So­bre­vi­ve el anacro­nis­mo me­diá­ti­co

El Nacional (ENV) - - OPINIÓN - JOR­GE CASTAÑEDA

Las “en­tre­vis­tas”/de­ba­tes en­tre/con can­di­da­tos a la pre­si­den­cia en la te­le­vi­sión han ge­ne­ra­do mu­chos co­men­ta­rios los úl­ti­mos días, in­clu­so por par­te de al­gu­nos de los par­ti­ci­pan­tes. Los or­ga­ni­za­do­res han jus­ti­fi­ca­do los for­ma­tos y los desem­pe­ños de los can­di­da­tos y de los en­tre­vis­ta­do­res o ad­ver­sa­rios. Los par­ti­da­rios de los can­di­da­tos, por su par­te, ló­gi­ca­men­te, han ma­ni­fes­ta­do su dis­gus­to con la for­ma en que fue­ron tra­ta­dos sus ga­llos, y con el tra­to que re­ci­bie­ron sus ri­va­les. Has­ta aquí, na­da más que nor­mal.

Con un pe­que­ño de­ta­lle. En otros paí­ses, don­de, co­mo se ima­gi­na­rá el lec­tor, tam­bién hay elec­cio­nes, te­le­vi­sión y pro­gra­mas es­pe­cia­les en cam­pa­ña, los co­men­ta­rios siem­pre gi­ran en torno a los pro­ta­go­nis­tas, a sa­ber, los can­di­da­tos. En Fran­cia, o en Chi­le, la co­men­to­cra­cia y los po­lí­ti­cos in­ter­cam­bian pun­tos de vis­ta so­bre lo bien o lo mal que se ma­ne­jó Pi­ñe­ra o Ma­cron, Gui­llier o Le Pen. En Es­ta­dos Uni­dos, con cam­pa­ñas más lar­gas y un ma­yor nú­me­ro de pre­can­di­da­tos, las pá­gi­nas editoriale­s, los blogs y las re­des so­cia­les se nu­tren de pers­pi­ca­ces y sa­bias opi­nio­nes so­bre la agi­li­dad de Hi­llary Clin­ton y la pa­sión de Ber­nie San­ders, la in­so­len­cia de Trump o la pa­si­vi­dad de Jeb Bush. Ca­si nun­ca lee­re­mos, o es­cu­cha­re­mos, pun­tos de vis­ta so­bre Wolf Blit­zer o Char­lie Ro­se (an­tes de su des­apa­ri­ción de la pan­ta­lla), de Joe Scar­bo­rough o Sean Han­nity, de Les­ley Stahl o Ch­ris­tia­ne Aman­pour. Si rea­li­zan bien su tra­ba­jo, se­rán, co­mo los ár­bi­tros de­por­ti­vos, in­vi­si­bles.

Por des­gra­cia, es­to no su­ce­de aún en Mé­xi­co. Más allá de las in­di­vi­dua­li­da­des y las di­fe­ren­cias evi­den­tes en­tre los par­ti­ci­pan­tes en Ter­cer Gra­do, Mi­le­nio, etc, los pro­gra­mas fue­ron tan­to so­bre ellos mis­mos co­mo so­bre los can­di­da­tos. No ha si­do po­si­ble to­da­vía lle­gar a una nor­ma­li­dad me­diá­ti­ca, aun­que los mo­de­ra­do­res del pri­mer de­ba­te pre­si­den­cial se acer­ca­ron a ella. Los pe­rio­dis­tas o aca­dé­mi­cos pre­sen­tes en la te­le­vi­sión aún no acep­tan que su pa­pel con­sis­te en de­jar que el in­vi­ta­do res­pon­da a pre­gun­tas in­ci­si­vas y con se­gui­mien­to, pe­ro al fi­nal que el cen­tro de aten­ción es él (o ella). No es ne­ce­sa­rio in­te­rrum­pir, pre­sio­nar, gri­tar o tra­tar de lu­cir­se a cos­ta del in­vi­ta­do; es un in­vi­ta­do.

En las me­sas de de­ba­te de los lu­gar­te­nien­tes de los can­di­da­tos, se va­le in­te­rrum­pir e in­ti­mi­dar, cuan­do se pue­de. Asi­mis­mo, en las me­sas re­don­das (por ejem­plo, La ho­ra de Ana­yar, co­mo le di­cen al­gu­nos a la de los lu­nes a las 10:00 pm, en Fo­ro TV), es per­fec­ta­men­te acep­ta­ble que to­do el mun­do ha­ble a la vez, aun­que en­ton­ces no se sue­le en­ten­der na­da. Pe­ro en am­bos ca­sos, im­pe­ra una re­la­ción en­tre pa­res: en­tre los su­plen­tes de los can­di­da­tos, o los mis­mos de siem­pre en las me­sas re­don­das. No es el ca­so de los can­di­da­tos: son di­fe­ren­tes, en to­dos los sen­ti­dos. No son los pa­res de los en­tre­vis­ta­do­res. Uno de ellos va a ser pre­si­den­te. Va­le la pe­na re­cor­dar­lo, no en aras de la cor­te­sía o la re­ve­ren­cia, sino de un sim­ple y sano rea­lis­mo. A eso, no he­mos lle­ga­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.