La ANC y el fal­so di­le­ma de vo­tar o no vo­tar

El Nacional (ENV) - - PORTADA - Mi­guel Hen­ri­que Ote­ro

Mien­tras las fa­mi­lias de to­do el país lle­van una exis­ten­cia que con­sis­te en su­mar y su­mar di­fi­cul­ta­des y preo­cu­pa­cio­nes dia­rias -la más re­cien­te, la del des­tino fa­tal que po­dría te­ner el sis­te­ma fi­nan­cie­ro ve­ne­zo­lano en muy cor­to pla­zo-, la ile­gal, ile­gí­ti­ma y frau­du­len­ta Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te con­ti­núa se­sio­nan­do a es­pal­das de la so­cie­dad.

Nun­ca se­rán su­fi­cien­tes las pa­la­bras que se in­vier­tan en de­nun­ciar lo que es­to sig­ni­fi­ca: vio­lan­do los cla­rí­si­mos e inequí­vo­cos pro­ce­di­mien­tos es­ta­ble­ci­dos en la Cons­ti­tu­ción vi­gen­te, el ré­gi­men in­ven­tó una frau­du­len­ta Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te que es­tá, sin que ha­ya in­for­ma­ción al­gu­na al res­pec­to, pro­du­cien­do un nue­vo tex­to cons­ti­tu­cio­nal. Vio­lan­do otra vez la Cons­ti­tu­ción vi­gen­te con­vo­ca­ron a unas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les que, des­de su ori­gen, son tam­bién ile­ga­les, ile­gí­ti­mas y frau­du­len­tas. Por lo tan­to, ese pro­ce­so elec­to­ral es­tá al mar­gen de la le­ga­li­dad, lo quie­ran o no sus par­ti­ci­pan­tes.

Pe­ro ade­más de lo an­te­rior, es­tá un he­cho que mu­chos pa­re­cen in­tere­sa­dos en ol­vi­dar: que es­tá vi­gen­te y que tie­ne una in­men­sa re­le­van­cia po­lí­ti­ca, que ca­si 8 mi­llo­nes de ve­ne­zo­la­nos nos ex­pre­sa­mos, en ju­lio de 2017, en con­tra de la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te. Le di­ji­mos no, en una jor­na­da his­tó­ri­ca y sin an­te­ce­den­tes, re­cha­zo que ca­da día ad­quie­re una per­ti- nen­cia ma­yor. A ese re­cha­zo se su­ma­ron, na­die de­be ol­vi­dar­lo, go­bier­nos de dis­tin­tas par­tes del mun­do, par­la­men­tos, or­ga­nis­mos su­pra­na­cio­na­les, or­ga­ni­za­cio­nes que de­fien­den los de­re­chos hu­ma­nos, aca­de­mias, ex­per­tos en la ma­te­ria ju­rí­di­ca, las uni­ver­si­da­des, los gre­mios em­pre­sa­ria­les, sin­di­ca­tos y una lis­ta in­ter­mi­na­ble de ins­ti­tu­cio­nes de to­do ti­po.

Tan vi­gen­te es­tá esa ca­te­gó­ri­ca de­mos­tra­ción po­lí­ti­ca, tan ro­tun­da fue en sus re­sul­ta­dos, que la mis­ma Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te ha in­ten­ta­do -en vano- le­gi­ti­mar­se, a tra­vés de dis­tin­tos me­ca­nis­mos: en al­gún mo­men­to li­be­ró a un gru­po de pre­sos po­lí­ti­cos; más ade­lan­te con­vo­có a es­tas elec­cio­nes pre­si­den­cia­les re­gi­das por un Con­se­jo Na­cio­nal Elec­to­ral to­tal­men­te do­mi­na­do por el ofi­cia­lis­mo, que ope­ra con des­ca­ro a fa­vor del ré­gi­men, y so­bre el que pe­sa el se­ña­la­mien­to he­cho Smart­ma­tic, de ha­ber co­me­ti­do for­ja­do los re­sul­ta­dos que ha­brían ele­gi­do a unos su­pues­tos cons­ti­tu­yen­ti­tas. En otras pa­la­bras: los pro­pios miem­bros de esa ANC ca­re­cen de le­ga­li­dad. Son fru­tos de un frau­de.

Lo que ocu­rri­rá el pró­xi­mo 20 de ma­yo es pre­vi­si­ble: la in­men­sa ma­yo­ría de los elec­to­res se que­da­rá en sus ca­sas; los CLAP, las UBCH, las en­ti­da­des pú­bli­cas, las mi­li­cias, los uni­for­ma­dos, los co­lec­ti­vos y otras de­ce­nas de agru­pa­cio­nes de ca­rác­ter fas­cis­ta, obli­ga­rán en ba­rrios, pue­blos y a los miem­bros de las ins­ti­tu­cio­nes ba­jo su con­trol, a ir a vo­tar; pon­drán en mar­cha una cam­pa­ña de co­mu­ni­ca­ción que mos­tra­rá co­las y co­las de elec­to­res -ya la se­lec­ción de las to­mas que usa­rán es­tá lis­ta-; Ma­du­ro se­rá de­cla­ra­do ga­na­dor con una vo­ta­ción al­re­de­dor de los 10 mi­llo­nes de vo­tos. Es­tos son ele­men­tos de un me­ga frau­de anun­cia­do. Hay sín­to­mas ca­da vez más cla­ros de que el go­bierno se dis­po­ne a ex­tre­mar los me­ca­nis­mos pa­ra obli­gar a las per­so­nas a ir a vo­tar.

Pe­ro hay una pre­gun­ta que al­gu­nos se ha­cen, in­clu­so de for­ma re­tó­ri­ca: ¿qué pa­sa­ría si el guion es otro? ¿Qué pa­sa­ría si el plan con­sis­te en es­ce­ni­fi­car una bu­fo­na­da -la que sea, triun­fo de Qui­ja­da, de Ber­tuc­ci o de Fal­cón-, y Ma­du­ro, su­pues­to de­rro­ta­do, se con­vier­te en el je­fe de fac­to de la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te, apo­ya­do por el Al­to Mi­li­tar?

Lo que pa­sa­ría es que las co­sas con­ti­nua­rían por la ru­ta ha­cia el des­pe­ña­de­ro. El dar un pa­so a fa­vor de la le­gi­ti­ma­ción de la Asam­blea Na­cio­nal Cons­ti­tu­yen­te, lo que ha­ría es sub­su­mir la pre­si­den­cia del país a los dic­tá­me­nes de esa en­ti­dad ile­gal, ile­gí­ti­ma y frau­du­len­ta. Ma­du­ro con­ser­va­ría el con­trol del po­der, pe­ro des­de otra ins­tan­cia. El dra­ma de Ve­ne­zue­la no se li­mi­ta a quien es­tá en la pre­si­den­cia. La po­dre­dum­bre se ex­tien­de al con­jun­to del ré­gi­men -ANC in­clui­da-, y es en con­tra de to­da esa es­truc­tu­ra de co­rrup­ción y re­pre­sión, que de­be ac­tuar la so­cie­dad ve­ne­zo­la­na.

Des­pués del 20 de ma­yo el de­te­rio­ro con­ti­nua­rá. Otra pre­gun­ta po­si­ble es la re­la­ti­va a las con­se­cuen­cias que ten­drá la jor­na­da, a la reac­ción del pue­blo ve­ne­zo­lano an­te los mo­dos en que mu­chos se­rán con­du­ci­dos por la fuer­za has­ta las me­sas de vo­ta­ción. La res­pues­ta a es­ta pre­gun­ta es evi­den­te: cre­ce­rá el re­cha­zo y el har­taz­go ha­cia Ma­du­ro y ha­cia quie­nes lo sos­tie­nen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.