Pe­lu­que­ros en cri­sis: “Tres cor­tes de pe­lo no al­can­zan pa­ra un ki­lo de car­ne”

Has­ta el año pa­sa­do en los sa­lo­nes de be­lle­za no ha­bía trabajador­es ocio­sos, pe­ro aho­ra los es­ti­lis­tas se la pa­san sen­ta­dos por­que la gen­te en­tra, pre­gun­ta los pre­cios y se va: “Nos que­da­mos sin clien­tes y los pro­fe­sio­na­les emigran”

El Nacional (ENV) - - PORTADA - CARLOS SEIJAS MENESES

El au­men­to de los pre­cios de los pro­duc­tos ha si­do su­per­la­ti­vo: en 2 me­ses una ce­ra pa­ra pei­na­do au­men­tó de 700.000 bo­lí­va­res a 3,5 mi­llo­nes. El año pa­sa­do una pe­lu­que­ría en Ca­tia aten­día más de 30 clien­tes en un día, aho­ra ape­nas lle­ga a 6. Alí Po­ve­da, di­ri­gen­te gre­mial, opi­na que en Ve­ne­zue­la el tra­ba­jo ape­nas da pa­ra co­mer: “La de­fi­ni­ción de es­cla­vi­tud. No al­can­za pa­ra cu­brir la sa­lud, la hi­gie­ne, la re­crea­ción y, mu­cho me­nos, la edu­ca­ción de los ni­ños. Y con la fal­ta de efec­ti­vo to­do es peor”.

Las pe­lu­que­rías ya no son lo que eran an­tes. Gre­go­rio Her­nán­dez, coor­di­na­dor de Es­té­ti­ca y Be­lle­za de la Aso­cia­ción de Trabajador­es Em­pren­de­do­res y Mi­croem­pre­sa­rios, in­di­có que has­ta el año pa­sa­do no ha­bía nin­gún tra­ba­ja­dor ocio­so en los sa­lo­nes de be­lle­za. Aho­ra mu­chos pe­lu­que­ros per­ma­ne­cen sen­ta­dos por­que la gen­te so­lo en­tra a pre­gun­tar los pre­cios. “Es­ta­mos en cri­sis por la mer­ma de clien­tes y la fu­ga de pro­fe­sio­na­les”, afir­mó.

Los in­cre­men­tos de los pre­cios de los pro­duc­tos han re­du­ci­do fuer­te­men­te la de­man­da. Una ce­ra pa­ra pei­na­do au­men­tó en 2 me­ses de 700.000 a 3,5 mi­llo­nes de bo­lí­va­res, y un de­co­lo­ran­te de 3.000 a 21 mi­llo­nes de bo­lí­va­res en 3 me­ses, in­for­mó.

su pe­lu­que­ría, en el oes­te de Ca­ra­cas, el año pa­sa­do aten­dían más de 30 clien­tes en un día, aho­ra en­tre 4 y 6. Y la in­se­gu­ri­dad, la es­ca­sez de ali­men­tos y la pér­di­da de la ca­pa­ci­dad de com­pra han em­pu­ja­do a los pro­fe­sio­na­les fue­ra de las fron­te­ras, re­fi­rió.

“Tres cor­tes de ca­be­llo no al­can­zan ni pa­ra un ki­lo de car­ne. Al­gu­nos pa­san to­do el día sin co­mer por­que no tie­nen di­ne­ro pa­ra com­prar en la ca­lle ni su­fi­cien­te co­mi­da en sus ca­sas”, afir­mó. So­lo de los que Her­nán­dez co­no­ce, más de 180 pe­lu­que­ros y bar­be­ros han emi­gra­do desde fe­bre­ro.

Alí Po­ve­da, di­rec­ti­vo de Atraem, sos­tie­ne que el con­cep­to de tra­ba­jo des­apa­re­ció en el país. “En Ve­ne­zue­la se tra­ba­ja pa­ra co­mer. Eso es lo que ti­pi­fi­ca a la es­cla­vi­tud: tra­ba­jar pa­ra co­mer. Los in­gre­sos no tie­nen ca­pa­ci­dad pa­ra cu­brir la sa­lud, la hi­gie­ne y mu­cho me­nos la re­crea­ción”.

La in­se­gu­ri­dad tam­bién per­ju­di­ca a los pe­que­ños coEn mer­cian­tes, que so­lo pue­den tra­ba­jar en unas ho­ras de­ter­mi­na­das en la ca­lle. La fal­ta de trans­por­te es un pro­ble­ma en vis­ta de que afec­ta mu­cho la movilidad de los trabajador­es, aña­dió.

La man­co­mu­ni­dad de ac­ti­vos de la fa­mi­lia es una con­se­cuen­cia de la cri­sis. “Ca­da quien ha­ce ac­ti­vi­da­des de acuer­do con sus ha­bi­li­da­des pa­ra com­ple­men­tar los in­gre­sos del ho­gar, lo que ha ge­ne­ra­do una des­aten­ción en la edu­ca­ción de los ni­ños”.

Ad­vir­tió que el im­pac­to es ma­yor pa­ra el ve­ne­zo­lano que tra­ba­ja por cuen­ta pro­pia, quien no con­tem­pla nin­gu­na ven­ta­ja en for­ma­li­zar­se por los cos­tos que im­pli­ca­ría man­te­ner un ne­go­cio. Agre­gó que tam­po­co agre­ga­ría al­gún be­ne­fi­cio por­que el ac­ce­so a cré­di­tos en Ve­ne­zue­la es­tá ca­si im­po­si­bi­li­ta­do.

Po­ve­da ase­gu­ró que las ven­tas de los trabajador­es por cuen­ta pro­pia han caí­do más de 60% en los úl­ti­mos 5 años. “Se ha agra­va­do por la fal­ta de efec­ti­vo, que in­ci­de ne­ga­ti­va­men­te en la com­pra de los pro­duc­tos que ven­den esos trabajador­es por cuen­ta pro­pia. Su prin­ci­pal ac­ti­vi­dad es la co­mer­cia­li­za­ción de bie­nes y des­pués la pres­ta­ción de ser­vi­cios co­mo elec­tri­ci­dad, al­ba­ñi­le­ría y plo­me­ría”.

El plo­me­ro y el re­pos­te­ro no son so­li­ci­ta­dos co­mo an­tes. Las cos­tu­re­ras, que an­te­rior­men­te ela­bo­ra­ban pren­das nue­vas, aho­ra so­lo se de­di­can a re­pa­rar.

Re­cor­dó que la Re­co­men­da­ción 204 de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo es­ta­ble­ce que los go­bier­nos de­ben crear po­lí­ti­cas que fa­vo­rez­can el desa­rro­llo cua­li­ta­ti­vo de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca por cuen­ta pro­pia, que ha cre­ci­do mu­cho en el mun­do por los avan­ces tec­no­ló­gi­cos. “Pe­ro en Ve­ne­zue­la ha si­do por la ca­ren­cia e in­su­fi­cien­cia y el go­bierno no le ha pres­ta­do nin­gu­na aten­ción, tie­ne cas­ti­ga­do al sec­tor. So­bre­vi­vir a la cri­sis es una de nues­tras con­sig­nas. Que los em­pren­di­mien­tos so­bre­vi­van”, ex­pre­só.

Los mi­croem­pre­sa­rios han te­ni­do que in­no­var­se, di­jo Po­ve­da. Her­nán­dez ase­gu­ró que mu­chos sa­lo­nes de be­lle­za es­tán dic­tan­do cur­sos de pe­lu­que­ría, bar­be­ría y ma­qui­lla­je.

ARCHIVO

Tres cor­tes de ca­be­llo no al­can­zan ni pa­ra un ki­lo de car­ne

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.