drá que sus hi­jos ten­gan sus pro­pios equi­pos. Pri­me­ro, por­que no sien­te que sea in­dis­pen­sa­ble que un ni­ño pe­que­ño ten­ga un apa­ra­to de tec­no­lo­gía de avan­za­da. “Ade­más de que no va­lo­ran la re­la­ción pre­cio-va­lor, pro­ba­ble­men­te es­te­mos pro­mo­vien­do que se sien­tan in­sa­tis­fe­chos o frus­tra­dos si en un mo­men­to da­do no pue­den te­ner lo que es­té de mo­da”. Tam­po­co ava­la su uso en fun­ción de la con­ve­nien­cia de los pa­dres. “Es ver­dad que a ve­ces uno es­tá can­sa­do o tie­ne que tra­ba­jar y la so­lu­ción fá­cil pue­de ser que los ni­ños se em­bo­ben con un apa­ra­to pa­ra que ‘se por­ten bien’ y el ni­ño efec­ti­va­men­te pue­de es­tar tran­qui­lo, a sal­vo y lim­pio, pe­ro en reali­dad lo es­ta­mos ais­lan­do, lo es­ta­mos se­pa­ran­do de no­so­tros. Por di­fí­cil que re­sul­te, te­ne­mos que en­con­trar el tiem­po pa­ra es­tar ple­na­men­te con nues­tros hi­jos: es­cu­char­los, ver­los a los ojos, to­car­los, abra­zar­los, cu­rar­les el ras­pón, ju­gar con ellos. Si to­dos los ni­ños re­ci­bie­ran ese con­tac­to cons­tan­te du­ran­te su cre­ci­mien­to , creo que ten­dría­mos adul­tos más equi­li­bra­dos y un mun­do me­nos hos­til”.

EL DI­LE­MA DE LA PRI­VA­CI­DAD. ¿Qué pa­sa cuan­do se va de­jan­do atrás la in­fan­cia y la sed de in­di­vi­dua­li­dad apa­re­ce pa­ra res­guar­dar lo que se com­par­te en­tre pa­res? “Des­de pe­que­ños, así co­mo nos ocu­pa­mos

de ave­ri­guar quié­nes son sus ami­gos más cer­ca­nos, tam­bién de­be­ría­mos es­tar aten­tos a sus re­la­cio­nes en la red. Si no co­no­ce­mos per­so­nal­men­te a esos con­tac­tos, al me­nos sa­ber quié­nes son. Esa se­ría una su­per­vi­sión ra­zo­na­ble y de­be abor­dar­se con na­tu­ra­li­dad des­de muy tem­prano, no co­mo una in­qui­si­ción”, con­si­de­ra Gre­cia Gó­mez. “Es más com­pli­ca­do cuan­do ja­más nos he­mos preo­cu­pa­do por co­no­cer a sus amis­ta­des ni nos ha in­tere­sa­do nun­ca qué ha­cen en In­ter­net, y que cuan­do cum­plan 12 o 13 años nos pon­ga­mos a su­per­vi­sar re­pen­ti­na­men­te o en ex­ce­so. Así cual­quie­ra se sien­te in­va­di­do”. Sin em­bar­go, tam­bién apun­ta que hay un mo­men­to del desa­rro­llo en el que la pri­va­ci­dad es una eta­pa im­por­tan­te que hay que res­pe­tar, y que pue­de ser un pe­rio­do fá­cil o di­fí­cil de acep­tar se­gún el gra­do de ma­du­rez y la per­so­na­li­dad de ca­da uno, así co­mo de la evo­lu­ción de esa di­ná­mi­ca fa­mi­liar. “Si nues­tra re­la­ción ha si­do bue­na, con­fia­mos en lo que he­mos en­se­ña­do y sa­be­mos hon­rar esa ne­ce­si­dad que tie­nen él o ella de pro­bar el con­trol so­bre sus co­sas, ge­ne­ral­men­te es una fa­se que pa­sa y de ma­ne­ra pro­gre­si­va ese hi­jo vuel­ve a com­par­tir­las”. Pe­ro si, por el con­tra­rio, se le res­pon­de des­de la crí­ti­ca, la in­va­sión o el cues­tio­na­mien­to, se ge­ne­ra el efec­to con­tra­rio. “En esa eta­pa es pre­fe­ri­ble ser pru­den­te. Eso no sig­ni­fi­ca de­jar de in­tere­sar­se, sino que ese in­te­rés sea per­ci­bi­do en fun­ción de su bie­nes­tar: ‘por­que eres mi hi­jo/a, te pre­gun­to de to­dos mo­dos por­que siem­pre me va a im­por­tar có­mo es­tás y có­mo te sien­tes. Res­pe­to lo que de­ci­das guar­dar­te, pe­ro si ne­ce­si­tas com­par­tir al­go, es­toy aquí pa­ra ti’. Más allá de que los hi­jos es­tén más o me­nos dis­pues­tos a co­mu­ni­car­se, man­te­ner abier­to ese ca­nal de co­ne­xión siem­pre es la res­pon­sa­bi­li­dad del adul­to. Nues­tro in­te­rés en co­nec­tar­nos con ellos nun­ca de­be cam­biar”. ¿Qué le re­co­mien­da Ey­la Adrián a los pa­dres que solo ven pe­li­gros o di­fi­cul­ta­des en el mun­do di­gi­tal? “Que no le ten­gan mie­do. Es ver­dad que a ve­ces es un mun­do abru­ma­dor por­que avan­za muy rá­pi­do, pe­ro hay que ha­cer el es­fuer­zo de in­vo­lu­crar­se por­que es un ele­men­to que lle­gó pa­ra que­dar­se: allí es­tán ca­da vez más in­mer­sos nues­tros hi­jos y no de­be­ría­mos que­dar­nos afue­ra. Li­te­ral­men­te se tra­ta de adap­tar­se o mo­rir”.

8

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.