To­ca aplau­dir la lu­cha an­ti­do­pa­je en la LVBP

El Nacional (ENV) - - PRIMERA FILA * DEPORTES - IG­NA­CIO SE­RRANO ise­[email protected]­cio­nal.com

Po­cos co­no­cen es­ta his­to­ria. Por eso, hoy la con­ta­re­mos otra vez.

Ha­ce al­gu­nos años, en ple­na ca­rre­ra por los ré­cords de jon­ro­nes en la LVBP, fun­cio­na­rios del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de De­por­tes lle­ga­ron al es­ta­dio Uni­ver­si­ta­rio pa­ra rea­li­zar exá­me­nes an­ti­do­ping. En ese en­ton­ces —su­ce­dió ha­ce más de un lus­tro— el en­te ofi­cial te­nía a su car­go la lu­cha con­tra el uso de sus­tan­cias prohi­bi­das, una ta­rea que la an­te­rior Ley del De­por­te asig­na­ba al IND y que se cum­plía con cier­ta irre­gu­la­ri­dad. En la cue­va de­re­cha hu­bo re­vue­lo, mo­les­tia y lla­ma­das te­le­fó­ni­cas. Lue­go de eso, los en­via­dos de la Co­mi­sión Na­cio­nal An­ti­do­pa­je re­ci­bie­ron una or­den “de arri­ba” y se mar­cha­ron del par­que, sin ha­cer su tra­ba­jo.

Ese día ter­mi­nó un ca­pí­tu­lo en el de­por­te pro­fe­sio­nal ve­ne­zo­lano y se echa­ron las ba­ses de una nue­va eta­pa, sin que una par­te de la fa­na­ti­ca­da ha­ya ad­ver­ti­do el va­lor de lo he­cho des­de en­ton­ces por la li­ga.

La LVBP, pre­si­di­da por Os­car Prie­to Párraga, im­pul­só la crea­ción de un sis­te­ma pro­pio de con­tro­les, que per­mi­tie­ra cui­dar la sa­lud de los pe­lo­te­ros y la bue­na repu­tación del jue­go. Los ocho equi­pos com­pra­ron la idea, aun­que al­gu­nos tu­vie­ron du­das. A par­tir de en­ton­ces, co­rría la tem­po­ra­da 2014-2015, se han rea­li­za­do más de me­dio mi­llar de prue­bas, que han arro­ja­do 22 ca­sos po­si­ti­vos, in­clu­yen­do 10 im­por­ta­dos.

Va­rios ju­ga­do­res em­ble­má­ti­cos han si­do san­cio­na­dos, des­de Alex Ca­bre­ra has­ta Ca­cao Val­dez. Gran­de­li­gas y li­ga­me­no­ris­tas apa­re­cen en la lis­ta de sor­pren­di­dos por anabo­li­zan­tes, es­ti­mu­lan­tes y dro­gas re­crea­ti­vas.

El pro­gra­ma ha si­do di­se­ña­do ín­te­gra­men­te por el beisbol lo­cal, con ase­so­ría in­ter­na­cio­nal. Es fi­nan­cia­do por nues­tra pe­lo­ta. En fe­bre­ro re­ci­bió res­pal­do uná­ni­me de los clu­bes, tras el úl­ti­mo es­cán­da­lo, y es­ta se­ma­na su­ce­dió otro he­cho que ha­bla muy bien del res­pe­to que el cir­cui­to tie­ne por el es­pec­tácu­lo, su his­to­ria y sus pro­ta­go­nis­tas.

An­te la dis­yun­ti­va de es­con­der el pol­vo de­ba­jo de la al­fom- bra, los elen­cos for­ma­ron un co­mi­té que pro­pu­so me­di­das pa­ra en­du­re­cer los con­tro­les. Fren­te a la po­si­bi­li­dad de que al­gún afec­ta­do sea uno de los su­yos, vo­ta­ron por am­pliar la du­ra­ción de las sus­pen­sio­nes. Y en me­dio de la con­fu­sión que ha­bía por la rea­li­za­ción de exá­me­nes sor­pre­sa, op­ta­ron por for­ta­le­cer las prue­bas no aza­ro­sas, re­gla­men­tan­do que, de aho­ra en ade­lan­te, los lí­de­res de ocho de­par­ta­men­tos cla­ve en ba­teo y pit­cheo de­be­rán so­me­ter­se a exá­me­nes en no­viem­bre y nue­va­men­te en di­ciem­bre.

Es una me­di­da en­co­mia­ble, que igua­la a la LVBP con las competenci­as in­ter­na­cio­na­les, don­de to­dos los me­da­llis­tas y ga­na­do­res de eta­pas de­ben en­tre­gar mues­tras de ori­na, jun­to a quie­nes sa­len sor­tea­dos. Aho­ra, quien re­par­ta ba­ta­zos de lar­go me­tra­je o pro­pi­ne pon­ches a gra­nel ten­drá la opor­tu­ni­dad de de­mos­trar que su ac­tua­ción es le­gí­ti­ma, fue­ra de sos­pe­chas, y la nue­va Co­mi­sión An­ti­do­pa­je de la li­ga ten­drá el res­pal­do nor­ma­ti­vo pa­ra so­me­ter­los al test.

No hay for­ma de cam­biar la his­to­ria an­tes de 2014. Mien­tras el Es­ta­do es­tu­vo a car­go, su­ce­dió lo que su­ce­dió. Pe­ro a par­tir de ese mo­men­to de in­fle­xión, la LVBP y sus es­cua­dras han da­do un ejem­plo na­cio­nal e in­ter­na­cio­nal, al em­pren­der un cos­to­so y ne­ce­sa­rio pro­yec­to que to­da­vía no ha si­do su­fi­cien­te­men­te di­vul­ga­do ni re­co­no­ci­do, pe­ro que me­re­ce el aplau­so de to­da la afi­ción. @Ig­na­cioSe­rrano www.ele­mer­gen­te.com

Newspapers in Spanish

Newspapers from Venezuela

© PressReader. All rights reserved.