La ta­ble­ta-ni­ñe­ra.

El Nacional - Todo en Domingo - - ESPECIAL -

Se ve en con­sul­to­rios, res­tau­ran­tes o ae­ro­puer­tos. En cual­quier si­tio en el que pue­da ha­ber “tiem­po en blan­co”, al­gu­nos pa­dres au­to­má­ti­ca­men­te ofre­cen a los ni­ños la mis­ma ta­ble­ta que bue­na par­te del tiem­po es mo­ti­vo de dispu­ta por­que no la suel­tan ni pa­ra co­mer. Es­ta do­ble ac­ti­tud de los pa­dres, ade­más de re­sul­tar con­fu­sa, de­be ser mo­ti­vo de re­fle­xión. “Una co­sa es que le ofrez­ca­mos a los ni­ños la ta­ble­ta en un mo­men­to da­do por­que sa­be­mos que los va a dis­traer y eso en sí mis­mo no es cues­tio­na­ble. El pro­ble­ma es­tá cuan­do se la en­tre­ga­mos con­ti­nua­men­te co­mo un sus­ti­tu­to de nues­tra aten­ción, bien por­que pre­fe­ri­mos ocu­par­nos de otra co­sa o por­que no que­re­mos ha­cer­nos car­go de la ne­ce­si­dad de jue­go o aten­ción que ellos ten­gan en ese mo­men­to. Ca­da vez que se la de­mos te­ne­mos que pre­gun­tar­nos pa­ra qué lo es­ta­mos ha­cien­do, por­que nues­tra co­ne­xión con ellos siem­pre de­be es­tar dis­po­ni­ble”, pun­tua­li­za la psi­cò­lo­ga Gre­cia Gó­mez. Al mis­mo tiem­po, hay pa­dres a los que les preo­cu­pa que el ni­ño se pue­da abu­rrir y se sien­ten res­pon­sa­bles de en­tre­te­ner­lo, cuan­do la ver­dad es que dar­le un apa­ra­to no es la úni­ca so­lu­ción. “Es sano que ellos mis­mos apren­dan a ma­ne­jar su tiem­po li­bre y des­cu­bran sus pro­pias for­mas de dis­traer­se”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.