Na­dar en la ori­lla

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN - MARIANELLA SA­LA­ZAR

¡Abró­chen­se los cin­tu­ro­nes! Es­ta­mos des­cen­dien­do a una ve­lo­ci­dad ver­ti­gi­no­sa. To­da­vía no he­mos to­ca­do sue­lo, a pe­sar de que va­mos en caí­da li­bre ha­cia el me­ga­de­sas­tre mo­ne­ta­rio de la re­con­ver­sión, fi­ja­do pa­ra el 4 de ju­nio.

Ni si­quie­ra he­mos vis­to cir­cu­lar al­gu­nas pie­zas del ac­tual cono mo­ne­ta­rio, que han bri­lla­do por su au­sen­cia y cuan­do por ar­te de ma­gia apa­re­cie­ron, na­die los qui­so re­ci­bir, ni dar­nos el vuel­to, co­mo su­ce­dió con el bi­lle­te de 100.000 bo­lí­va­res, que aho­ra se con­ver­ti­rá en 100 bo­lí­va­res so­be­ra­nos ¡de­va­lua­dos so­be­ra­na­men­te al na­cer!

El desas­tre fi­nan­cie­ro co­men­zó en di­ciem­bre de 2016, mes de in­gra­ta re­cor­da­ción, cuan­do Ni­co­lás Ma­du­ro apro­ve­chó los días de aque­lla Na­vi­dad pa­ra sa­car­nos los ojos y los bi­lle­tes de los bol­si­llos, de los ban­cos y has­ta de­ba­jo de los col­cho­nes, al or­de­nar la sa­li­da de cir­cu­la­ción de los bi­lle­tes de 100 en to­do el te­rri­to­rio na­cio­nal y nos de­jó su­mi­dos en la frus­tra­ción y la de­s­es­pe­ran­za.

Hu­bo muer­tos, sa­queos y rui­na ge­ne­ral, pe­ro el bi­lle­te de 100 bo­lí­va­res fue su­ce­si­va­men­te pro­rro­ga­do y si­guió cir­cu­lan­do. Ese es el me­jor ejem­plo de las im­pro­vi­sa­cio­nes e irres­pon­sa­bi­li­da­des del go­bierno en ma­te­ria fi­nan­cie­ra y mo­ne­ta­ria. Des­de esa fe­cha en ade­lan­te he­mos tran­si­ta­do un lar­go des­cen­so y nos he­mos que­da­do atra­pa­dos en el caos, en el que los bi­lle­tes ni si­quie­ra cir­cu­lan y hay que ha­cer las ope­ra­cio­nes a tra­vés de trans­fe­ren­cias cuan­do fun­cio­nan los pun­tos de ven­ta.

A me­di­da que avan­za la cri­sis una se­rie de mie­dos per­si­gue al ve­ne­zo­lano. Una cri­sis que es más fá­cil su­frir que en­ten­der. La po­si­ble es­ta­ti­za­ción de la ban­ca des­pués del 20 de ma­yo, que pre­ten­de re­pe­tir el fé­rreo con­trol cu­bano, es el te­mor más gran­de de los cuen­ta­co­rren­tis­tas y no so­lo de los 8 mi­llo­nes del in­ter­ve­ni­do Ba­nes­co, sino del res­to de la ban­ca pri­va­da que no sa­len de un sus­to. La zo­zo­bra exis­te, el mie­do a per­der el tra­ba­jo, no po­der afron­tar las deu­das, pa­de­cer la ca­res­tía de la vi­da y no en­con­trar ca­mi­nos pa­ra sor­tear la hiperinfla­ción se han con­ver­ti­do en tor­tu­ras co­ti­dia­nas.

La gen­te abri­ga te­mo­res con­cre­tos y an­gus­tian­tes que con­di­cio­nan sus es­ta­dos de áni­mo, mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos que emi­gran han de­ja­do so­los a sus hi­jos y a sus pa­dres con la es­pe­ran­za de po­der en­viar­les unas re­me­sas, de 10 dó­la­res en ade­lan­te, que son pí­rri­cos pa­lia­ti­vos a la si­tua­ción de­ses­pe­ran­te que vi­ven, pa­ra que no se mue­ran de ina­ni­ción y ten­gan al­go qué co­mer o pa­ra pa­gar sus me­di­ca­men­tos, si es que los con­si­guen en me­dio de un co­lap­so de ser­vi­cios bá­si- cos, co­mo el de sa­lud, don­de la en­tre­ga de me­di­ca­men­tos de al­to cos­to por par­te del Es­ta­do se ha he­cho inal­can­za­ble. Sin em­bar­go, el go­bierno de­ses­pe­ra­do por ob­te­ner la di­vi­sa ex­tran­je­ra anun­cia que pon­drá sus ga­rras en esas re­me­sas, cal­cu­la­das en 1.500 mi­llo­nes de dó­la­res anua­les, y que es­tas ten­drán que ser cam­bia­das al irreal pre­cio del dó­lar Di­com.

Tan­to na­dar pa­ra mo­rir en la ori­lla. En vez de man­te­ner a sus fa­mi­lia­res, los ve­ne­zo­la­nos en el ex­te­rior ter­mi­na­rán en­tre­gan­do el fru­to de to­dos sus es­fuer­zos y tra­ba­jos, en mu­chos ca­sos mal re­mu­ne­ra­dos o es­cla­vi­zan­tes, a un go­bierno de­pre­da­dor que en su in­fi­ni­ta mal­dad quie­re ver­los fun­di­dos, tra­gar­se su pre­sen­te y el fu­tu­ro de sus hi­jos.

Las re­me­sas con­tri­bu­yen a me­jo­rar el in­su­fi­cien­te po­der ad­qui­si­ti­vo de gran par­te de la po­bla­ción, pe­ro el go­bierno quie­re apo­de­rar­se de ellas pa­ra ob­te­ner una im­por­tan­te fuen­te de in­gre­sos y apo­yar las fi­nan­zas pú­bli­cas. Cuan­do se im­ple­men­te esa me­di­da se re­du­ci­rán las re­me­sas, sin du­da, pe­ro sur­gi­rán fór­mu­las pa­ra bur­lar las crue­les li­mi­ta­cio­nes anun­cia­das por Su­de­ban. Exac­ta­men­te igual co­mo su­ce­de en Cu­ba.

>>La po­si­ble es­ta­ti­za­ción de la ban­ca des­pués del 20 de ma­yo, que pre­ten­de re­pe­tir el fé­rreo con­trol cu­bano, es el te­mor más gran­de de los cuen­ta­co­rren­tis­tas y no so­lo de los 8 mi­llo­nes del in­ter­ve­ni­do Ba­nes­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.