La fra­gi­li­dad in­vi­si­ble de Ar­gen­ti­na

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN - MAR­TIN GUZ­MÁN

Apri­me­ra vis­ta, las pers­pec­ti­vas ma­cro­eco­nó­mi­cas de Ar­gen­ti­na apa­ren­tan ser bri­llan­tes. El cre­ci­mien­to ha re­pun­ta­do des­pués de un pe­río­do de es­tan­fla­ción; el año pa­sa­do, el PIB au­men­tó 2,9% en tér­mi­nos in­ter­anua­les, mien­tras que la in­fla­ción anual ca­yó a 24,8%, des­de un ni­vel de ca­si 40% en el año 2016.

Pe­ro, hay nu­ba­rro­nes en el ho­ri­zon­te. La re­cien­te re­cu­pe­ra­ción ha si­do im­pul­sa­da por deu­da, con un dé­fi­cit en cuen­ta co­rrien­te en el año 2017 que al­can­za 4,6% del PIB –dé­fi­cit que equi­va­le a 39% de las ex­por­ta­cio­nes to­ta­les de Ar­gen­ti­na–. Si bien la deu­da ex­ter­na ar­gen­ti­na si­gue sien­do ba­ja en ge­ne­ral, su rá­pi­do cre­ci­mien­to es mo­ti­vo de preo­cu­pa­ción. De he­cho, pa­ra el pre­si­den­te Mauricio Ma­cri re­pre­sen­ta un desafío eco­nó­mi­co que no se pue­de ig­no­rar.

Pa­ra es­ta­bi­li­zar su deu­da ex­ter­na, Ar­gen­ti­na de­be­rá lo­grar su­pe­rá­vits co­mer­cia­les. La for­ma óp­ti­ma de ha­cer­lo es au­men­tan­do la pro­duc­ción de bie­nes ex­por­ta­bles, en vez de que di­chos su­pe­rá­vits se al­can­cen me­dian­te una re­ce­sión que de­pri­me las im­por­ta­cio­nes. Pe­ro, si bien el ob­je­ti­vo pue­de ser cla­ro, no es­tá cla­ra la ca­pa­ci­dad de las po­lí­ti­cas ac­tua­les pa­ra lo­grar di­cho ob­je­ti­vo.

Se han pro­pues­to di­ver­sas so­lu­cio­nes. Un primer abor­da­je in­vo­lu­cra man­te­ner el sta­tu quo. Es­te abor­da­je pa­re­ce ser la es­tra­te­gia pre­fe­ri­da del go­bierno de Ma­cri, pues re­fle­ja la opi­nión gu­ber­na­men­tal de que el gran dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te de Ar­gen­ti­na se cons­ti­tu­ye en una prue­ba del apo­yo que brin­dan los mer­ca­dos al ca­mino que re­co­rre el país. La fuer­te de­man­da de bo­nos ar­gen­ti­nos de­no­mi­na­dos en dó­la­res, cu­yos ren­di­mien­tos son de has­ta 7,9%, ha si­do in­ter­pre­ta­da de ma­ne­ra si­mi­lar, co­mo una se­ñal de la con­fian­za que tie­nen los in­ver­sio­nis­tas en el país.

Sin em­bar­go, un se­gun­do y más cau­te­lo­so abor­da­je cree que son ne­ce­sa­rias in­ter­ven­cio­nes ma­cro­eco­nó­mi­cas adi­cio­na­les. Es­te pun­to de vis­ta, res­pal­da­do por una lec­tu­ra más es­cép­ti­ca de los há­bi­tos de en­deu­da­mien­to de Ar­gen­ti­na y de la historia de la di­ná­mi­ca del ci­clo de mar­cha y con­tra­mar­cha, tam­bién lla­ma­do el ci­clo de fre­nar y an­dar, me­re­ce es­pe­cial aten­ción.

Las ex­por­ta­cio­nes de Ar­gen­ti­na se han estancado des­de el año 2011. Los crí­ti­cos juz­gan que pa­ra que el país au­men­te sus ex­por­ta­cio­nes se ne­ce­si­tan nue­vas po­lí­ti­cas di­ri­gi­das a acre­cen­tar la pro­duc­ti­vi­dad y for­ta­le­cer la com­pe­ti­ti­vi­dad. Por el mo­men­to, sin em­bar­go, la com­bi­na­ción pre­fe­ri­da de re­me­dios es­tá im­pul­san­do el dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te, en lu­gar de re­du­cir­lo.

Dos es­tra­te­gias bá­si­cas ri­gen el abor­da­je del go­bierno pa­ra es­ta­bi­li­zar la eco­no­mía: la fi­ja­ción de ob­je­ti­vos de in­fla­ción que se ba­san en las ta­sas de in­te­rés y la re­duc­ción gra­dual del dé­fi­cit pre­su­pues­ta­rio pri­ma­rio (que ex­clu­ye los pa­gos de in­tere­ses). Pe­ro es­ta com­bi­na­ción de po­lí­ti­cas plan­tea va­rias in­quie­tu­des.

En primer lu­gar, hay po­ca evi­den­cia pa­ra res­pal­dar la su­po­si­ción del ban­co cen­tral so­bre que un ti­po de cam­bio flo­tan­te ga­ran­ti­za­rá la con­sis­ten­cia ma­cro­eco­nó­mi­ca. Las po­lí­ti­cas mo­ne­ta­rias in­flu­yen en los ti­pos de cam­bio, in­clu­so cuan­do no es­tán di­ri­gi­das al mer­ca­do de di­vi­sas. De he­cho, si bien se ne­ce­si­ta re­du­cir la in­fla­ción pa­ra es­ta­bi­li­zar la eco­no­mía, los in­ten­tos de Ar­gen­ti­na por lo­grar una rá­pi­da des­in­fla­ción a tra­vés de ob­je­ti­vos ex­ce­si­va­men­te am­bi­cio­sos so­lo exa­cer­ba­rán los des­equi­li­brios ex­ter­nos. Y, de­bi­do a que una gran par­te del dé­fi­cit fis­cal es­tá fi­nan­cia­do por deu­da de­no­mi­na­da en mo­ne­da ex­tran­je­ra, los des­equi­li­brios ex­ter­nos au­men­tan el ries­go de que la deu­da pú­bli­ca se tor­ne en in­sos­te­ni­ble en el fu­tu­ro.

Fi­nal­men­te, la con­vic­ción que tie­ne el ban­co cen­tral so­bre que un ti­po de in­te­rés más al­to se tra­du­ci­rá de in­me­dia­to en una in­fla­ción más ba­ja es erró­nea; el me­ca­nis­mo es in­di­rec­to y no es­tá ga­ran­ti­za­do. Ade­más, la fi­ja­ción de ob­je­ti­vos de in­fla­ción sue­le ser efec­ti­va so­lo cuan­do se apli­ca a eco­no­mías que ex­pe­ri­men­tan un cre­ci­mien­to es­ta­ble y sos­te­ni­do, que es el ca­so opues­to al ca­mino que re­co­rre Ar­gen­ti­na hoy en día.

El Ban­co Cen­tral de la Re­pú­bli­ca Ar­gen­ti­na pue­de in­ten­tar com­pen­sar es­tas de­fi­cien­cias de­mos­tran­do que es­tá dis­pues­to a “ha­cer lo que sea ne­ce­sa­rio” pa­ra con­te­ner la in­fla­ción, ha­cien­do eco de la es­tra­te­gia que usó el Ban­co Cen­tral Eu­ro­peo pa­ra sal­var al eu­ro en el año 2012. Pe­ro, en el ca­so de Ar­gen­ti­na, pue­de que eso no sea po­si­ble, de­bi­do a que “ha­cer lo que sea ne­ce­sa­rio” es­tá más allá de la ca­pa­ci­dad que tie­ne la au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria. Un ejem­plo son las ne­go­cia­cio­nes sa­la­ria­les anua­les, que han su­pe­ra­do los ob­je­ti­vos de in­fla­ción dos años se­gui­dos, en 15 pun­tos por­cen­tua­les en el año 2016 y 7,8 pun­tos en 2017.

En me­dio de es­tos desafíos, al­gu­nos crí­ti­cos han ar­gu­men­ta­do que la me­jor for­ma de abor­dar los des­equi­li­brios ex­ter­nos es con un shock ma­si­vo de ajus­tes fis­ca­les. La­men­ta­ble­men­te, ese abor­da­je equi­val­dría a con­ce­der la derrota; se se­me­ja­ría a un re­co­no­ci­mien­to por par­te del go­bierno de que es im­po­si­ble im­pul­sar el cre­ci­mien­to me­dian­te la ex­pan­sión de las ex­por­ta­cio­nes. Y, sin em­bar­go, los crí­ti­cos no se equi­vo­can cuan­do abo­gan a fa­vor de una nue­va lí­nea de pen­sa­mien­to.

Si las pers­pec­ti­vas de cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co fue­ran tan pro­me­te­do­ras co­mo lo ha su­ge­ri­do el go­bierno de Ma­cri, na­da de es­to importaría. Pe­ro, la reali­dad es que el “equi­li­brio” de Ar­gen­ti­na pue­de ser real­men­te un castillo de nai­pes eco­nó­mi­co, cons­trui­do por la na­rra­ti­va po­si­ti­va del go­bierno y pos­te­rior­men­te reforzado por la acep­ta­ción de los mer­ca­dos de esa tra­ma na­rra­ti­va. Por lo tan­to, las au­to­ri­da­des de­ben con­si­de­rar la po­si­bi­li­dad de que el pro­nós­ti­co op­ti­mis­ta pue­de en­mas­ca­rar un fu­tu­ro más tur­bu­len­to.

Por el mo­men­to, la es­tra­te­gia del go­bierno re­quie­re de un au­men­to en las ex­por­ta­cio­nes, a pe­sar del fuer­te ti­po de cam­bio pro­vo­ca­do por las al­tas ta­sas de in­te­rés. Sin em­bar­go, pa­ra im­pul­sar las ex­por­ta­cio­nes, es pro­ba­ble que Ar­gen­ti­na ten­ga que co­men­zar por cam­biar su es­tra­te­gia de po­lí­ti­ca mo­ne­ta­ria.

Aun­que pen­sán­do­lo bien, ningún ca­mino es­ta­rá li­bre de si­tua­cio­nes de “to­ma y da­ca”. Des­pla­zar­se con di­rec­ción a un con­jun­to de po­lí­ti­cas que ha­ga uso del fi­nan­cia­mien­to del ban­co cen­tral po­dría au­men­tar la in­fla­ción en el cor­to pla­zo. Sin em­bar­go, tam­bién con­tri­bui­ría, en cier­ta me­di­da, a co­rre­gir los cre­cien­tes des­equi­li­brios ex­ter­nos y ayu­da­ría a evi­tar que se agríen en cual­quier for­ma las ex­pec­ta­ti­vas del mer­ca­do. La pru­den­cia pue­de pa­re­cer in­ne­ce­sa­ria aho­ra, pe­ro cuan­do se tra­ta de na­ve­gar con el ob­je­ti­vo de su­pe­rar di­fí­ci­les desafíos ma­cro­eco­nó­mi­cos, el ca­mino más se­gu­ro ge­ne­ral­men­te es el ca­mino co­rrec­to

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.