Que­bra­das son “bom­bas de tiem­po” por fal­ta de man­te­ni­mien­to en Var­gas

Los di­ques de Pie­dra Azul es­tán sa­tu­ra­dos de se­di­men­tos y ma­le­za; los ga­vio­nes co­lap­sa­ron. Des­de 2005 no en­vían una má­qui­na al lu­gar

El Nacional (ENV) - - SOCIEDAD - LUIS LÓ­PEZ

Los re­cien­tes pro­nós­ti­cos de llu­via por par­te del Ina­meh preo­cu­pan a los re­si­den­tes de co­mu­ni­da­des en Var­gas, ubi­ca­das en zo­nas de al­to ries­go en la pe­ri­fe­ria de ríos y que­bra­das. Los cau­ces es­tán aba­rro­ta­dos de se­di­men­tos, ma­le­za, es­com­bros, ba­su­ra y re­pre­sen­tan una “bom­ba de tiem­po”, de­nun­cia­ron.

Las que­bra­das de Gua­na­pe, en La Guai­ra; Pie­dra Azul, en Mai­que­tía; y Cu­ru­cu­tí y Las Flo­res, en Car­los Sou­blet­te, pre­sen­tan la ma­yor des­aten­ción por par­te de las au­to­ri­da­des.

Aba­rro­ta­das de ba­su­ra y ali­ma­ñas. “A es­ta que­bra­da hay que te­ner­le mie­do cuan­do llue­ve por­que es la que más agua ba­ja. Cuan­do la tra­ge­dia de 1999 per­dí mi ca­sa en la par­te de arri­ba. Hoy vi­vo al­qui­la­da en la par­ta ba­ja. Se van a re­co­ger fir­mas por­que se ha he­cho la so­li­ci­tud de la lim­pie­za y na­die res­pon­de”, ex­pre­só Ma­ría Ma­yo­ra, ve­ci­na del sec­tor Gua­na­pe II.

“Te­ne­mos un fo­co de con­ta­mi­na­ción las 24 ho­ras del día por­que las aguas se es­tan­can y el he­dor es in­aguan­ta­ble”.

Tam­bién la ma­le­za ha cre­ci­do más de 3 me­tros en me­dio del cau­ce del río Pie­dra Azul y los di­ques se han sa­tu­ra­do de se­di­men­tos. “Des­de 2005, cuan­do se cons­tru­ye­ron ga­vio­nes, no les han pres­ta­do atención y 90% es­tá des­trui­do. Tam­po­co han ve­ni­do a lim­piar el cau­ce. La re­ten­ción de se­di­men­tos y ro­cas en los pró­xi­mos agua­ce­ros no los va a de­te­ner na­da por­que la are­na cu­brió los di­ques”, di­jo Fé­lix Oje­da, ve­cino de Pie­dra Azul.

“Hay que pren­der mu­cho car­tón por­que la pla­ga ya no res­pe­ta ni el ai­re de un ven­ti­la­dor. Apa­re­cen ala­cra­nes y ra­tas den­tro de las vi­vien­das”, afir­mó Ara­ce­lis Trujillo, ve­ci­na del sec­tor Piedras Blan­cas en Mon­te­sano. Ase­gu­ró que en más de una opor­tu­ni­dad le han so­li­ci­ta­do a la al­cal­día y a la go­ber­na­ción que lim­pie. “Oí­dos sor­dos. So­mos ca­si 100 fa­mi­lias que te­ne­mos que ba­ta­llar con los in­sec­tos y la con­ta­mi­na­ción del río”.

Abrahim Mu­ñoz, vo­ce­ro del con­se­jo co­mu­nal Alí Pri­me­ra de Mon­te­sano, ex­pre­só que han ago­ta­do to­das las op­cio­nes. “Se nos ha ofre­ci­do la lim­pie­za y ha que­da­do en pro­me­sas. Cuan­do llue­va re­cio no sa­be­mos en cuá­les vi­vien­das ter­mi­na­rá la ba­su­ra y ca­chi­va­ches que es­tán en sus cau­ces”.

LUIS LÓ­PEZ

Las que­bra­das es­tán lle­nas de ma­le­za y ba­su­ra

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.