So­le­da­des

Flo­res de ma­yo

El Nacional (ENV) - - PORTADA - Raúl Fuen­tes

Si al­guien se to­ma­ra la mo­les­tia de enu­me­rar los dis­la­tes de es­te ré­gi­men, pa­sa­ría no ho­ras sino días, o aca­so se­ma­nas, ela­bo­ran­do una nó­mi­na que, en los úl­ti­mos días, da­do el de­ses­pe­ro re­elec­cio­na­rio de Ma­du­ro, se ha in­cre­men­ta­do ex­po­nen­cial­men­te. No exa­ge­ra­mos: se­me­jan­te es­fuer­zo no es nin­gu­na mi­nu­cia y po­dría cons­ti­tuir un sig­ni­fi­ca­ti­vo apor­te a la ela­bo­ra­ción de una an­to­lo­gía uni­ver­sal del des­pro­pó­si­to.

No pre­fi­gu­ra el breve in­troi­to in­ten­ción al­gu­na de ago­tar es­te es­pa­cio lis­tan­do dis­pa­ra­tes y desa­cier­tos pa­ra ator­men­tar al lec­tor. Nos re­fe­ri­re­mos, sí, a una de las ne­fas­tas con­se­cuen­cias que el es­ca­so co­no­ci­mien­to de las cien­cias eco­nó­mi­cas de­mos­tra­do por el cha­vis­mo en ge­ne­ral y su ca­be­za ac­ci­den­tal en par­ti­cu­lar ha te­ni­do en el desa­rro­llo y fun­cio­na­mien­to de la vi­da en pa­re­ja: el cos­to de los pre­ser­va­ti­vos.

El em­ba­ra­zo no desea­do y la pro­fi­la­xis se­xual en­cuen­tran en el ele­va­do y cre­cien­te pre­cio de los con­do­nes un se­rio obs­tácu­lo pa­ra la pre­ven­ción de ta­les ries­gos. Ello se tra­du­ce en el cre­ci­mien­to de la ta­sa de na­ta­li­dad y la pro­li­fe­ra­ción de en­fer­me­da­des ve­né­reas en­tre la po­bla­ción me­nos fa­vo­re­ci­da. Pa­ra ma­yor in­ri, la dis­cre­cio­na­li­dad y ma­ni­rro­tis­mo del se­ñor Ma­du­ro pre­mian la pre­ñez con un bono, mi­se­ra­ble, pe­ro aga­rran­do aun­que sea fa­llo, orien­ta­do, qui­zá, a que, pa­ra ma­yor glo­ria de la re­vo­lu­ción, crez­ca el con­tin­gen­te de ni­ños de la pa­tria con el oí­do pues­to en las dos pri­me­ras es­tro­fas de la Mar­se­lle­sa

–Allons en­fants de la pa­trie,/le jour de gloi­re est arri­vé–, por­que con

el si­guien­te par –Con­tre nous de la ty­ran­nie,/L’eten­dard san­glant est

le­vé – otro ga­llo can­ta­ría. ¡Que se mul­ti­pli­quen los ni­ños, co­mo los pe­nes, que di­go pa­nes! ¡Que crez­can co­mo co­ne­jos! ¡Son los em­brio­nes del hom­bre nue­vo! No im­por­ta que no ha­ya le­che, te­te­ros y su­ple­men­tos ali­men­ta­rios pa­ra el be­bé, ni que los me­dios en ma­nos de la­me­sue­las de la oli­gar­quía criolla exa­ge­ren, por man­da­to de Trump, Ma­cron y la de­re­cha in­ter­na­cio­nal.

Iro­nías y sar­cas­mos al mar­gen, es inocul­ta­ble ver­dad que el de­sas­tro­so es­ta­do de las fi­nan­zas pú­bli­cas ha abor­ta­do ese per­ver­so pro­gra­ma de re­pro­duc­ción a gra­nel, pues son ca­da vez más quie­nes se re­fu­gian en el ce­li­ba­to y has­ta en la mi­san­tro­pía, pro­cu­ran­do re­du­cir gas­tos al mí­ni­mo ne­ce­sa­rio. No es ren­ta­ble com­par­tir. Ya don­de co­me uno no pue­den ha­cer­lo dos. Es­ta exa­cer­ba­ción del ego­tis­mo tie­ne atro­ces se­cue­las –el aban­dono de ni­ños, el sa­cri­fi­cio de mas­co­tas, el au­men­to de la pros­ti­tu­ción con­sen­sua­da– que po­nen en te­la de jui­cio el ca­carea­do hu­ma­nis­mo so­cia­lis­ta del si­glo XXI.

Lo in­con­ce­bi­ble no es que con ese ca­la­mar a cues­tas el me­tro­bu­se­ro in­sis­ta en ser re­elec­to ale­gan­do que aho­ra sí las co­sas se­rán dis­tin­tas, con ba­se va­ya a sa­ber­se en qué planes –mis­te­rio que se di­lu­ci­da­rá des­pués de que sea ra­ti­fi­ca­do, na­tu­ral­men­te–; no, lo ver­da­de­ra­men­te in­con­ce­bi­ble es re­sig­nar­se a ex­pe­ri­men­tar la irre­sis­ti­ble so­le­dad del trai­dor a la pa­tria, que es co­mo han te­ni­do el tu­pé de til­dar los pe­su­ve­cos, Ma­du­ro y Ca­be­llo en la van­guar­dia –el pri­me­ro re­gue­to­nean­do y el se­gun­do con el ma­zo dan­do–, a quie­nes no se plie­guen al con­ti­nuis­mo, sin que si­quie­ra di­gan es­ta bo­ca es mía. ¿Has­ta cuán­do tan­to ma­so­quis­mo?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.