Co­lap­san cen­tros cien­tí­fi­cos que prue­ban me­di­ci­nas y va­cu­nas

De 46 uni­da­des pa­ra en­sa­yos en ani­ma­les que exis­ten en Ve­ne­zue­la so­lo 6 han re­por­ta­do ac­ti­vi­dad en los úl­ti­mos me­ses, por lo que es­tán en ries­go pro­to­co­los pa­ra el diag­nós­ti­co de en­fer­me­da­des y ce­pas cu­yo desa­rro­llo to­mó 40 años

El Nacional (ENV) - - PORTADA - CAR­MEN VIC­TO­RIA INOJOSA/CRÓNICA.UNO

La es­ca­sez de so­ya y de maíz im­pi­de la ope­ra­ti­vi­dad de es­tas ins­ta­la­cio­nes, pues no es­tán dis­po­ni­bles los ali­men­tos es­pe­cia­les que re­quie­ren los ejem­pla­res que se­rán usa­dos en ex­pe­ri­men­tos. Los planes pa­ra la crea­ción de la Red Na­cio­nal de Bio­te­rios que­da­ron a me­dias y par­te de los re­cur­sos se per­die­ron. La cri­sis en la in­ves­ti­ga­ción se agu­di­za por la emi­gra­ción de 14% de la co­mu­ni­dad cien­tí­fi­ca, se­gún un reportaje pro­duc­to de la alian­za en­tre El Na­cio­nal y el por­tal Crónica.Uno.

La in­ves­ti­ga­ción y el con­trol de me­di­ca­men­tos, va­cu­nas y diag­nós­ti­co de en­fer­me­da­des en las ins­ta­la­cio­nes que al­ber­gan es­pe­cies pa­ra ex­pe­ri­men­ta­ción es­tán en ries­go. Ca­da día son me­nos los cen­tros don­de se lle­van a ca­bo en­sa­yos clí­ni­cos que em­plean esos ejem­pla­res. De los 46 si­tios es­pe­cia­li­za­dos en la ta­rea, so­lo 6 han re­por­ta­do ac­ti­vi­dad en los úl­ti­mos me­ses a la Aso­cia­ción Ve­ne­zo­la­na pa­ra la Cien­cia de los Ani­ma­les de La­bo­ra­to­rios. El Es­ta­do pier­de una in­ver­sión que to­mó dé­ca­das y se pro­fun­di­za el ais­la­mien­to cien­tí­fi­co que pe­sa so­bre el país

Las 25 jau­las pa­ra ani­ma­les de ex­pe­ri­men­ta­ción es­tán va­cías en el bio­te­rio de la Es­cue­la de Me­di­ci­na Jo­sé Ma­ría Vargas de la Uni­ver­si­dad Cen­tral de Ve­ne­zue­la. En los 4 cuar­tos al­gu­na vez ha­bi­ta­ron co­ne­jos, ra­tas y ra­to­nes, co­ba­yos, pe­rros y cer­dos. No que­dan ras­tros.

Pe­ro en la me­mo­ria de la ve­te­ri­na­ria Marlyn Már­quez, di­rec­to­ra del bio­te­rio, el re­cuer­do es­tá in­tac­to. Mien­tras ca­mi­na por el pa­si­llo abre puer­tas y se­ña­la la ubicación que tu­vo ca­da co­sa. Se la­men­ta. “Un bio­te­rio es un la­bo­ra­to­rio don­de vie­nen los cien­tí­fi­cos a in­ves­ti­gar, pro­bar me­di­ca­men­tos, dro­gas, téc­ni­cas de ci­ru­gías, tra­tan de des­cu­brir y en­con­trar cu­ras a en­fer­me­da­des. Sin ellos no hay apor­te a la cien­cia”.

Des­de ha­ce sie­te años –pa­só cua­tro años ce­rra­do– el bio­te­rio de­jó de ser un lu­gar éli­te pa­ra la crian­za de ani­ma­les y ex­pe­ri­men­ta­ción cien­tí­fi­ca. Con an­sias es­pe­ran que lle­gue un in­ves­ti­ga­dor con un pro­yec­to por desa­rro­llar.

Án­ge­la Mo­ra­les de Mar­tí­nez, pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Ve­ne­zo­la­na pa­ra la Cien­cia de los Ani­ma­les de La­bo­ra­to­rios, fue di­rec­to­ra de ese bio­te­rio du­ran­te 25 años. Se con­si­de­ra afor­tu­na­da: “Te­nía­mos có­mo tra­ba­jar. Lle­ga­mos a im­por­tar ce­pas de ra­tas y ra­to­nes. Ha­cía­mos por lo me­nos 5 ci­ru­gías ex­pe­ri­men­ta­les pa­ra te­sis de pos­gra­do, tan­to con roe­do­res co­mo con cer­dos. Hi­ci­mos en­tre­na­mien­tos pa­ra la­pa­ros­co­pia. Lle­ga­mos a te­ner pre­mios na­cio­na­les en el área de ci­ru­gía. Es­tu­dia­mos el tras­plan­te de hí­ga­do”.

En abril, lue­go de tres me­ses sin rea­li­zar prue­bas, al bio­te­rio lle­gó fi­nal­men­te un pro­yec­to. Már­quez cuen­ta que en los tres años que tie­ne a car­go han he­cho ape­nas cua­tro tra­ba­jos de in­ves­ti­ga­ción. “He­mos es­ta­do más de tres me­ses pa­ra­dos, sin ha­cer na­da. So­lo el man­te­ni­mien­to de las áreas”. El bio­te­rio no re­ci­be re­cur­sos des­de ha­ce tres años. En los úl­ti­mos 4 años los 46 bio­te­rios del país se han ve­ni­do a me­nos. La fal­ta de so­ya y maíz no per­mi­te la ope­ra­ti­vi­dad. Es­tos son los nu­trien­tes uti­li­za­dos pa­ra la pro­duc­ción de ra­ta­ri­na, ali­men­to que con­su­men las ra­tas y ra­to­nes, ani­ma­les que por sus si­mi­li­tu­des ge­né­ti­cas con el ser hu­mano son el es­pé­ci­men más em­plea­do por cien­tí­fi­cos.

En 2016 se dio la úl­ti­ma pro­duc­ción de ali­men­to pa­ra esas es­pe­cies. “Con­sis­tió en 800 sa­cos de ra­ta­ri­na que se re­par­tie­ron a los bio­te­rios más gran­des, da­da su ca­pa­ci­dad de pa­go. En­tre ellos el del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Hi­gie­ne Ra­fael Ran­gel y el del Ins­ti­tu­to Ve­ne­zo­lano de In­ves­ti­ga­cio­nes Cien­tí­fi­cas. Me cons­ta que es­te do­nó sa­cos a otros bio­te­rios”, di­ce Mo­ra­les.

En los úl­ti­mos me­ses, se­gún la pre­si­den­te

de Ave­cal, ape­nas seis bio­te­rios han re­por­ta­do pro­duc­ti­vi­dad men­sual: los ubi­ca­dos en el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Hi­gie­ne Ra­fael Ran­gel, Ivic, Ins­ti­tu­to de Es­tu­dios Avan­za­dos, Uni­ver­si­dad de Los An­des, Ins­ti­tu­to de Bio­me­di­ci­na Doc­tor Jacinto Con­vit y la Uni­ver­si­dad Cen­tro Oc­ci­den­tal Lisandro Al­va­ra­do. In­fie­re que los de­más ce­rra­ron o el fun­cio­na­mien­to es mí­ni­mo.

La red que se per­dió.

En mar­zo de 2000 el Es­ta­do inau­gu­ró la Red Na­cio­nal de Bio­te­rios, con la vi­sión de su­mi­nis­trar ani­ma­les, ser­vi­cios y pro­duc­tos pa­ra aten­der las ne­ce­si­da­des de los in­ves­ti­ga­do­res. Pe­ro 18 años des­pués los bio­te­rios se per­die­ron en el ca­mino por la bús­que­da de ali­men­tos.

Ave­cal in­di­ca que 14 bio­te­rios es­tán en Ca­ra­cas, 9 en Mi­ran­da, 3 en Ara­gua, 6 en La­ra, 5 en Mé­ri­da, 2 en Ca­ra­bo­bo, 2 en Su­cre, 2 en Zu­lia, 1 en Bo­lí­var y 1 en Fal­cón, más 1 del que no se­ña­la ubicación.

Un se­gun­do in­ten­to de im­pul­sar la ac­ti­vi­dad ocu­rrió en 2006 con el pro­yec­to Desa­rro­llo de la Red Na­cio­nal de Bio­te­rios pa­ra la pro­duc­ción y uso de bio­mo­de­los de la­bo­ra­to­rio. En su pri­me­ra fa­se aten­de­ría tres sub­pro­yec­tos: diag­nós­ti­co de la si­tua­ción na­cio­nal de los bio­te­rios, ela­bo­ra­ción de ali­men­to con­cen­tra­do pa­ra ani­ma­les de la­bo­ra­to­rio y pro­duc­ción de le­cho sa­ni­ta­rio.

En ju­lio de 2007 se asig­na­ron al pro­yec­to 26,4 mi­llo­nes de bo­lí­va­res pa­ra in­fra­es­truc­tu­ra, trans­por­te y viá­ti­cos, de los cua­les se otor­ga­ron 1,2 mi­llo­nes de bo­lí­va­res. Y re­ci­bie­ron un apor­te pa­ra eje­cu­tar de 777.815,40 bo­lí­va­res. El mon­to fue dis­tri­bui­do en 3 sub­pro­yec­tos. El Fon­do Na­cio­nal de Cien­cia, Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción se re­ser­vó 483.196,13 bo­lí­va­res pa­ra la ad­qui­si­ción de equi­pos.

El pri­mer sub­pro­yec­to fi­na­li­zó en 2008 y fue el úni­co que al­can­zó 100% de eje­cu­ción. El se­gun­do sub­pro­yec­to, cu­ya res­pon­sa­bi­li­dad téc­ni­ca le co­rres­pon­dió a la Fa­cul­tad de Agro­no­mía de la UCLA, tu­vo eje­cu­ción de 75%. Ad­qui­rie­ron equi­pos e in­fra­es­truc­tu­ra. Fal­tó la com­pra de la pe­le­ti­za­do­ra y otros vehícu­los.

El ter­cer sub­pro­yec­to, que se desa­rro­lló en 80%, es­tu­vo a car­go de la Fa­cul­tad de Ve­te­ri­na­ria de la UCLA. Sin em­bar­go, en­tre 2016 y 2017, co­mo con­se­cuen­cia de una in­va­sión en los te­rre­nos, per­die­ron va­rios equi­pos y par­te de la in­fra­es­truc­tu­ra. Pa­ra el res­to de los sub­pro­yec­tos no se han asig­na­do re­cur­sos.

En la ac­tua­li­dad la Ave­cal –en bus­ca de ali­men­to con­cen­tra­do– man­tie­ne con­tac­to y reu­nio­nes con la Di­rec­ción Ge­ne­ral de Pro­duc­ción de Ganadería y Es­pe­cies Me­no­res, de­pen­den­cia del Vi­ce­mi­nis­te­rio de Pro­duc­ción Agrí­co­la y Pe­cua­ria. “Es­tas per­so­nas han si­do re­cep­ti­vas. To­dos los me­ses en­via­mos el cen­so de pro­duc­ción de los bio­te­rios que que­dan”, di­ce Mo­ra­les. “Sé que es­tán tra­tan­do de ha­cer las co­ne­xio­nes con el mi­nis­tro pa­ra que nos sea asig­na­da por lo me­nos una cuo­ta anual de maíz y so­ya. Lo que ne­ce­si­ta­mos no pa­sa de 3 to­ne­la­das ca­da 3 me­ses”, agre­ga.

Lo mí­ni­mo in­dis­pen­sa­ble.

Pe­se a los tres in­ten­tos por me­jo­rar la si­tua­ción de los bio­te­rios, ca­da día que­dan me­nos y la pro­duc­ción se res­trin­ge. En oc­tu­bre del año pa­sa­do 16 bio­te­rios en­via­ron a la Ave­cal da­tos so­bre la cría de ani­ma­les. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría tu­vo co­mo re­sul­ta­do cero o que­dó muy por de­ba­jo de su ca­pa­ci­dad ins­ta­la­da.

El Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Hi­gie­ne Ra­fael Ran­gel tie­ne la po­si­bi­li­dad de aten­der 15.000 ra­to­nes, pe­ro su al­can­ce fue de 618 ese mes. En el ca­so de co­ba­yos, tu­vie­ron 17, pe­se a que el apro­xi­ma­do usual son 300. Las aves es­tán en 0. So­bre el uso se lee: “Ex­traer y pro­ce­sar san­gre y he­mo­de­ri­va­dos en co­ne­jo, co­ba­yos, car­ne­ro, aves, bo­vino y equi­nos, co­mo in­su­mos pa­ra la pre­pa­ra­ción de me­dios de cul­ti­vo o reac­ti­vos se­ro­ló­gi­cos des­ti­na­dos pa­ra el diag­nós­ti­co de en­fer­me­da­des trans­mi­si­bles, con­trol de bio­ló­gi­cos y otras in­ves­ti­ga­cio­nes mi­cro­bio­ló­gi­cas”.

En una no­ta de pren­sa de enero de 2017 el or­ga­nis­mo es­cri­bió: “Se pro­du­je­ron 27.618 uni­da­des de ani­ma­les de ex­pe­ri­men­ta­ción (ra­tas, ra­to­nes, co­ne­jos, co­ba­yos y car­ne­ros) re­que­ri­das pa­ra eva­lua­ción de pro­duc­tos de uso y con­su­mo hu­mano y diag­nós­ti­co de en­fer­me­da­des trans­mi­si­bles”.

En el Ivic el ren­di­mien­to tam­bién ha dis­mi­nui­do. La pro­duc­ción de co­ba­yos, co­ne­jos y car­ne­ros fue 0, pe­se a que el uso de es­tos es­tá des­ti­na­do a pro­yec­tos de in­ves­ti­ga­ción y pro­gra­mas de do­cen­cia.

En un co­mu­ni­ca­do de di­ciem­bre de 2013 el Ivic se­ña­ló que al mes pro­du­cían 4.000 ani­ma­les de ex­pe­ri­men­ta­ción. Y cal­cu­la­ban una po­bla­ción de 8.000 ejem­pla­res en­tre ra­tas, ra­to­nes, háms­te­res, acu­res, co­ne­jos, ove­jos y cer­dos. “En­tre el 01/01/15 y el 18/12/15, la pro­gra­ma­ción rea­li­za­da en el bio­te­rio, con­jun­ta­men­te con los in­ves­ti­ga­do­res, per­mi­tió su­mi­nis­trar a los usua­rios del ins­ti­tu­to un to­tal de 2.167 ani­ma­les (36% me­nos que en 2014) y un vo­lu­men de 1.350 ml de san­gre ovi­na (32% me­nos que en 2014)”, pu­bli­có el or­ga­nis­mo en su si­tio web.

En el bio­te­rio del Ins­ti­tu­to de Bio­me­di­ci­na Doc­tor Jacinto Con­vit, el coor­di­na­dor Raúl To­var ase­gu­ra que ha va­ria­do la dis­po­ni­bi­li­dad de ani­ma­les co­mo con­se­cuen­cia de la fal­ta de ra­ta­ri­na. Pe­se a eso, con­ti­núan tra­ba­jan­do en pro­yec­tos so­bre ge­né­ti­ca, bio­quí­mi­ca, tu­bercu­losis, bio­lo­gía ce­lu­lar y es­tu­dios de leish­ma­nia­sis.

Lo que es­tá en ries­go.

En­ri­que Ló­pez Lo­yo, que fue je­fe del De­par­ta­men­to de Pa­to­lo­gía Com­pa­ra­da del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Hi­gie­ne Ra­fael Ran­gel, ex­pli­ca que cuan­do un ani­mal de la­bo­ra­to­rio no tie­ne las con­di­cio­nes mi­cro­am­bien­ta­les y nu­tri­cio­na­les ne­ce­sa­rias, la res­pues­ta en las prue­bas que se reali­cen an­tes de ser co­mer­cia­li­za­dos los pro­duc­tos po­drían no ser las es­pe­ra­das y ge­ne­rar un pro­ble­ma de sa­lud pú­bli­ca.

“Si la apro­ba­ción de un me­di­ca­men­to –lo­te de co­mer­cia­li­za­ción– de­pen­de de la uti­li­za­ción de ani­ma­les con es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas y es­tos tie­nen un ni­vel de res­pues­ta in­mu­ne ba­jo, la res­pues­ta que pue­de dar po­dría ser di­fe­ren­te de lo es­pe­ra­do. Si no res­pon­de a la to­xi­ci­dad, por­que su in­mu­ni­dad no lo per­mi­te, se pue­den to­mar de­ci­sio­nes erra­das al de­cir que se pue­de ven­der esa dro­ga, me­di­ca­men­to o va­cu­na”, ex­pli­ca Ló­pez Lo­yo. Se­ña­la que un ani­mal des­nu­tri­do es­tá a ex­pen­sas de cual­quier in­fec­ción, por lo que no pue­de de­ter­mi­nar­se el va­lor real de la prue­ba de to­xi­ci­dad.

“El de­te­rio­ro de los bio­te­rios ha si­do la­men­ta­ble, no exis­ten ga­ran­tías pa­ra que la ce­pa que sea uti­li­za­da en los en­sa­yos clí­ni­cos ten­ga las ca­rac­te­rís­ti­cas ne­ce­sa­rias pa­ra que la in­ter­pre­ta­ción que se ha­ga sea la ade­cua­da”, ad­vier­te.

Las con­di­cio­nes mi­cro­am­bien­ta­les, ta­les co­mo la ca­li­dad del le­cho sa­ni­ta­rio (ca­ma), de­ben cum­plir fa­ses de re­cam­bio con ma­te­ria­les de ca­li­dad que ase­gu­ren el con­trol de la hu­me­dad lo­cal. Mien­tras, las fór­mu­las nu­tri­cio­na­les ade­cua­das son las que ga­ran­ti­za­rán que el ani­mal ten­ga me­ta­bó­li­ca­men­te un ni­vel de desa­rro­llo óp­ti­mo.

“En el marco de la si­tua­ción que tie­ne el país hay un ses­go im­por­tan­te por­que no da con­fia­bi­li­dad la uti­li­za­ción de ese ti­po de ani­ma­les”, di­ce Ló­pez Lo­yo.

Mo­ra­les in­di­ca que Ave­cal ha lu­cha­do por el uso ra­cio­nal y éti­co de los ani­ma­les, ve­lan­do por el cum­pli­mien­to de la exi­gen­cia in­ter­na­cio­nal: há­bi­tat en con­di­cio­nes ade­cua­das y uso res­pon­sa­ble y jus­ti­fi­ca­do de los or­ga­nis­mos vi­vos. To­dos ellos con­tem­pla­dos en el Có­di­go de Bio­éti­ca y Bio­se­gu­ri­dad del Mi­nis­te­rio de Cien­cia y Tec­no­lo­gía y el Fon­do Na­cio­nal de Cien­cia, Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción.

“Si se tra­ba­ja con ani­ma­les en ma­las con­di­cio­nes de sa­lud, es­te ani­mal su­fre, se­gre­ga sus­tan­cias o se en­fer­ma; por tan­to, los re­sul­ta­dos se­rán inade­cua­dos. Tie­nen que ser tra­ta­dos éti­ca­men­te pa­ra la va­li­da­ción de los re­sul­ta­dos”, re­afir­ma Mo­ra­les.

Deisy Per­do­mo, je­fa de la sec­ción bio­te­rio de la Uni­ver­si­dad Si­món Bo­lí­var, acla­ra: “Los ani­ma­les de la­bo­ra­to­rio no son cual­quier ani­mal. Son ce­pas, lí­neas ge­né­ti­ca­men­te co­no­ci­das y es­ta­bles. No es un ani­mal sil­ves­tre”.

En te­la de jui­cio.

El bio­te­rio de la USB cuen­ta con 7 lí­neas de in­ves­ti­ga­ción. Po­see 225 ani­ma­les en­tre ra­tas y ra­to­nes. Es­tos con­su­men 8 gra­mos de pe­rra­ri­na dia­ria. En no­viem­bre de 2017 un sa­co de ese pro­duc­to les cos­ta­ba 700.000 bo­lí­va­res, el mes pa­sa­do 8,5 mi­llo­nes de bo­lí­va­res. “Eso es más de la mi­tad del pre­su­pues­to de la uni­dad de la­bo­ra­to­rios de to­da la uni­ver­si­dad”, des­ta­ca el coor­di­na­dor del bio­te­rio, Luis Hi­dal­go.

Hi­dal­go te­me por el fu­tu­ro de las lí­neas de in­ves­ti­ga­ción que du­ran­te años ha tra­ba­ja­do la ins­ti­tu­ción. En es­te mo­men­to desa­rro­llan un es­tu­dio –jun­to con el pro­fe­sor Juan Ro­dri­gues–, so­bre el plas­mo­dium, el pa­rá­si­to que pro­du­ce la ma­la­ria. “Él se en­cuen­tra en Por­tu­gal di­se­ñan­do un mo­de­lo que pue­da re­sol­ver la pro­ble­má­ti­ca sa­ni­ta­ria que re­pre­sen­ta esa en­fer­me­dad en el país”, ase­ve­ra Hi­dal­go.

La uni­ver­si­dad per­de­ría to­do el pa­tri­mo­nio ge­né­ti­co acu­mu­la­do du­ran­te más de 32 años de tra­ba­jo con las ce­pas con las que con­ta­mos” Luis Hi­dal­go Coor­di­na­dor del bio­te­rio de la USB

Los bio­te­rios que fun­cio­nan en Ve­ne­zue­la eran cen­tros de éli­te pa­ra la cría de ani­ma­les de ex­pe­ri­men­ta­ción, pe­ro en los úl­ti­mos años la fal­ta de con­di­cio­nes pa­ra su man­te­ni­mien­to, en­tre ellos la es­ca­sez de ali­men­tos ade­cua­dos, han dis­mi­nui­do las...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.