“La des­nu­tri­ción ya pa­re­ce con­ta­gio­sa”

El Nacional (ENV) - - SIETE DÍAS - JOLGUER RO­DRÍ­GUEZ COS­TA » jol­[email protected]

—¿Com­pren­dió al hom­bre que arre­me­tió con­tra las ins­ta­la­cio­nes del hos­pi­tal lue­go de que su hi­jo mu­rió por fal­ta de me­di­ci­nas?

—Pue­do en­ten­der su do­lor an­te la pér­di­da de su hi­jo, pe­ro no que arre­me­tie­ra con­tra las ins­ta­la­cio­nes que tan­to ne­ce­si­ta­mos pa­ra aten­der a otros ni­ños, in­clu­so a otro de sus hi­jos.

—¿Com­pren­de a quie­nes ge­ne­ran es­ta tra­ge­dia?

—Es im­po­si­ble com­pren­der­los cuan­do lo que se es­ta ge­ne­ran­do es en­fer­me­dad y muer­te por fal­ta de va­cu­nas, me­di­ci­nas e in­su­mos.

—¿La mor­ta­li­dad in­fan­til an­tes de 1998?

—En des­cen­so.

—¿Y des­pués de 1998?

—Se­guía en des­cen­so; se es­tan­có apro­xi­ma­da­men­te en 2006 y as­cen­dió en 2016.

—¿Es­tá des­nu­tri­do el fu­tu­ro del país?

—De­fi­ni­ti­va­men­te.

—¿Fal­tó al­gún ali­men­to en la die­ta in­fan­til de quie­nes des­tru­yen al país?

—Pro­ba­ble­men­te le­che ma­ter­na.

—¿La peor in­fluen­za so­cial?

—La des­nu­tri­ción, que ya pa­re­ce con­ta­gio­sa, y lo peor es que com­pro­me­te­rá nues­tro fu­tu­ro co­mo país.

—¿Es­tá Ve­ne­zue­la de qui­mio­te­ra­pia?

—De ser así, des­apa­re­ce­re­mos por fal­ta de qui­mio­te­rá­pi­cos ade­cua­dos.

—¿Un diag­nós­ti­co?

—Nues­tra que­ri­da Ve­ne­zue­la es un país en­fer­mo so­cial­men­te, eco­nó­mi­ca­men­te y mo­ral­men­te.

—¿La cu­ra?

—Un mi­la­gro.

—¿Un sín­to­ma de los cen­tros de sa­lud?

—Es­tán en co­ma.

—¿Ali­vian la si­tua­ción las pro­tes­tas?

—Muy po­co. Lo que bus­ca­mos al ma­ni­fes­tar es que de una vez por to­das re­co­noz­can la mag­ni­tud del pro­ble­ma y bus­quen so­lu­cio­nes de­fi­ni­ti­vas.

—¿Có­mo ma­ni­fes­tar sin la bru­tal re­pre­sión?

—Ac­tual­men­te es prác­ti­ca­men­te im­po­si­ble.

—¿Una in­yec­ción pa­ra los hos­pi­ta­les?

—Do­tar­los de to­do lo que ca­re­cen pa­ra po­der pres­tar un ser­vi­cio de ca­li­dad, co­mo lo me­re­cen nues­tros pa­cien­tes.

—¿Qué ti­po de pa­cien­te es Ve­ne­zue­la?

—De se­guir por don­de va­mos, in­cu­ra­ble.

—¿Re­ci­be el J. M. de los Ríos ayu­da hu­ma­ni­ta­ria?

—Sí, pe­ro no abier­ta­men­te.

—¿Y del Es­ta­do?

—No de­be­ría ser ayu­da, es su obli­ga­ción, pe­ro to­do pa­re­ce in­ver­tir­se en re­mo­de­la­cio­nes que no ter­mi­nan nun­ca.

—¿La in­fec­ción na­cio­nal?

—La co­rrup­ción.

—Con el bono par­to, ¿es­ti­mu­la el ré­gi­men la na­ta­li­dad en ni­ñas-madres?

—Nues­tras ado­les­cen­tes lo que re­quie­ren es edu­ca­ción y orien­ta­ción so­bre el te­ma del em­ba­ra­zo pre­coz.

—¿Lo re­vo­lu­cio­na­rio de la me­di­ci­na del so­cia­lis­mo del si­glo XXI?

—Ha­ber re­gre­sa­do a la me­di­ci­na de si­glos pa­sa­dos.

—¿Có­mo se­rían los hos­pi­ta­les de ni­ños con la in­ver­sión de to­do el di­ne­ro re­ga­la­do a Cu­ba y a otros paí­ses?

—Me­jor de lo que son aho­ra, con la sal­ve­dad de que el di­ne­ro no lo es to­do; hay que prio­ri­zar en lo que se in­vier­te.

—¿Qué re­co­no­ce a los mé­di­cos cu­ba­nos?

—Aun­que obli­ga­dos, de­jan a su fa­mi­lia y a sus pa­cien­tes pa­ra ser­vir en otro país con tan­ta in­se­gu­ri­dad.

—An­te la emer­gen­cia, ¿crea­ría una mi­sión pa­ra los in­fan­tes?

—Sí, la lla­ma­ría “Ali­men­tan­do el fu­tu­ro”, prio­ri­zan­do los pri­me­ros 1.000 días del ser hu­mano.

—¿Cues­ta cum­plir en Ve­ne­zue­la el ju­ra­men­to de Hi­pó­cra­tes?

—Ca­da día más, so­bre to­do en lo más im­por­tan­te, que es ac­tuar siem­pre en be­ne­fi­cio de nues­tros pa­cien­tes y no per­ju­di­car­los. Mu­chas ve­ces con­ta­mos so­lo con la mís­ti­ca de nues­tro tra­ba­jo, y sa­be­mos que en sa­lud no lo es to­do.

—De cla­si­fi­car­se con es­tre­llas, ¿cuán­tas os­ten­ta­rían los hos­pi­ta­les?

—Una pa­ra las ins­ta­la­cio­nes e in­su­mos, cin­co a la mís­ti­ca de su per­so­nal.

—¿Se de­san­gra el país con la fu­ga de emi­nen­cias mé­di­cas?

—Es uno más de los tan­tos pro­ble­mas del sec­tor sa­lud y el más di­fí­cil de re­cu­pe­rar.

—¿Emi­gra­rá?

—Aún sien­to que pue­do ser útil en mi país.

—¿Atien­den me­jor al ni­ño en las clí­ni­cas pri­va­das?

—No ne­ce­sa­ria­men­te, pues allí tam­bién tie­nen pro­ble­mas pa­ra ad­qui­rir to­dos los in­su­mos ne­ce­sa­rios pa­ra aten­der­los.

—¿Cuán­to cues­ta en­fer­mar­se en es­te país?

—Has­ta la vi­da.

—Se­gún la re­tó­ri­ca cha­vis­ta los mé­di­cos ga­nan mu­cho…

—Me­jor ig­no­rar­la. Sa­be­mos que no es así en la ma­yo­ría de los ca­sos.

—¿El Jo­sé Gre­go­rio Her­nán­dez de hoy?

—To­dos los mé­di­cos que de­ci­di­mos que­dar­nos pa­ra ser­vir a nues­tros pa­cien­tes.

—En­tre pro­tes­tas y pa­ros, ¿te­me un in­far­to ful­mi­nan­te en el ser­vi­cio de sa­lud?

—Ya es­ta­mos en pa­ro téc­ni­co, no por las pro­tes­tas sino por la fal­ta de re­cur­sos de to­do ti­po; y de allí a un in­far­to ful­mi­nan­te so­lo hay un pa­so si no aten­de­mos in­te­gral­men­te el sec­tor sa­lud.

—¿Una ins­ti­tu­ción desahu­cia­da?

—Ca­si to­das.

—¿Cuán­to fal­ta pa­ra una ina­ni­ción to­tal?

—Que la po­bla­ción no ten­ga ac­ce­so a los car­bohi­dra­tos.

—¿Una vi­ta­mi­na pa­ra la opo­si­ción de­mo­crá­ti­ca?

—Co­mo ha­cían an­tes nues­tros mé­di­cos: dar­le un gol­pe vi­ta­mí­ni­co pa­ra que ca­mi­ne uni­da.

—¿Una ci­ru­gía pa­ra el al­ma del Es­ta­do-go­bierno?

—Del co­ra­zón, a ver si de­mues­tra su amor por Ve­ne­zue­la y su gen­te.

—¿Una so­lu­ción en la sa­la de es­pe­ra?

—Bus­car que sea la más rá­pi­da por­que si no el pa­cien­te se nos mue­re. En­tre otras, ha­cer alian­zas con el sec­tor pri­va­do o acep­tar la ayu­da hu­ma­ni­ta­ria.

—¿Qué pa­sa­ría en Ve­ne­zue­la con seis años más de una “re­vo­lu­ción” in­ca­paz de co­rre­gir la cre­cien­te mor­ta­li­dad in­fan­til?

—Nos que­da­ría­mos sin fu­tu­ro.

WI­LLIAMS MA­RRE­RO

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.