De Vi­via­ne y otros acró­ba­tas

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN -

En Co­lom­bia la po­lí­ti­ca es el cir­co de lo po­si­ble. To­do lo que us­ted pue­da ima­gi­nar­se tie­ne ca­bi­da en es­ta car­pa en la que no se res­pe­tan prin­ci­pios, ideo­lo­gías, lí­mi­tes, nor­mas ni pla­zos. To­do va­le. Con al­go de so­ca­rro­ne­ría y no po­co ci­nis­mo, unos re­sa­bia­dos sal­tim­ban­quis ape­lan a la vie­ja ex­cu­sa de que la po­lí­ti­ca es di­ná­mi­ca pa­ra tra­tar de di­si­mu­lar o jus­ti­fi­car el in­cum­pli­mien­to de sus pro­me­sas, la fal­ta de pa­la­bra, la trai­ción a los elec­to­res o la sim­ple au­sen­cia de es­crú­pu­los.

Por eso en ca­da cam­pa­ña se re­pi­te ca­si el mis­mo es­pec­tácu­lo y mu­chas ve­ces con las mis­mas fi­gu­ras; al fin y al ca­bo la úni­ca tra­di­ción que ellos con­ser­van es, por de­cir­lo de ma­ne­ra ama­ble, el des­ca­ro. La lis­ta po­dría ser in­fi­ni­ta, pe­ro ha­ré un bre­ve y ar­bi­tra­rio re­pa­so so­lo pa­ra re­cor­dar que los po­lí­ti­cos –li­be­ra­les, con­ser­va­do­res o in­de­pen­dien­tes; de iz­quier­da o de de­re­cha– son, an­te to­do, acró­ba­tas.

Em­pe­ce­mos por el ca­so de Fa­bio Va­len­cia Cos­sio y Ál­va­ro Uri­be Vé­lez, quie­nes en 1993 se lia­ron a trom­pa­das. Vein­ti­cin­co años des­pués, los dos con­vo­can y en­ca­be­zan las fun­cio­nes de Iván Du­que, que re­ci­be el con­se­jo y la orien­ta­ción de am­bos, pe­ro se pre­sen­ta co­mo el ada­lid de la nue­va po­lí­ti­ca co­lom­bia­na.

No voy a re­fe­rir­me a Roy Ba­rre­ras, por­que en ma­te­ria de pi­rue­tas él es­tá fue­ra de con­cur­so; pues cam­bia de je­fe y de con­vic­cio­nes con la mis­ma fre­cuen­cia y na­tu­ra­li­dad con que cier­tos rep­ti­les cam­bian de piel. Sin em­bar­go, aun­que to­da­vía le fal­tan al­gu­nos ban­da­zos, uno de sus co­le­gas pue­de dispu­tar­le esa me­da­lla: Ar­man­do Be­ne­det­ti. Des­pués de ser el más acé­rri­mo crí­ti­co de Ger­mán Var­gas Lle­ras –al que in­clu­so acu­só de de­lin­cuen­te–, Ar­man­di­to fun­ge hoy co­mo el más lo­cuaz y sim­pá­ti­co te­lo­ne­ro del ex­vi­ce­pre­si­den­te. Eso sí es un cam­bio ra­di­cal.

Otro se­na­dor, el apli­ca­do Jor­ge Ro­ble­do –pa­ra quien An­ta­nas Moc­kus era un neo­li­be­ral de sie­te sue­las– pu­so sus apren­sio­nes en el con­ge­la­dor y dio un tri­ple sal­to mortal pa­ra caer de pie en la Coa­li­ción Co­lom­bia, don­de es­tá tra­ba­jan­do de tiem­po com­ple­to por Ser­gio Fa­jar­do.

Y si los con­gre­sis­tas ha­cen ga­la de sus vol­te­re­tas, los pre­si­den­tes no se que­dan atrás. Des­pués de que en reite­ra­das opor­tu­ni­da­des, en pú­bli­co y en pri­va­do, An­drés Pas­tra­na se re­fi­rió a Uri­be en tér­mi­nos más pro­pios de un ex­pe­dien­te ju­di­cial que de un de­ba­te po­lí­ti­co y de que Uri­be no re­ba­ja­ba a An­drés de la­xo con la gue­rri­lla y le re­cor­da­ba con fre­cuen­cia su tra­gi­co­me­dia del Ca­guán, la ani­mad­ver­sión que uno y otro sien­ten por Juan Ma­nuel San­tos aca­bó por unir­los; aho­ra son uña y mu­gre y los dos son com­pa­ñe­ros de tin­gla­do del pre­coz Iván Du­que.

Otra ma­ro­ma em­ble­má­ti­ca fue la de Juan Ma­nuel San­tos con Hu­go Chá­vez. El co­ro­nel de­jó de ser la mis­mí­si­ma en­car­na­ción del de­mo­nio que de­nun­cia­ba San­tos a co­mien­zos de la dé­ca­da pa­sa­da pa­ra con­ver­tir­se en su nue­vo me­jor ami­go, cuan­do es­te asu­mió la pre­si­den­cia. Eso sí, to­do fue por el bien de la pa­tria, se­gún nos di­je­ron lue­go.

Por su­pues­to, en es­te es­ce­na­rio las mu­je­res tam­bién han sa­ca­do a re­lu­cir su ve­na ar­tís­ti­ca y no po­cas se lu­cen con sus con­tor­sio­nes. ¿Qué tal, por ejem­plo, Mar­ta Lu­cía Ra­mí­rez? Re­cuer­do la de­cep­ción con la que ha­bla­ba de Ál­va­ro Uri­be lue­go de que la sa­có del mi­nis­te­rio de De­fen­sa por la puer­ta de atrás. Es más: a co­mien­zos de es­te año de­cía con su acos­tum­bra­da vehe­men­cia que ella no iba a ser can­di­da­ta a la vi­ce­pre­si­den­cia. ¿Y dón­de es­tá hoy? De com­pa­ñe­ra de re­par­to de un jo­ven inex­per­to, aun a sa­bien­das de que ella de­be­ría ser la pro­ta­go­nis­ta.

Así las co­sas, no me sor­pren­de en ab­so­lu­to que Vi­via­ne Mo­ra­les, la in­fle­xi­ble ex­fis­cal que ha­ce cin­co años de­cía que Uri­be pro­mo­vía “la in­to­le­ran­cia, el odio y el fa­na­tis­mo”, sea la mis­ma que la se­ma­na pa­sa­da lle­gó en un sor­pren­den­te ejer­ci­cio de elas­ti­ci­dad a la pis­ta cen­tral del Cen­tro De­mo­crá­ti­co.

¡Y que si­ga la función...!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.