Pers­pec­ti­vas dis­tin­tas.

El Nacional - Todo en Domingo - - ESPECIAL -

Pue­de ocu­rrir que uno de los pa­dres sien­ta que el uso de la tec­no­lo­gía de sus hi­jos es ex­ce­si­vo y a otro le pa­rez­ca ino­cuo. “Pa­sa mu­cho con el uso de los vi­deo­jue­gos o del te­lé­fono, pe­ro al mo­men­to de de­ci­dir qué ha­cer al res­pec­to es im­por­tan­te pon­de­rar la opi­nión del otro, por­que qui­zás es­tá vien­do al­go que yo no veo”, pro­po­ne la psi­cò­lo­go Gre­ca Gó­mez. Si el ais­la­mien­to del ni­ño o del jo­ven es no­ta­ble, o si su ac­ti­vi­dad en ge­ne­ral se ha re­du­ci­do solo al uso de es­tos apa­ra­tos, no es­tá de más tra­tar de iden­ti­fi­car por qué es­tá ocu­rrien­do o si solo res­pon­de a que no tie­ne otras op­cio­nes, por ejem­plo. “Pe­ro esa con­duc­ta no de­be­ría de­ri­var­se de nues­tra in­di­fe­ren­cia o de nues­tro pro­pio uso ex­ce­si­vo, por­que tam­po­co ten­dre­mos au­to­ri­dad mo­ral pa­ra re­ca­na­li­zar­la”. Co­mo en to­do, mu­chas con­duc­tas par­ten del ejem­plo. Si el ni­ño per­ci­be que el in­ter­cam­bio en fa­mi­lia es ac­ce­so­rio y cap­ta en los adul­tos que es­tá per­mi­ti­do ais­lar­se, se ha­bi­tua­rá tam­bién a no par­ti­ci­par o no ex­pre­sar­se. “Más que ser po­li­cías, de­be­mos siem­pre in­te­grar­los e in­te­grar­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.