Ma­du­ro usa per­se­cu­ción po­lí­ti­ca co­mo es­tra­te­gia de cam­pa­ña elec­to­ral

Ana­lis­tas opi­nan que con los ata­ques a las em­pre­sas, el Eje­cu­ti­vo bus­ca des­lin­dar­se de sus res­pon­sa­bi­li­da­des, jus­ti­fi­car el fra­ca­so de sus po­lí­ti­cas pú­bli­cas y ob­te­ner vo­tos del cha­vis­mo des­con­ten­to

El Nacional (ENV) - - PORTADA - SAMMY PAO­LA MAR­TI­NEZ »sam­mar­ti­[email protected]­cio­nal.com RA­FAEL LEÓN »ra­[email protected]­cio­nal.com

Ana­lis­tas se­ña­lan que alla­na­mien­tos y ex­pro­pia­cio­nes tie­nen el ob­je­ti­vo de dar­le al go­bierno una ima­gen de for­ta­le­za y ame­dren­tar a los opo­si­to­res. An­drea Ron­dón, de Ce­di­ce, in­di­có que des­de 2007 se re­pi­te el pa­trón de eje­cu­tar des­alo­jos vio­len­tos y fis­ca­li­za­cio­nes en tem­po­ra­das pre­vias a una vo­ta­ción. Pa­ra Lau­ra Louz­za, di­rec­to­ra de la ONG Ac­ce­so a la Jus­ti­cia, el can­di­da­to a la re­elec­ción tra­ta de des­lin­dar­se de los ca­sos de co­rrup­ción.

La cam­pa­ña elec­to­ral de Nicolás Ma­du­ro ha es­ta­do mar­ca­da por una de las prác­ti­cas más re­pe­ti­das du­ran­te su ges­tión: la per­se­cu­ción po­lí­ti­ca, que fue una he­ren­cia del pre­si­den­te Hu­go Chá­vez y que el go­bierno ha in­ten­si­fi­ca­do pre­vio a la elec­ción del pró­xi­mo 20 de ma­yo. Con es­to in­ten­ta de­mos­trar for­ta­le­za, au­men­tar su do­mi­nio en la ciu­da­da­nía y so­me­ter a la di­si­den­cia po­lí­ti­ca, se­ña­lan ex­per­tos.

Esa prác­ti­ca no pa­re­ce ce­sar. El pre­si­den­te, que bus­ca su re­elec­ción, ha di­cho que ac­cio­nes co­mo la de­ten­ción de la di­rec­ti­va de Ba­nes­co, las in­ter­ven­cio­nes ban­ca­rias, los alla­na­mien­tos en las ca­sas de los ma­gis­tra­do del Tri­bu­nal Su­pre­mo de Jus­ti­cia en exi­lio, así co­mo las ins­pec­cio­nes y ex­pro­pia­cio­nes de em­pre­sas son ga­ran­tía de es­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca con lo cual as­pi­ra a ejer­cer la Pre­si­den­cia seis años más, pe­se a la llu­via de crí­ti­cas y de se­ña­la­mien­tos de ser el res­pon­sa­ble de la cri­sis eco­nó­mi­ca en el país.

Be­nigno Alar­cón, di­rec­tor de Cen­tros de Es­tu­dios Po­lí­ti­cos de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca An­drés Be­llo, ase­gu­ró que es­tos even­tos es­tán re­la­cio­na­dos di­rec­ta­men­te con la eta­pa de cam­pa­ña elec­to­ral por­que el par­ti­do de go­bierno ne­ce­si­ta lu­cir fuer­te y ca­paz de sa­car del ca­mino a quien se le in­ter­pon­ga, y de in­hi­bir al que ten­ga la in­ten­ción de en­fren­tar­se.

“En la me­di­da en que el can­di­da­to se mues­tra dé­bil y des­ar­ti­cu­la­do, au­men­ta la po­si­bi­li­dad de que pier­da. Cuan­do eso ocu­rre lu­ce de­rro­ta­ble. El go­bierno ape­la exac­ta­men­te a dar una im­pre­sión con­tra­ria: se im­po­ne y da un men­sa­je de que es­tán cohe­sio­na­dos por­que tie­nen el po­der de las ins­ti­tu­cio­nes y los re­cur­sos eco­nó­mi­cos”, di­jo.

Otro de los ele­men­tos que for­man par­te de la es­tra­te­gia en la cam­pa­ña de Ma­du­ro es la per­se­cu­ción ha­cia di­rec­ti­vos de Pdv­sa por ca­sos de co­rrup­ción.

De acuer­do con unas de­cla­ra­cio­nes del ex pre­si­den­te de Ode­brecht, el man­da­ta­rio re­ci­bió 35 mi­llo­nes de dó­la­res pa­ra fi­nan­ciar su cam­pa­ña en 2013 a cam­bio de que en­tre­ga­ra con­tra­tos de obras pú­bli­cas, que des­pués de 4 años per­ma­ne­cen in­con­clu­sas.

Lau­ra Louz­za, di­rec­to­ra de la ONG Ac­ce­so a la Jus­ti­cia, in­di­có que la es­tra­te­gia del go­bierno es per­se­guir a otros agen­tes pa­ra des­lin­dar­se de la res­pon­sa­bi­li­dad que tie­nen por co­rrup­tos, que es la ra­zón por la cual el TSJ en el exi­lio ini­ció un jui­cio con­tra Ma­du­ro.

“Se plan­tea­ron: ‘va­mos a de­mos­trar an­te la opi­nión pú­bli­ca que es­ta­mos bus­can­do trans­pa­ren­cia’. Es un jue­go en el que quie­ren un ele­men­to de dis­trac­ción pa­ra tras­la­dar la cul­pa a otro y au­men­tar su po­pu­la­ri­dad”, se­ña­ló.

Al­fre­do Ro­me­ro, di­rec­tor del Fo­ro Pe­nal, di­jo que el ca­so de Ba­nes­co es un pa­trón re­pe­ti­do. Ya que an­te­rior­men­te su­ce­dió con Eco­noin­vest. In­di­có que se tra­ta de pro­pa­gan­das del go­bierno pa­ra jus­ti­fi­car el fra­ca­so de sus po­lí­ti­cas pú­bli­cas.

Má­qui­na de atraer vo­tos. Es­te ti­po de ac­cio­nes in­flu­ye en la mo­vi­li­za­ción del cha­vis­mo que es­tá des­con­ten­to con Ma­du­ro y que el pró­xi­mo 20 de ma­yo pre­fe­ri­ría no par­ti­ci­par o vo­tar por uno de los otros cua­tros can­di­da­tos.

Luis Sa­la­man­ca, politólogo, ase­gu­ró que el go­bierno uti­li­za la teo­ría de la de­mo­cra­cia pro­tec­to­ra y ha­ce creer que cui­da la mo­ne­da y el pa­tri­mo­nio de la na­ción pa­ra atraer a sus ba­ses a es­ca­sos días de la elec­ción. Ade­más, apli­ca la teo­ría de la cons­pi­ra­ción que con­si­de­ra que ha ca­rac­te­ri­za­do des­de sus ini­cios al cha­vis­mo-ma­du­ris­mo.

“Las cam­pa­ñas elec­to­ra­les siem­pre fue­ron con­flic­ti­vas; el con­flic­to mo­vi­li­za a sus par­ti­da­rios y los cohe­sio­na. Es de­cir, Ma­du­ro les di­ce a sus se­gui­do­res: ‘Aquí es­tá el cha­vis­mo de siem­pre, lu­chan­do con­tra los ma­los y los ri­cos, y de­fen­dien­do a los más hu­mil­des’”, pre­ci­só.

Da­ños co­la­te­ra­les. An­drea Ron­dón, di­rec­to­ra del Co­mi­té de De­re­cho de Pro­pie­dad de Ce­di­ce, in­di­có que des­de 2007 se ha em­plea­do una po­lí­ti­ca de des­co­no­ci­mien­to a la pro­pie­dad pri­va­da a tra­vés de ex­pro­pia­cio­nes, des­alo­jos vio­len­tos y fis­ca­li­za­cio­nes.

De acuer­do con el re­gis­tro que lle­va los pro­ce­di­mien­tos se han efec­tua­do pre­vio a elec­cio­nes y en me­ses de tem­po­ra­das al­tas co­mo en di­ciem­bre. “Ini­cial­men­te era una me­di­da po­pu­lis­ta pa­ra ga­nar el fa­vor del elec­to­ra­do, pe­ro aho­ra el ob­je­ti­vo es ame­dren­tar”, agre­gó.

To­das esas ac­cio­nes han de­ja­do co­mo con­se­cuen­cia la caí­da del apa­ra­to pro­duc­ti­vo del país, la des­con­fian­za de in­ver­sio­nis­tas, au­men­to en la ta­sa de des­em­pleo y en des­abas­te­ci­mien­to de pro­duc­tos.

Es un jue­go en el que quie­ren un ele­men­to de dis­trac­ción pa­ra tras­la­dar la cul­pa a otro y au­men­tar su po­pu­la­ri­dad”

Lau­ra Louz­za, di­rec­to­ra de la ONG Ac­ce­so a la Jus­ti­cia

WI­LLIAMS MARRERO

El go­bierno in­ten­si­fi­ca los ata­ques an­tes de las elec­cio­nes

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.